Agua fría, desinfectar y cubrir. ¡Aprende a curar una quemadura!

Agua fría, desinfectar y cubrir. ¡Aprende a curar una quemadura!

Las quemaduras son causadas por diferentes elementos externos como pueden ser el fuego, productos químicos o agentes eléctricos y biológicos. Según la Organización Mundial de la Salud, las quemaduras se producen mayormente en el ámbito doméstico y laboral y son un problema de salud pública a nivel mundial que provocan alrededor de 180.000 muertes al año, la mayoría en los países de ingreso bajo y mediano.

Para que estas no se produzcan, debemos tomar en muchas de las situaciones medidas preventivas como el uso de guantes o manoplas cuando tratamos con líquidos calientes, manipular con mucha precaución cualquier producto químico, mantenerse alejado de zonas con corrientes eléctricas o colocar protecciones en aquellos elementos que pueden provocar fuego como velas cerca de papeles.

Ante una situación de emergencia, siempre hay que aplicar el método PAS, el conjunto de letras iniciales de las palabras proteger, avisar y socorrer. En el caso de un incendio, estos tres pasos son muy importantes puesto que lo primero que hay que hacer es poner a salvo todas las vidas que estén en peligro. Tras ello, hay que avisar a los servicios de emergencias para solicitar ayuda. Finalmente, ayudaremos a los heridos en todo lo que podamos.

Tras una quemadura, se evalúan los daños causados ya que existen tres tipos de grados:

  • Quemadura de primer grado. Son superficiales y presentan enrojecimiento de la piel.
  • Quemadura de segundo grado. Son más profundas, también presentan enrojecimiento y ampollas en la piel.
  • Quemadura de tercer grado. Destruyen todas las capas que forman la piel y la zona afectada pierde sensibilidad.

Cada una de ellas tienen un tratamiento diferente y se debe actuar de forma distinta. Así, las quemaduras de primer grado hay que poner agua fría durante diez minutos como mínimo y, posteriormente, cubrir la zona con compresas frías. Es muy importante no aplicar hielo y secar la zona. Finalmente, se tapará la zona afectada con un apósito seco y la víctima deberá beber abundantes líquidos.

Si nos encontramos con una persona que presenta una quemadura de segundo grado, al igual que en el primer caso, hay que lavar la zona con agua fría los primeros minutos. En este caso se formará una ampolla que no debemos romper. Se desinfecta la zona y se aplica antiséptico y pomada para quemaduras. Para acabar, se cubre la zona con un apósito para evitar el roce con las actividades del día a día.

Hay que tener en cuenta que si la ampolla está rota, la quemadura se tratará como una herida, es decir, se desinfecta la zona con un antiséptico y, con unas tijeras esterilizadas, se recorta la piel muerta que está alrededor de la herida. Al igual que cuando no se había roto la ampolla, volvemos a desinfectar y cubrimos la zona. Ante una quemadura de segundo grado la persona suele presentar dolor, por lo que es recomendable que tome un analgésico.

Para tratar las quemaduras de tercer grado, hay que mencionar que son aquellas de más de cinco a ocho centrímetros de diámetro o aquellas que afecten manos, pies, cara, genitales o articulaciones importantes. Ante esta situación repetiremos el mismo proceso: lavar con agua fría durante cinco o diez minutos. Tras ello, sin retirar la ropa ni romper las ampollas, se cubre la zona afectada con una venda estéril humedecida para trasladar a la persona a urgencias mientras se controla nivel de conciencia, respiración y pulso.

Autor

ElPrimerMinuto

Laura Iglesias y Tatiana Toledo son las creadoras y desarrolladoras de El Primer Minuto. Este método de aprendizaje único en el mundo combina formación médica en primeros auxilios con la adecuada gestión de emociones.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Expertos
ElPrimerMinuto

Laura Iglesias y Tatiana Toledo son las creadoras y desarrolladoras de El Primer Minuto. Este método de aprendizaje único en el mundo combina formación médica en primeros auxilios con la adecuada gestión de emociones. Ofrecen cursos de formación ágiles y dinámicos impartidos por los expertos médicos más cualificados en esta disciplina. El objetivo primordial de El Primer Minuto es salvar vidas.

Lo más leído