Los lunes, revista de prensa y red

“Mi odiado camarada”, de José María Carrascal, “Podemos ya tiene su propio Poder Judicial”, de Federico Jiménez Losantos, y “Sánchez y Celaá quieren poner el Telón de Acero de la educación: asedio a la concertada”, de Alfonso Basallo

( Viñeta de Gallego & Rey en El Mundo el pasado día 7)

MI ODIADO CAMARADA

Artículo de José María Carrascal publicado en la Tercera de ABC el pasado día 7

La máxima inquina la reservan los comunistas a los anarquistas. Les molesta desde su chulería a su libertad, individual y colectiva. De ahí que su política con ellos sea muy simple: aniquilarlos, como hicieron con el POUM durante la guerra civil española e hizo Stalin con todos sus agentes al regresar, temeroso de que se hubieran contagiado del virus español. Con los socialistas, en cambio, sienten algo muy distinto: rivalidad, antagonismo, odio incluso si son socialdemócratas al considerarles «lacayos del capitalismo». Con buenas razones: se disputan el mismo electorado, la clase trabajadora, y comparten símbolos -la bandera roja, el puño en alto-, profetas -Marx, Engels, Lenin-, principios -el materialismo histórico, las contradicciones del capitalismo-, e incluso el nombre: no olvidemos que el primer Estado marxista-leninista se llamaba Unión de Republicas Socialistas Soviéticas, no «Comunistas». Aunque los socialistas estaban en la cárcel, en Siberia o en una tumba colectiva.

Se debe a un rasgo del comunismo poco estudiado y menos difundido: más que un partido político, es una religión. Laica desde luego, pero con sus dogmas; su clase sacerdotal jerarquizada, el partido; sus herejes, los disidentes: sus mártires, los caídos por la revolución e incluso un objetivo «asaltar el cielo», pero en este mundo y en esta vida, sin esperar a la siguiente. Su nomenclatura, desde luego, vive ya en él. El resto puede esperar y andarse con cuidado ya que liberales, progresistas, socialistas y otras variantes de la izquierda no son considerados dignos de participar en el gobierno e incluso de alzar la voz. De ahí que las purgas sean tan frecuentes como espectaculares, recuerden lo ocurrido a los trotskistas y a los seguidores de Beria. Gobiernos de coalición entre comunistas y socialistas no los hubo nunca en la URSS y en Occidente sólo en situaciones prerrevolucionarias con predominio de los comunistas aunque tuvieran menos apoyo entre el electorado. Los Frentes Populares siempre han sido manejados por ellos.

He necesitado tan largo prólogo al analizar la actual política española para destacar su anormalidad. Tenemos un gobierno de coalición -algo raro en España- entre socialistas y comunistas, raro en el mundo, con los socialistas dirigiendo, raro en la Historia. Para explicarlo no tengo más remedio que acudir a ella y enseguida nos damos cuenta de que el socialismo español, el PSOE, es un partido muy peculiar, Fundado en 1879 por Pablo Iglesias, un tipógrafo, especie de élite en el mundo obrero, aunque autodidactas (conocí los tiempos en que los linotipistas -el diccionario de la RAE siempre a mano- al convertir en plomo los artículos de los periodistas, corregían nuestras faltas sintácticas y ortográficas) sostuvo que España necesitaba una profunda evolución socioeconómica, pero no una gran revolución. No por estar contra ella, sino por pensar que todos los intentos de traerla se estrellarían contra las pétreas estructuras vigentes. En esto divergía de los primeros movimientos obreros españoles, entusiasmados por el cambio total de Bakunín. Iglesias, por el contrario, era un marxista concienzudo, ortodoxo, enterado de la doctrina de Marx, por haberlo leído, de que para llegar a la revolución proletaria, hay que pasar por la revolución burguesa. Que España aún no había tenido. Fue una batalla que libró toda su vida, jalonada de éxitos lentos, pero seguros, como la creación del sindicato UGT, la obtención de una concejalía en el Ayuntamiento de Madrid y, finalmente, en 1910, un escaño en el Congreso, el primero logrado por la izquierda. Pero el forcejeo continuaba entre posibilistas y radicales, con agrios debates, sobre todo con el triunfo de la Revolución Rusa, que terminaría con la escisión de los comunistas (1921). El golpe de Primo de Rivera trajo la colaboración socialista con la dictadura en sus aspectos más sociales, pero lo que luego se han llamado «las dos almas del PSOE» no hacían más que acentuarse y distanciarse. La salud de Iglesias había declinado mucho pero nunca dejó la presidencia del partido ni del sindicato. Que al morir (1925) dejase al frente de ambos a Julián Besteiro, un profesor de Lógica, indica que don Pablo fue fiel a sus ideas hasta el final.

Pero los tiempos eran todo menos lógicos y proclamada la II República, el cisma dentro del PSOE era total, con clara ventaja de la rama militante, capitaneada por Largo Caballero, (el Lenin español). Nada la ilustra mejor que el alzamiento en Asturias y Cataluña, contra el gobierno de la República en octubre de 1934, a cargo del PSOE y de los independentistas catalanes, por haber entrado en él el partido ganador de las elecciones (la CEDA). Señal de que los socialistas moderados habían perdido la dirección del partido. Algo que confirmó que las juventudes socialistas, capitaneadas por Santiago Carrillo, se pasaran en bloque al partido comunista.

Durante la Guerra Civil, el PSOE sólo tiene cargos de relumbrón, ya que el protagonismo comunista, respaldado por el apoyo soviético a una República que se desangra por su forcejeo interno no hace más que acentuarse. Aunque en el último minuto vemos reaparecer a Besteiro para poner fin a la carnicería en una defensa de Madrid ya sin sentido. Tampoco bajo el franquismo su actividad fue destacada y sólo en su etapa final, en plena guerra fría, Washington encarga a un Bonn en plena desnazificación, establecer un puente con los jóvenes socialistas para evitar que en España ocurra lo que en Italia: que el partido comunista sea el más votado. Brandt toma bajo su tutela a Felipe González, que tras abundantes viajes a Alemania y Estados Unidos, termina diciendo «prefiero morir de un navajazo en el Metro de Nueva York que vivir en Moscu». Luego en el Congreso Extraordinario de su partido en 1979, envía a Marx a las bibliotecas, «donde pertenece». En 1982 gana las elecciones por mayoría absoluta y gobierna 14 años en la más pura línea socialdemócrata. Pero que la otra alma del PSOE seguía activa lo demuestra que, en 2004, gana las elecciones un socialista de corte muy distinto. No resulta exagerado decir que el objetivo oculto de José Luis Rodríguez Zapatero es «la Memoria Histórica», un oxímoron, ya que la memoria es individual, y la historia, colectiva, lo que significa que hay tantas historias como individuos. Quise decir que el verdadero objetivo era ganar la guerra civil medio siglo después de haberla perdido. Un imposible, pero su sucesor Pedro Sánchez logra al menos un sucedáneo: sacar a Franco de su monumento; el Valle de los Caídos. Su otro logro es más rotundo: formar gobierno con unos comunistas, tan avergonzados tras el desplome de la URSS que se han buscado otro nombre: Podemos.

Cómo funcionará, no lo saben ni ellos. Son camaradas y enemigos al mismo tiempo. La experiencia advierte que siempre que coincidieron, los comunistas se han impuesto. Pero ha cambiado tanto el mundo que ni de la experiencia podemos fiarnos. Chocaría que, tras liberarse los países del Este europeo del comunismo, en la punta occidental, un país desarrollado que ha conocido la democracia se hiciera comunista. Aunque podría atribuirse a que no es tan demócrata como parecía. O al Spain is different.

Artículo en: https://www.abc.es/opinion/abci-jose-maria-carrascal-odiado-camarada-202007062312_noticia.html

PODEMOS YA TIENE SU PROPIO PODER JUDICIAL

Artículo de Federico Jiménez Losantos publicado en Libertad Digital el pasado día 5

Iglesias se permite atacar públicamente a los jueces e insultar y llevar ante los tribunales a los periodistas que le molestan. l Caso Dina-Iglesias es ya un escándalo que haría caer a cualquier gobierno democrático europeo. Dicho de otro modo: es la prueba de que España es europea porque no puede dejar de estar donde siempre estuvo, pero ha dejado de ser un país democrático si por ello se entiende que en él rige la independencia judicial y el equilibrio de Poderes. El vicepresidente del Gobierno se permite atacar públicamente a los jueces e insultar y llevar ante los tribunales, con dinero del partido, a los periodistas que le molestan. Y su partido tiene ya jueces y fiscales que actúan como un Poder Judicial de partido, actuando de forma concertada para manipular la acción de la Justicia y quebrantar, deliberadamente, la Ley al servicio de una política.

Nada lo demuestra de forma más clara que los mensajes desvelados en los últimos días por varios medios de comunicación -Libertad Digital, El Confidencial, El Mundo, ABC- en los que dos destacados miembros de la Fiscalía Anticorrupción actúan como abogados clandestinos de Podemos, al servicio de Pablo Iglesias, para convertir presuntos delitos muy graves del vicepresidente del Gobierno y los abogados de su partido en «campañas» de las «cloacas» mediáticas y políticas. Los fiscales Stampa y Guerrero, con el visto bueno o la vista gorda de sus superiores, llevan actuando dos años en este caso como una justicia de partido o un Tribunal Especial de Izquierdas, rememorando los Tribunales Populares de nuestra guerra civil o los que en todos los regímenes comunistas ponen la Ley al servicio del Poder político.

Las frases delatoras pero impunes

Es opinable si Luzón y demás han cubierto los evidentes excesos de estos fiscales al servicio de la Izquierda -no son los únicos, véase el Caso Púnica- por afinidad ideológica, complicidad corporativa o por obediencia a una Fiscalía General del Estado que hace del sectarismo su bandera. Sea cual sea la causa, lo han hecho. Veamos algunos de esos mensajes, por los que, a juicio de cualquier profano, Stampa y Serrano deberían ser apartados de sus tareas, que son fiscales sólo de título, no de profesión o ministerio, porque actúan como abogados de tapadillo de un partido y un Gobierno que usan la Justicia para tapar sus fechorías y, en el colmo de la manipulación totalitaria, achacárselas, mediante denuncias falsas, revelación de secretos o destrucción de pruebas, a sus enemigos ideológicos, políticos o personales.

Todo ha sido premeditado. En julio de 2016, el responsable de los Servicios Jurídicos de Podemos, José Manuel Calvente, advirtió a sus compañeros, tras publicarse el contenido del móvil de Dina Bousselham:

«Compas, creo que el tema de los pantallazos no es como creemos y no vienen de un robo sino de una filtración». «Es imposible y queda claro al ver los pantallazos«.

Y en un mensaje posterior a Marta Flor, del 8 de febrero de 2019: advertía «Si nos vamos a personar no tenemos que aportar nada, ya lo verán en el escrito de personación. No tiene ningún sentido enviar extraoficialmente una cosa que vamos a presentar nosotros por escrito«.

Pero Marta Flor presumía tanto de su relación con Stampa que Iglesias quiso aprovecharla. Despidió a Calvente y ante los medios dijo que iban a denunciarlo por «un caso gravísimo de acoso sexual y laboral a una empleada», filtrando que se trataba de Marta Flor. Pero la denuncia se inventó tres días después de su despido y no se le había convocado para notificársela según los reglamentos del partido. Era tan burdo el montaje que, al final, ni Podemos ni Marta Flor pusieron la denuncia, pero tampoco se retractaron del daño personal y profesional infligido a Calvente. Este es el jaez de Iglesias, su partido, sus abogados y sus fiscales asociados.

Ataques al juez De Egea

Hasta diciembre de 2018, la instrucción corrió a cargo del juez De Egea, que se convirtió en obstáculo para los fiscales y abogados podemitas. El 18 de septiembre de 2018, Marta Flor escribe: «Me ha escrito Ironman diciéndome que el J (juez) fue quien filtró y que quería cerrarlo todo».

Añade que Stampa le dijo que lo que habían hecho «ellos» (Stampa y Serrano) fue «pararlo» porque «está divulgando el secreto a V (Villarejo) y a «Big» (García Castaño, «El Gordo»)». Y que «vienen asuntos más feos y que este J (juez De Egea) no debería llevarlos«.

Y el 27 de septiembre de 2018 canta victoria: «Reunión con los fiscales: triunfo máximo (absoluto, brutal, descomunal, titánico…)». Y en alusión a las conversaciones de Villarejo con Dolores Delgado publicadas ese día y a las frases «información vaginal«, «éxito asegurado«, se felicita de esa «radiografía trasvaginal (sic) de Podemos«.

Hay más alusiones sexuales y cinematográficas, seguramente a «El último tango». Alejandro Gámez, otro de los abogados de Podemos, dice que los fiscales «Han reiterado ‘con mantequilla’ varias veces«, que han sido «unos kamikazes» dirigiéndose «tan a las bravas contra toda la cúpula policial y la mitad de los periodistas más influyentes de este país«. Y que si van en «términos tan directos» «le van a dar los mil males y nos va a cerrar sí o sí todas las puertas» pese a haber acordado que contarían «con el aval parcial de Fiscalía» para la práctica de algunas diligencias.

A espaldas de García Castellón y contra OK Diario

Cuando García Castellón sustituye en la instrucción a De Egea, la táctica de fiscales y abogados podemitas va a ser la de engañarlo para que sea él quien actúe contra OK Diario, usando el «Caso Tándem» (Villarejo).

«TÁNDEM. Nos ha avisado Ironman que aparte de nuestra reunión mañana a las 10:00 horas, hay declaraciones martes, miércoles y jueves de Iron y Land» (Marta Flor, 4 de febrero de 2019. 9:06 de la mañana)

El 8 de febrero de 2019, recuerda otro pasaje de ese encuentro en un mensaje del mismo chat. «Gloria [Elizo, responsable de los servicios jurídicos del partido], el otro día hablamos con los fiscales que decían que les extrañaba que no hubiéramos denunciado la publicación por [Eduardo] Inda de las capturas del móvil==> reunión del martes 5 de febrero de 2019«.

5 de Noviembre de 2018, 10.50: «Ironman nos ha dicho extraoficialmente (porque está en secreto y no nos notifican) que el juez ha admitido las diligencias sin concretar nada más. Me imagino que se refiere a las que ellos (fiscales) apoyaron».

25 de febrero de 2019, cuando aún faltaban tres semanas para que se incoara la pieza número 10. A las 13:46, Gámez escribió que «Patricia» le había dicho que las «piezas de Dina y Podemos» ya eran «visibles» en el juzgado. Y a las 13.48: «Me pregunta si le damos permiso para dar la exclusiva«. «Nosotros no le hemos pasado nada en particular, así que… Sí me da miedo que se desvele e Inda pueda tomar alguna precaución al respecto. Aunque creo que, si Patricia ya lo sabe, Inda también«.

Marta Flor responde de inmediato: «Como publiquen lo de Dina nos arruinan el registro«. «¿Qué registro?», pregunta Gámez. «El registro a ‘OkDiario», contesta. «Inda sabrá que en la pieza de Dina él está involucrado; con tiempo suficiente para destruir lo que sea».

En resumen: se actúa a espaldas y contra el juez, se revela todo lo revelable y se conspira todo lo conspirable contra medios de comunicación molestos. ¿Alguien duda de que el Poder Judicial de Podemos ya está aquí?

Artículo en: https://www.libertaddigital.com/opinion/federico-jimenez-losantos/podemos-ya-tiene-su-propio-poder-judicial-91173/

SÁNCHEZ Y CELAÁ QUIEREN PONER EL TELÓN DE ACERO DE LA EDUCACIÓN: ASEDIO A LA CONCERTADA 

Artículo de Alfonso Basallo publicado en el pasado día 6

Es un clásico de la izquierda: imponer la escuela estatal y estrangular a la concertada. Y eso que un alumno de esta le cuesta al contribuyente 3.000 euros por año, en tanto que el alumno de la pública le cuesta el doble (6.000 euros). Pero está en juego el control de las cabecitas de los escolares. Y a por ello van.

La escuela pública española recuerda a los antiguos países del Este: ineficiente, onerosa, burocrática y con un rendimiento escolar de vergüenza ajena. Se les llena la boca hablando de igualdad y libertad y -como pasaba en los satélites de la URSS- ni lo uno ni lo otro.

Al final, los que presumían de socialismo veían con envidia a los corruptos capitalistas, por la sencilla razón de que el paraíso comunista se caía literalmente a pedazos. Era lo del chiste de Breznev -que se contaban clandestinamente en los años 70-: el representante de una granja colectivizada le hace la pelota al líder soviético:

-Camarada presidente, gracias a la labor del Partido hemos cosechado tantas patatas que puestas una encima de otra llegarían hasta Dios.

– Pero, camarada agricultor, seamos sinceros, Dios no existe.

– Tiene razón, camarada presidente, seamos sinceros, las patatas tampoco.

Pues a pesar de que en la escuela pública no hay patatas, el Gobierno de Sánchez-Iglesias pretende asfixiar a la escuela concertada, que es junto con la privada, la única que funciona.

La izquierda alimenta dos prejuicios sin fundamento: que la concertada es para la clase rica y que le cuesta un pico al erario público

El último episodio del asedio contra la concertada -y ataque contra la libertad de enseñanza- es la decisión de excluirla de un plan de ayudas post-Covid de más de 2.000 millones de euros, destinado únicamente a los centros públicos. De esta forma la deja fuera del Plan Marshall de reconstrucción tras la pandemia, impidiéndole hacer frente a los gastos por las medidas de seguridad sanitarias para alumnos y docentes o por la digitalización de las aulas. Es obvio que el Gobierno frentepopulista pretende ir asfixiando a la enseñanza libre.

La izquierda -y sus corifeos mediáticos- alimentan dos prejuicios que carecen de fundamento: que la concertada es para la clase rica y que le cuesta un pico al erario público. Pura demagogia. La concertada es elegida mayoritariamente por la clase media, lo que pasa es que los socialistas juegan a la confusión metiéndola en el mismo saco que la privada. Y respecto al dinero, hay que recordar que al  contribuyente español un alumno de la concertada le cuesta 3.000 euros por año, en tanto que el alumno de la pública le cuesta el doble (6.000 euros).

No hay, por lo tanto, razones económicas objetivas para asfixiar a la concertada. Al contrario, si le ahorra dinero al Estado, lo indicado sería apostar por ella. Tampoco hay razones sociales para excluirla o poner trabas a la apertura de nuevos centros, ya que la eligen uno de cuatro niños españoles. 

¿Entonces? Sólo quedan razones ideológicas. La educación es para la izquierda una herramienta de adoctrinamiento y, a la postre, de control político. Desde las primeras leyes socialistas de la época de Felipe González hasta la Ley Celaá (que la ministra ha querido colar aprovechando el río revuelto de la pandemia), pasando por la Educación para la Ciudadanía de Zapatero. Lo que da poder no sólo es el escaño de diputado o la vara de alcalde, lo que da poder de verdad es teledirigir los telediarios y lavar el coco a las cabecitas de los escolares. Con ambos puedes cambiar la sociedad como si fuera un calcetín e imponer el pensamiento único. Lo tienen claro desde Gramsci y desde el mayo francés del 68, cuando el relativismo se coló en las aulas y se perdió la autoridad del docente.

Para ello hay que llevarse por delante el derecho fundamental de los padres a elegir la educación de sus hijos (artículo 27 de la Constitución), pero ¿cuando la Carta Magna ha sido un obstáculo para el PSOE? Eso sí, muchos de los políticos de izquierda llevan a sus hijos a centros religiosos o elitistas –comenzando por la propia ministra Celaá que envió a sus hijas las Irlandesas de Leioa (Lejona)-, lo que deja en evidencia el carácter hipócrita de su socialismo de salón y su apología de la escuela pública.

El viejo debate sobre la libertad de pensar sigue pendiente en España. Pesa como un lastre el estatismo, quizá porque pocos han entendido que la libertad se traduce, en la práctica, en el destino que se le da al dinero. Si el ciudadano no puede hacer con sus cuartos lo que le dé la gana, si no puede decidir lo que considera lo mejor para sus hijos, entonces no tiene sentido hablar de libertad. Si es el Estado el que se mete donde no le llaman con un dinero que no es suyo sino de los españoles, entonces apaga y vámonos. Esa es la raíz del problema.

sumarioEs un clásico de la izquierda: imponer la escuela estatal y estrangular a la concertada. Y eso que un alumno de esta le cuesta al  contribuyente 3.000 euros por año, en tanto que el alumno de la pública le cuesta el doble (6.000 euros). Pero está en juego el control de las cabecitas de los escolares. Y a por ello van.

Una buena solución sería el cheque escolar, que le produce a la izquierda lo que los ajos a Drácula

Una buena solución sería el cheque escolar, que le produce a la izquierda lo que los ajos a Drácula. Como propone Vox en su programa, los padres recibirían del Gobierno un bono por un importe equivalente al coste medio de un puesto escolar en un centro público para que decidieran libremente a qué colegio, público o privado, quieren llevar a sus hijos.

El cheque tiene tres grandes ventajas: deja a los padres la capacidad de elegir qué educación desean para sus hijos, en lugar de la impuesta por el mandamás de turno; promueve la competencia y, en consecuencia, la reducción de costes y el estímulo de la calidad y la innovación; y contribuye a la igualdad de oportunidades, al permitir el acceso a las escuelas privadas de los alumnos de familias con rentas bajas.

¿Por qué la izquierda se opone al cheque escolar? Por la misma razón por la que la Alemania del Este se vió obligada a levantar el Muro de Berlín. Si dejas libertad, los berlineses orientales dicen “Goodbye Lenin” y se fugan en masa a la parte occidental. Si dejas que los padres elijan el colegio de sus hijos con libertad y sin condiciones, ¿qué creen que elegiría una mayoría?

Pero ya se sabe, Vox es ultra, medieval, heteropatriarcal y cavernícola. PSOE y Podemos, a su lado, son la libertad quintaesenciada. Unos llevan la fama y otros cardan la lana.

Artículo en: https://www.actuall.com/educacion/sanchez-y-celaa-quieren-poner-el-telon-de-acero-de-la-educacion-asedio-a-la-concertada/

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído