Protagonizó cintas inolvidables como "El crimen de Cuenca"

Encuentran en un hostal de Madrid el cadáver sin vida del actor Daniel Dicenta

Exmarido de Lola Herrera y padre de sus dos hijos

Hijo, hermano, marido y padre de comediantes, fue una estrella en la escena teatral de los años 70

El actor Daniel Dicenta Silva ha fallecido este martes, 2 de septiembre de 2014, a los 76 años, según ha informado Artistas Intérpretes Sociedad de Gestión (AISGE).

El famoso Gregorio Valero de ‘El crimen de Cuenca’, ha sido encontrado muerto en un céntrico hostal madrileño en el que llevaba años alojándose.

Ha sido encontrado sin vida en su habitación a las 11.30 horas y los servicios de emergencia, que acudieron a los pocos minutos, solo pudieron certificar el fallecimiento del actor.

Dicenta, nieto del dramaturgo Joaquín Dicenta, hijo del actor Manuel Dicenta, hermanastro del también actor Jacobo Dicenta y padre de la actriz Natalia Dicenta, nació en Valencia el 6 de noviembre de 1937 y desarrolló su carrera interpretativa en el teatro y en el cine.

En especial, destaca su papel de Gregorio Valerio Contreras en la película ‘El crimen de Cuenca’ (1980), de Pilar Miró, junto a José Manuel Cervino, Héctor Alterio y Amparo Soler Leal.

Fue marido de la también actriz Lola Herrera, con la que tuvo dos hijos: la actriz y cantante Natalia Dicenta y el fotógrafo Daniel Dicenta Herrera.

En el último tramo de su trayectoria profesional, Dicenta Silva, se dirigió al doblaje y puso voz en castellano a artistas como Robert Englund en diversas entregas de ‘Pesadilla en Elm Street’ o a ‘Peter Stormare en ‘Fargo’, de los hermanos Coen.

Debutó en el cine en 1963 de la mano de José Luis Sáenz de Heredia, con el que rodó ‘La verbena de La Paloma’. También formó parte de los elencos de ‘Fortunata y Jacinta’ (Angelino Fons, 1970), ‘La muerte de Mikel’ (Imanol Uribe, 1984) o ‘El pájaro de la felicidad’.

En el teatro, participó en docenas de Novela y Estudio 1 para Televisión Española y llevó a las tablas títulos como El baúl de los disfraces, de Jaime Salom (1964); Yerma, de Federico García Lorca (1971); Delirio del amor hostil, de Francisco Nieva (1978); Los domingos, bacanal (1980), de Fernando Fernán Gómez; Juan José, de su abuelo Joaquín Dicenta, en 1980; Seis personajes en busca de autor (Pirandello, 1982) o La señorita de Tacna, de Mario Vargas Llosa, ese mismo año.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído