El Nuevo Orden Mundial. 2. Iglesia y coronavirus

Por Carlos de Bustamante

(Adair Guimarães, obispo de Formosa)

Os dije, mis amigos, que, al primer artículo sobre el galopante NOM para introducirse maquiavélicamente en el mundo, irían otros de procedencia altamente fiable.  Éste es, pues, el botón  de la primera   muestra. Primer aldabonazo, nada que ver con el negacionismo, que nos va adentrando en el conocimiento de este “microbio” más peligroso que las fieras, como espero que deduzcan tras finalizar la iniciada miniserie.

“Nos inclinamos sin rechistar» ante el Nuevo Orden Mundial: la viral homilía de un obispo indignado: Adair Guimarães, obispo de Formosa.”

Monseñor Adair José Guimarães es obispo de una pequeña diócesis brasileña pero que se ha hecho conocido en todo el mundo debido a una contundente homilía en la que alertaba de cómo el Nuevo Orden Mundial está aprovechando el coronavirus para acabar con las libertades, entre ellas y principalmente la religiosa.

El obispo de Formosa pastorea una diócesis cercana a Brasilia, capital del país, y que según datos de Catholic Hierarchy tiene algo más de 260.000 católicos, en torno al 70% de la población.

Su homilía empezó a circular rápidamente por Brasil hasta viralizarse y ser traducida a varios idiomas, entre ellos el español. Entre otras cosas, monseñor Guimarães denuncia que “obispos y sacerdotes” se están “inclinando” ante las autoridades civiles durante esta pandemia a pesar de medidas arbitrarias que contradicen el derecho al culto y la libertad religiosa.

El tremendo eco de la homilía de este obispo se debe a que sus denuncias no son algo que haya ocurrido en su diócesis, sino que se está reproduciendo por todo el mundo. Numerosos países han cerrado durante estos meses iglesias, prohibido misas públicas o permitiéndolas con unas restricciones mucho mayores que a otros colectivos, a pesar de que en las iglesias no se han producido grandes focos de contagio.

Por ello, monseñor Adair pone el foco en el conocido como Nuevo Orden Mundial, al que también llama “Estado profundo” formado por una “élite globalista” que quiere transformar la sociedad para imponer su agenda social y política. Este hecho queda también de manifiesto en el libro El proyecto Soros publicado por la editorial Libros Libres.

En la homilía, el obispo de Formosa afirmaba que se está viviendo un “triste momento, golpeado por este Nuevo Orden Mundial, de las tentativas de crear un nuevo Estado, un Estado profundo, de control de la humanidad. Un estado que quiere colocarse en lugar de Dios como siempre fueron los intentos de implantación de sistemas marxistas de amordazar al pueblo y quitarle la libertad.

El prelado de poco más de 60 años denunciaba también que “el Estado profundo” tiene el propósito de hacer un reset, un reinicio, resetear todo lo que tenemos de la cultura de defensa de la vida, de la fe, de la familia, de la propiedad privada y de la propia libertad para crear una sociedad manipulada”.

Sin embargo, Adair José Guimarães cree que “ya estamos siendo manipulados” con tantas “incertidumbres” y “tonterías que se están haciendo” en relación a la “peste” del coronavirus.

Y citaba concretamente el cierre de las iglesias, un “absurdo” que “clamará a Dios encima de la vida de aquellos que no respetan los derechos de Dios”.

De este modo, el obispo brasileño afirmaba que “el pueblo no va a abdicar de su libertad” y añadió que “no podemos aceptar que ninguna autoridad venga con esos discursos de cerrar nuestros templos, de privar a la humanidad de darle a Dios lo que es derecho de Dios, la alabanza”.

Además, hizo autocrítica y señaló a la responsabilidad de la jerarquía católica. “Somos muy débiles, nosotros los obispos y sacerdotes inclinándonos ante esos gobernadores y alcaldes. Nunca antes en la historia habíamos visto esto. Y nos inclinamos sin rechistar”, aseguraba en su sermón.

Mientras se han cerrado iglesias –añadía monseñor Guimãres- los bancos siguen abiertos, los aviones vuelan repletos o incluso se permiten mítines políticos. “Aquí no está el virus, el virus no está en el altar, en la hostia consagrada. Y los cristianos no somos hijos del miedo, somos hijos del coraje. ¿Y si tenemos que morir por la pandemia? ¿Vamos a morir en la fe?”, se preguntaba.

Por último, el obispo de Formosa concluía su contundente homilía así: “Nunca podremos inclinarnos ante los hombres. Estamos llamados, como la Santísima Virgen, a inclinarnos ante Cristo”.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Tres foramontanos en Valladolid

Con el título Tres foramontanos en Valladolid, nos reunimos tres articulistas que anteriormente habíamos colaborado en prensa, y más recientemente juntos en la vallisoletana, bajo el seudónimo de “Javier Rincón”. Tras las primeras experiencias en este blog, durante más de un año quedamos dos de los tres Foramontanos, por renuncia del tercero, y a finales de 2008 hemos conseguido un sustituto de gran nivel, tanto personal como literario.

Lo más leído