Según el reglamento de la Universidad Complutense

Begoña Gómez, esposa de Sánchez, no puede legalmente ser directora, codirectora o cualquier otro enchufe

El PSOE es un desastre en la gestión d elo público, pero funciona como una excelente empresa de colocación para sus dirigentes

Begoña Gómez, esposa de Sánchez, no puede legalmente ser directora, codirectora o cualquier otro enchufe
Un puesto a medida para enchufar a Begoña Gómez, esposa de Pedro Sánchez. PD

Sonrojante, por eso de la vergüenza aje4na, es ver como los progres -periodistas, políticos, artistas y otros ‘masajistas’ de plantilla- aplauden con las orejas, imitando a lo que han hecho los de Podemos con la mansión en Galapagar de Pablo Iglesias.

Eso, con el telón de fondo de caraduras como Lambán, Page y otros presidentes autonómicos haciendo que se escandalizan con el pacto que cierra el PSOE con los proetarras de Bildu.

Todo es paripé trampa. En todos los campos. Ló último, que revela Luz Sela en OKdiario este 14 de noviembre de 2020 es que los paniaguados de la Universidad Complutense de Madrid (UCM)  vuelven a forzar su propio reglamento para que Begoña Gómez pueda tener algún puesto de responsabilidad en la Cátedra Extraordinaria sobre Transformación Social Competitiva, que se pondrá en marcha este curso.

La universidad pública madrileña ha modificado su página web después de que OKdiario destapase la anomalía que suponía que Gómez fuese directora de dicha titulación, como se anunció en un principio.

La Universidad Complutense recurrió a una argucia para, ante la imposibilidad de nombrar directora de una cátedra extraordinaria a Begoña Gómez, esposa del presidente del Gobierno, retorcer el reglamento para hacerla codirectora.

Legalmente no podía ser directora, dado que no tenía vinculación laboral con la universidad y, por supuesto, carecía de méritos para ostentar dicho cargo, pues no es ni titulada, algo que sí se exige a los futuros alumnos.

La Complutense ha recurrido a una «excepcionalidad» contemplada en el reglamento, pero que sólo es posible aplicar en casos muy concretos y fundamentados, para colocarla en el puesto.

Veamos: el reglamento señala que «el/la director/a de la cátedra será un/a profesor/a o personal de administración y servicios con vinculación permanente de la UCM nombrado/a por el rector a propuesta de la Comisión Mixta de Seguimiento».

Y añade que «la dirección deberá recaer en un miembro del personal docente e investigador o personal de la administración o servicios cuya actividad guarde relación con el ámbito de la actividad» y «preferentemente, responderá a un perfil de prestigio profesional, técnico y científico reconocido en el ámbito temático del objeto de la colaboración».

Conclusión: Begoña Gómez no puede ser directora.

Tampoco codirectora, porque  el reglamento exige que un codirector tenga «vinculación laboral» con la UCM.

Este cargo se reserva en el caso de que sea un profesional de reconocida trayectoria el que sea designado como director efectivo.

No hay que ser muy sagaz para concluir que el puesto de codirectora tampoco encaja en el perfil de Begoña Gómez, ya que este puesto está reservado a un docente con contrato universitario.

La Universidad, en consecuencia, vuelve a hacer una interpretación libre y muy retorcida para «colocar» a la mujer de Sánchez al frente de una de sus titulaciones.

Tendría guasa que para hacerla directora efectiva colocara de codirector a alguien que cumpliera los requisitos. Es decir, que quien ostenta méritos fuera el segundo de quien no ostenta -como Begoña Gómez- ninguno.

Lo que tiene que hacer la Complutense es aceptar de una vez que lo pretende es una arbitrariedad descomunal: Begoña Gómez no puede ser directora ni codirectora y todo lo que está haciendo es un ejercicio de nepotismo evidente.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído