El escocés se impuso por 6-3, 6-7 (5-7), 6-2 y 6-3 en tres horas y 20 minutos

El guerrero David Ferrer cae ante el británico Andy Murray en el Open de Australia

El número 3 del mundo jugará por sexta vez las semifinales del Abierto de Australia.

El guerrero David Ferrer cae ante el británico Andy Murray en el Open de Australia
David Ferrer. TN

El tenis español, que el pasado lunes 18 de enero empezó con 19 representantes en los cuadros individuales, se quedó sin jugadores en el Open de Australia cuando todavía restan cuatro días de competición. David Ferrer, el último que restaba en pie, cedió este miércoles a manos de Andy Murray por 6-3, 6-7(5), 6-2 y 6-3, en 3 horas y 20 minutos.

Murray, que está a una sola victoria de defender los 1.200 puntos de su última final en el torneo, se coló en su decimoctava semifinal de ‘Grand Slam’, la sexta en las pistas del Melbourne Park.

El escocés le tiene tomada la medida al español, no en vano le ha derrotado en los últimos seis precedentes.

La batalla a muerte entre David Ferrer y Andy Murray empezó al aire libre y terminó con el techo del Rod Laver Arena cerrado, bajo la tormenta que ennegrecía Melbourne.

El combate de gladiadores en el Arena de Melbourne se extendió durante durante casi toda la tarde, tres horas y 20 minutos de juego real, más el tiempo necesario para desplegar la cubierta del Arena.

Pero al final del combate prevaleció Andy Murray, que firma (será ante Raonic o Monfils) su sexta semifinal en el Abierto de Australia: fue por 6-3, 6-7 (5), 6-2 y 6-2.

La victoria de Murray deja al torneo oceánico de Grand Slam sin españoles en acción.

Para encontrar la última victoria del pupilo de Paco Fogués sobre Murray hay que remontarse a los octavos del Masters 1.000 de Shangái en 2014. Y esta vez, encima, le perjudicó que cerrarran el techo del estadio.

Ferrer llevó el marcador parejo hasta el inicio del tercer set. Con empate a una manga y 3-1 arriba para Murray, el supervisor del Abierto hizo acto de presencia en pista para comunicar a los jugadores que se iba a cerrar el techo en previsión de la tormenta que estaba llegando a Melbourne.

«Pero si no está lloviendo», se quejaba el español. Y es que para él no era lo mismo enfrentarse a Murray al aitre libre que hacerlo bajo techo, donde se hace más peligroso porque no hay elemento externo que le moleste.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído