Hojas (briznas) de hierba

Hojas (briznas) de hierba

Hubo un tiempo, hace medio siglo, que la poesía de Walt Whitman fue venerada entre los jóvenes rebeldes. Hoy apenas se le recuerda. En la Sala Mirador se le rinde homenaje en un recital austero acompañado al piano con melodías creadas en su honor.

Walter Whitman (1819 – 1892) es considerado el padre de la poesía estadounidense y por ello su influencia ha sido global, incluidos Neruda o Lorca. La obra de su vida fue ‘Hojas de Hierba’ que publicó a los 36 años pagando de su bolsillo una primera edición de 795 ejemplares, y que siguió revisando y ampliando hasta su muerte: en 37 años pasó de doce poemas sin título a 389 estructurados como una autobiografía. Para conmemorar el bicentenario de su nacimiento, el Festival de Arte Sacro de la Comunidad de Madrid encargó el año pasado una pieza al compositor Alejandro Pelayo que se estrenó este recital el pasado 27 de marzo en los Teatros del Canal. Entonces Irene Escolar estuvo a cargo de los recitados femeninos y David Gwynn acompañaba a la guitarra acústica, dobro y banjo a Pelayo al piano.

En este reestreno en la Sala Mirador, Juan Diego Botto mantiene la dirección y la voz masculina mientras que su hermana Nur Levi se hace cargo de la femenina, sin aquel acompañamiento de cuerdas que figuró en el estreno. El resultado es un espectáculo delicado, de sencilla factura, que sería remanso de paz e invitación a la meditación si no fuera turbado por un par de comentarios de actualidad que Botto introduce para, abusando de la figura de Whitman, hacer partidismo sobre el pin parental y el supuesto sambenito que supuestamente sufren los pobrecitos rojos, como si no ejercieran un poder predominante desde hace décadas en nuestra sociedad, opresivo y totalitario en el ámbito cultural especialmente.

Pero en fin, lamentando que se estropee la propuesta con tales ocurrencias, el enfoque, desarrollo y extensión de la propuesta se prestan a un rato gratificante de relajo espiritual de los que son tan escasos hoy día en los escenarios. Únicamente algunos recursos de iluminación, y la proyección en pantalla de las traducciones de los poemas introductorios en inglés, acompañan a la sobria pareja recitante desde sus banquetas y atriles y al pianista que interactúa con ellos, y que justamente este sábado era Pau Álvarez sustituyendo a Pelayo.

‘Leaves of Grass’ se caracteriza por su alegría y alabanza de los sentidos en un contexto de puritanismo protestante en el que las manifestaciones en primera persona y la expresión del uno mismo se consideraba irreverente, casi pecaminosa. Mientras la mayoría de la poesía anterior, especialmente la inglesa, se basaba en el simbolismo, la alegoría y la meditación en motivos religiosos y espirituales, este libro bajo la influencia de Ralph Waldo Emerson y el movimiento trascendentalista, exalta lo material, lo humano, como expresión divina. Fueron un precedente del movimiento Nueva Era de finales del siglo XX, y proponían una vía intuitiva a la unión con un principio divino universal basada en la capacidad de la conciencia individual, sin necesidad de milagros, jerarquías religiosas ni mediaciones.

Whitman era deísta, aspiraba al conocimiento divino través de la razón y la experiencia personal, en vez de por la fe o la tradición, y su eclecticismo religioso -respeto por todas las religiones sin quedarse con ninguna- fue un adelanto sobre posiciones hoy día trodavía muy minoritarias pero vigentes. En cuanto a su poesía, hoy resulta elemental aunque todavía vigorosa en el domino del verso libre y sus luminarias metafóricas. Borges lo admiraba aunque reconocería que ‘sus deliberadas enumeraciones no siempre pasan de catálogos insensibles’.

La selección de poemas puede discutirse, pero el director ha conseguido dar al espectáculo un ambiente unitario que discurre apaciblemente, en el que se intercalan datos sobre el personaje y la iniciativa. El recitado es correcto, en un tono sobrio alejado de excesos líricos, con algunas inflexiones erradas, y ciertos momentos de dicción oscura en el caso de Botto. Quizás su medio hermana, la actriz Nur Al Levi resulte algo fría. Los dos actores van elegantemente vestidos.

La música compuesta por Alejandro Pelayo -también en 1992, el compositor Robert Strassburg compuso una sinfonía coral inspirada en el libro- nos la presentan como adaptación al marco histórico y contexto social del poeta, una mezcla de aromas sureños en una época de transición en el que el jazz estaba en sus inicios. Es una creación madura y convincente, que huye de personalismos y está en esa línea intimista que practican hoy decenas de compositores-pianistas que han creado un nicho potente en la corriente minimalista ambiental, músicas que acompañan sin imponerse, que ayudan más que exigen a quienes las utilizan como fiel acompañante en sus labores de creación.

La propuesta va emparejada con un homenaje a Friedrich Hölderlin titulado ‘Volveré a mirarte sorprendido’, dirigido por María Botto, hermana de Juan Diego, ambos y Nur hijos de la actriz Cristina Rota, cuya Escuela de Interpretación es origen y parte esencial de esta Sala Mirador, pionera del circuito 0ff madrileño.

Walt Whitman y sus Hojas de Hierba no pueden ni deben ser mitificados. Una reciente biografía publicada en España -‘El dios más poderoso’, Toni Montesinos, editorial Ariel- muestra su lado oscuro y su desaforado autobombo, y hay críticos que no dudan en calificarlo de ‘divino impostor’. Su autobiográfia poética tiene cimas y valles, momentos exultantes y pasajes mortecinos. No obstante, su figura y su obra conservan valores perennes, y Pelayo y Botto han hecho en conjunto un digno trabajo.

VALORACIÓN DEL ESPECTÁCULO (del 1 al 10)
Interés: 6
Dramaturgia: 6
Música: 7
Interpretación: 7
Puesta en escena: 5
Producción: 5
Programa de mano: n/h
Documentación a los medios: 6

Sala Mirador
Sobre las hojas de hierba (Walt Whitman)
Del 24 de enero al 2 de febrero de 2020 (prorrogado 8 y 9 de febrero)
Dirección – Juan Diego Botto / Alejandro Pelayo
Reparto – Juan Diego Botto y Nur Levi
Música: Alejandro Pelayo
(En la representación del sábado 1 de febrero Alejandro Pelayo será sustituido
por Pau Álvarez.)

Autor

José Catalán Deus

Editor de Guía Cultural de Periodista Digital, donde publica habitualmente sus críticas de arte, ópera, danza y teatro.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído