Los ecologistas piden a Chaves que se moje en Carboneras

Los ecologistas piden a Chaves que se moje en Carboneras

En el cabo de Gata el escándalo urbanístico de la construcción de un macrohotel, que incumple la legalidad vigente, ha estrenado un nuevo capítulo. Ante la pasividad de la Junta de Andalucía, Greenepeace protagoniza a las puertas de la residencia de Chaves un demolición simbólica de esta mole de 20 metros y más de 400 habitaciones.

La ONG ecologista, una vez que el Ministerio de Medio Ambiente ha ratificado que la construcción en la la playa del Algarrobico (Carboneras, Cabo de Gata) es ilegal, ha centrado sus protestas en la pasividad de la Junta de Andalucía todavía no actuado con firmeza en el caso. De hecho el Gobierno de Chaves lo único que hace desde hace meses es echar balones fuera.

María José Caballero, responsable de la Campaña de Costas de Greenpeace declaró que

“Manuel Chaves tiene hoy la oportunidad de demostrar que su compromiso con la naturaleza y las costas andaluzas es real. Aún está a tiempo de arreglar esta situación ilegal, que ha sumido en el descrédito su gestión ambiental y que puede tener consecuencias muy graves a nivel internacional”

Pero mientras esa reacción positiva de la junta no llega, Greenpeace no se rinde. En torno a las siete y media de la mañana del lunes, depositó delante de la Casa Rosa, actual residencia del Presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, los escombros de la demolición simbólica que los activistas habían realizado el día anterior en el hotel ilegal.

Con esta acción, Greenpeace pide a Chaves que haga efectiva la demolición del macrohotel que el Ministerio de Medio Ambiente reconoce como ilegal. Esta mole enclavada en un contexto de gran riqueza ecológica en el Algarrobito tiene 411 habitaciones y más de 20 plantas en terrenos protegidos del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

Como ya es habitual en las vistosas acciones de la ONG, dos activistas han desplegado una pancarta desde los balcones del edificio donde puede leerse “Demolición Hotel Algarrobico”. Además, junto a los escombros miembros de Greenpeace han colocado el mensaje “Cabo de Gata libre de cemento”.

Caballero añadió que

“El hotel del Algarrobico se ha convertido en un símbolo de la destrucción del litoral y del escandaloso poco respecto que la Junta de Andalucía tiene por el medio ambiente. Greenpeace no va a detenerse hasta que el hotel haya desaparecido de la playa de El Algarrobico y se hayan asumido las responsabilidades políticas correspondientes”

Razones de la ilegalidad.

El Ministerio de Medio Ambiente ha reconocido ya la ilegalidad del hotel por situarse dentro del espacio protegido por la Ley de Costas y ha iniciado los trámites para expropiar la parte afectada.

Sin embargo, la Junta de Andalucía sigue defendiendo que el hotel es legal a pesar de que el Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) del Parque Nacional Cabo de Gata-Níjar vigente estipula lo contrario, que el suelo donde se ubica está protegido y no es urbanizable.

Además, la Consejería de Medio Ambiente está tratando de tapar todo este turbio asunto mediante la modificación del PORN, que en este momento se encuentra en periodo de alegaciones.

Greenpeace ha presentado un documento de alegaciones oponiéndose a esta modificación por considerarla contraria a derecho ya que infringe el ordenamiento vigente en cuanto a cuestiones de legalidad, oportunidad jurídica y contenido.

Además, el nuevo texto ni ha tomado en consideración ni da respuesta a los problemas físicos y jurídicos que existen en la actualidad en el Parque, ni los que puedan darse en el futuro.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído