LA ALIMENTACIÓN EN LOS AÑOS ESCOLARES COBRA ESPECIAL IMPORTANCIA DE CARA AL FUTURO

La altura de los niños no solo depende de la genética: la nutrición es un factor clave

Un estudio publicado en la prestigiosa revista The Lancet ha revelado que la falta de alimentos de calidad podría haber generado una brecha de altura de 20 centímetros entre los jóvenes de distintos países

La altura de los niños no solo depende de la genética: la nutrición es un factor clave

Un nuevo análisis global encabezado por el Imperial College de Londres y publicado en la prestigiosa revista The Lancet ha determinado que una alimentación deficiente durante los años escolares puede contribuir a una brecha promedio de 20 centímetros de altura entre individuos de diferentes países.

El informe ha ponderado los datos de más de 65 millones de niños de entre 5 y 19 años en un total de 193 países entre 1985 y 2019 y ha concluido que la altura y el peso de los niños varían notablemente de un lugar a otro del mundo.

Por ejemplo, mientras que en 2019 los jóvenes de 19 años más altos del mundo se hallaban en Países Bajos con 183,3 centímetros, los más bajos lo hacían en Timor Oriental con 160,1 centímetros. En cuanto a las mujeres, las más altas con esta edad se encontraban también en Países Bajos con 170,4 centímetros y las más bajas en Guatemala con 150,9 centímetros.

El equipo signatario de dicho estudio ha puesto sobre la mesa que las variaciones en la nutrición infantil, además de algunos factores de carácter genético, pueden provocar una demora en el crecimiento y un incremento de la obesidad, lo cual afecta peligrosamente a la salud de un niño a lo largo de toda su vida.

En líneas generales, en el último año de la investigación (2019), las personas de 19 años con mayor estatura se ubicaban en el centro y noroeste de Europa, en concreto en Países Bajos y Montenegro, y las naciones con los ciudadanos de esa misma edad se localizaban fundamentalmente en el sur y sureste de Asia, América Latina y África Oriental.

Además de observar evidentes mejoras en la evolución de niños nacidos en economías emergentes -como China o Corea del Sur- a lo largo de los años y estancamientos en naciones subsaharianas, el análisis ha puesto en valor el índice de masa corporal (IMC) como medida para determinar si una persona tiene un peso saludable en relación a su altura. En este sentido, la diferencia de IMC entre países con niveles de vida más elevados y países con peor nivel de vida es de 25 kilos, encontrándose los adolescentes con IMC más alto en las Islas del Pacífico, Medio Oriente, Estados Unidos y Nueva Zelanda. Por el contrario, los jóvenes de 19 años con el IMC más bajo viven países del sur de Asia, como India y Bangladesh.

«En algunos países, los niños crecen de manera saludable hasta los cinco años, pero se retrasan en los años escolares. Esto muestra que existe un desequilibrio entre la inversión en mejorar la nutrición en escolares, y en niños y adolescentes en edad escolar«, ha concluido el profesor Majid Ezzati, autor principal del estudio de la Escuela de Salud Pública de Imperial.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído