Felipe Sicilia reconoce que el conflicto diplomático que evitó José Luis Ábalos fue con el régimen de Nicolás Maduro

Un diputado del PSOE se lía y confiesa a Susanna Griso los intereses ocultos de Pedro Sánchez en Venezuela

El gobierno de Pedro Sánchez se esforzó para evitar, durante la primera sesión de control, aportar nuevos datos sobre el polémico encuentro de José Luis Ábalos y la vicepresidenta de Nicolás Maduro, Delcy Rodríguez. Sin embargo, su castillo de naipes se derrumbó de la mano de su diputado Felipe Sicilia, quien en una breve entrevista con Susanna Griso en el ‘Espejo Público’ de este jueves 13 de febrero reconoció que el ‘gobierno progresista’ le teme a la dictadura chavista.

A pesar de que intentó echar un salvavidas a Pedro Sánchez por degradar a Juan Guaidó a “líder de la oposición venezolana”, terminó por comprometer a su partido. El diputado del PSOE afirmó que “tenemos intereses económicos, empresariales y lo más importante a 150.000 españoles que viven en Venezuela, y por eso el gobierno tiene que ser sensible con las relaciones que mantiene con el gobierno venezolano y también con la oposición venezolana”.

En este sentido, no sólo reconoce que José Luis Ábalos se refería al régimen de Nicolás Maduro cuando afirmó que evitó un “conflicto diplomático”, pero también calificó de “gobierno” a la dictadura venezolana, por lo que (en la misma línea que Pedro Sánchez y Pablo Iglesias) degradaría también a Juan Guaidó a “líder de la oposición”.

Es importante recordar que los motivos expuestos por Sicilia han sido los mismos que se le transmitieron al representante de Guaidó en Madrid, Antonio Ecarri, para no entregarle la Embajada en Madrid, por lo que se percibe un miedo del Estado español a represalias de la dictadura bolivariana. Una situación que no pasó desapercibida para Susanna Griso: “vamos, que deduzco de sus palabras que no convenía tener un conflicto diplomático con Delcy Rodríguez”.

A lo que Sicilia respondió reconociendo una vez más a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela: “Lo que nosotros vamos a hacer siempre es garantizar una buena relación con el gobierno y con el país venezolano, que es un país hermano, porque como le digo hay intereses de nuestras empresas, de nuestra economía y sobretodo la protección de 150.000 españoles que es lo primero que debe velar un gobierno”.

En este sentido, se intuye que existe una amenaza contra la comunidad española que hay en Venezuela en caso de que España se posicione en contra de la dictadura bolivariana. No es una teoría disparatada tomando en consideración de que, por ejemplo, Diosdado Cabello ha advertido que, en caso de una intervención militar, los grupos paramilitares del chavismo tienen la orden de atacar a los políticos y sus familiares que se hayan mostrado a favor de una presión internacional.

Un giro radical

Esteban González Pons, vicepresidente Grupo Popular Europeo, no ha dudado en afirmar que es evidente que existe “un cambio en la política exterior del gobierno de España”, una situación que hace que “España se quede fuera de la partida internacional para luchar contra la dictadura de Nicolás Maduro”. En este sentido, recalca que en España “nos estamos poniendo del lado del dictador y no estamos en el club de los que lideran la política internacional”.

Autor

José Antonio Puglisi

Periodista italovenezolano especializado en economía y periodismo de investigación.

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído