LA HUELLA DEL HOMBRE

Millán Astray, el militar cojo, manco y tuerto que creó la Legión Española

Aplicando la nefasta Ley de Memoria Histórica de Zapatero, el Ayuntamiento de Madrid dominado por Podemos y con apoyo del PSOE renombró en 2018 la calle Millán Astray, en el distrito de Latina, como Avenida de la Inteligencia. Una ofensa al legado de un gran militar, según la Legión española.

Quiso José Millán-Astray y Terreros desde muy joven adentrarse en la carrera militar, y aunque su padre le obligó a estudiar Derecho venció su interés por la guerra. Era el momento perfecto (o nefasto) para hacerlo: las batallas en África estaban diezmando la población militar española. En ese momento había oportunidades de hacer carrera, si conseguías mantenerte con vida.

Así fue: durante años estuvo en Filipinas, un destino duro donde se convirtió en héroe en la batalla de San Rafael. En 1897 vuelve a España y pasa por numerosos destinos mientras va aumentando su rango.

Para 1905 ha obtenido el diploma de la escuela Superior de Guerra y en 1912 pide el destino en África. Es una persona valiente hasta el punto de llegar a la temeridad. Por ejemplo, al poco de llegar al destino de Melilla solicita que le trasladen a Ceuta, donde estaba la acción.

Su consagración como combatiente se produjo en los fuertes de Melilla, Tetuán, Tánger, Argila y Xauén, todos en el Protectorado español en Marruecos.

El Tercio se fundó en enero de 1920, Millán se trasladó por orden de Riquelme en septiembre y desde entonces su vida quedará íntimamente ligada a esta nueva unidad. Sirviendo en ella sufrirá las heridas que mutilarán su cuerpo.

Porque esa es otra de sus facetas más conocidas. Era tuerto (con desgarros en el maxilar y en la mejilla izquierda) y manco, esto último causado por la gangrena. Todas las mutilaciones las sufrió en combate entre 1921 y 1926.

La Legión, en la que trabajó durante esos años junto con Francisco Franco, dio fuerza y vigor militar a España. Se convirtió en una magnifica fuerza de choque. La historia le ha acreditado el mérito del salvamento de Melilla en 1921 a este cuerpo comandado por Astray.

Durante la Guerra Civil Española trabajó en el Departamento de Prensa y Propaganda, a su cargo. Él creó la Radio Nacional de España, la emisora propagandística más importante de los golpistas. Dirigiría la oficina de prensa como un cuartel militar, obligando a los periodistas a cuadrarse y alinearse al tocar el silbato.

La gran huella que dejó en la historia sin embargo sigue siendo la fundación de la Legión, una facción militar que mistificaba en origen la entrega intrépida, aguerrida y anónima a la batalla y la autoinmolación en combate.

Desde el 23 de enero de 1937 se encargó de la dirección del Cuerpo de Caballeros Mutilados de Guerra por la Patria. Era un tema que le afectaba mucho. Los últimos años se los dedicó a este cuerpo benemérito, y murió en su sede de Madrid en 1954.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído