LOS RICOS TAMBIÉN CURRAN

Los 12 errores más frecuentes que cometes al poner el lavavajillas

Los 12 errores más frecuentes que cometes al poner el lavavajillas
Hogar, cocina, electrodoméstico, lavavajillas. XY

No te acostarás, sin saber una cosa más’, que dice el viejo refrán español (Los 10 geniales trucos que utilizaban nuestras abuelas y que aún funcionan).

Y a eso hay que sumar el que dice que el saber ‘no ocupa lugar’ (Los 10 trucos que te ayudarán a entender mejor a tu perro).

Está claro que el lavavajillas es uno de los electrodomésticos que para muchos ya es un must imprescindible dentro del hogar (Los 10 datos que debes saber antes de comprarte un coche eléctrico en 2019).

Aunque aún hay algún despistado que sigue pensando que gasta más energía y agua que si friega los platos a mano (10 DVD más vendidos en Amazon en 2018).

No obstante, los datos son de peso. Un estudio del Canal de Isabel II pone de manifiesto que hay una importante mejora en el uso de energía –1,06 kilovatios por hora diarios– debido a que se emplea menos agua caliente (Las 10 escuelas de negocios que dan los títulos «más potentes» del Mundo).

Blanco y en botella: ahorras agua, no hay más discusión.

Consejos para funcionar a pleno rendimiento

Desde Lucera, compañía eléctrica, aseguran que supone un 6,1% del consumo de electricidad, puesto que a la hora gasta unos 246 W. Si quieres que tu lavavajillas funcione a pleno rendimiento y no cometer errores de novato, sigue estos consejos que proporcionan los expertos en la materia:

– ¿Son los programas cortos los que menos consumen?

Los expertos de Bosch, aseguran que esto es un mito y que se trata de justo lo contrario, ya que precisan de más cantidad de agua para hacer el trabajo más rápido. Eso sí, son los más útiles si lo que quieres reducir es el tiempo de espera. En resumen: Si lo usas con frecuencia, lo expertos de la marca de electrodomésticos recomiendan que uses los programas largos para advertir un verdadero descenso en tu factura.

– Usa los programas ‘eco’

Si de verdad quieres reducir el consumo, usa los programas ‘eco’ que pueden ahorrar hasta un 50% el uso de agua y energía. Otra buena alternativa es optar por el modo automático, también muy eficiente, ya que se suele ajustar tanto al nivel de suciedad de los platos como al volumen de carga que metas.

– Sí, puedes llenar el lavavajillas

Otro de los mitos que han roto los especialistas de Bosh es el hecho de que cuanto menor sea la carga, más eficiente es el lavado. Ahora, si vives solo y no llegas a llenarlo hasta arriba, no esperes a poder hacerlo. Una vez más, gracias a programas de lavado más eficaces, no es necesario a que esperes a tener una montaña de platos para programarlo.

– Asegúrate de quitar los restos de comida

Es muy importante hacerlo antes de meter los platos, así evitarás que el filtro se obstruya. Eso sí, no hace falta que los metas bajo el grifo, con los propios cubiertos es suficiente, puesto que con tan solo abrir el grifo un minuto puedes llegar a gastar 11 litros.

– Pon abrillantador

Para mejorar el secado y el acabado de tu vajilla.

– Utiliza sal especial para el lavavajillas

Deberás poner sal especial para lavavajillas, si el agua del lugar donde vives tiene mucha cal y magnesio (agua dura), ya que pueden aparecer manchas en los platos o se puede incrustar en el aparato.

– Agudiza tu ingenio para colocarlo todo

Haz el ‘Tetris perfecto’ con los platos y que cada elemento tenga su lugar. Tazas y cubertería siempre en la parte superior, mientras que las ollas, sartenes y recipientes de gran tamaño en la bandeja inferior. Lo ideal es agrupar los platos o la vajilla por tamaños y revisar que ningún elemento esté mal colocado, de manera que esté suelto, pueda chocar con otros recipientes e interfiera en el movimiento de las aspas durante el lavado.

– Acaba con los gérmenes

No te olvides de hacer un lavado a máxima temperatura y con el programa más largo, al menos una vez al mes, para acabar con los posibles gérmenes.

– Ábrelo en cuanto acabe

No dejes el vajilla media hora dentro una vez terminado puesto que, al igual que sucede con la lavadora, propiciarás que se concentre mucha humedad.

– Cuida el filtro

Revisa y limpia el filtro cada cierto tiempo, puedes hacerlo con agua y jabón o bien con vinagre blanco para que actúe como antiséptico.

– El mejor detergente

Siempre utiliza productos adecuados, según el tipo de lavavajillas, pues no todos son aptos y podrías provocar averías o que no funcione a pleno rendimiento. El formato más adecuado de detergente suele ser en pastillas, mejor que en polvo o líquido.

– Ni tocarlo hasta que acabe el lavado

Por último, ni se te ocurra abrirlo en mitad del lavado porque supone un derroche de agua enorme.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Lo más leído