España es el sexto país con más casos de muerte por selfie en el mundo

Un millar de personas han muerto haciéndose ‘selfies’ desde que se pusieron de moda en 2013

Cada semana muere una persona haciéndose un selfie .

Aunque hacerse  sea una práctica aparentemente inocente que no puede hacer daño a nadie, lo cierto es que muchas personas cometen imprudencias para conseguir la mejor foto. Todo tipo de temeridades que a menudo acaban en sustos o, en el peor de los casos, en una tragedia.

Los selfies son la opción más recurrente cuando uno se va de viaje, sobre todo si viaja solo, de este modo puede hacerse fotografías sin la necesidad de que haya nadie por la zona que se las haga.

El problema llega cuando uno quiere tener el mejor selfie a toda costa y esto implica muchas veces acercarse demasiado a situaciones de riesgo: animales salvajes, acantilados, terrenos inestables o zonas peligrosas, entre muchas otras.

Intentar hacerse el selfie de nuestra vida puede llevar a la muerte. De hecho, más de 1,000 personas han fallecido desde 2013 en busca de la foto perfecta.

Lo confirma un estudio llevado a cabo por investigadores de la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, quienes incluso recomiendan crear «zonas prohibidas para selfies» en lugares más peligrosos del planeta para estas prácticas, como cumbres de montañas, rascacielos o lagos.

No en vano, en estos sitios se produjeron muchas de las muertes reflejadas en el informe. Desde el Gran Cañón del Colorado a un volcán en erupción, las vías de un tren, la torre más alta de Kuala Lumpur o el Púlpito, el mirador más espectacular (y peligroso) de Noruega, en el que ya han fallecido varias personas, entre ellas un joven español que se precipitó al vacío inmortalizar las vistas en 2013.

Las caídas mortales son algunas de las consecuencias de estas prácticas, a las que también se suman ahogamientos y accidentes de tránsito con resultados fatales. El fallecimiento por ataques de animales, el morir electrocutado, quemado o herido por armas de fuego también aparece con frecuencia en informes de todo el mundo.

Más hombres que mujeres
Entre las últimas personas muertas por intentar hacerse un selfie está Gavin Zimmerman, un joven de 19 años que falleció en julio de este año al caer de un acantilado en Nueva Gales del Sur, Australia. Tomer Frankfurter, por su parte, murió en el Parque Nacional Yosemite de Estados Unidos hace apenas unas semanas, en septiembre, después de precipitarse más de 250 metros.

La investigación llevada a cabo en la Biblioteca Nacional de Medicina también descubrió que la mayoría de las ‘muertes por selfie’ suceden en países como India, Rusia, Estados Unidos y Pakistán. Además, el 72% de las víctimas eran hombres. Remontándose en el tiempo, los responsables del estudio averiguaron que en 2011 se registraron sólo tres casos, mientras que en 2016 fueron 98 y 93 en 2017.

Sin embargo, el informe asegura que el número real de decesos puede ser mucho mayor, ya que no se suele registrar como causa el intentar tomar una fotografía.

«Se estima que las muertes por selfie no se reportan lo suficiente y se trata de un problema que debe ser tratado».

El estudio también señala que muchas veces la causa que aparece es la de un accidente.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído