Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

¿Es Siria cómplice o enemiga de Al Qaeda?

El ataque USA contra Siria perpetrado el 26 de octubre de 2008 suscita numerosas interrogaciones. Y ello porque todos los países árabes se caracterizan por una gran opacidad sobre el funcionamiento de los mecanismos reales de poder. Pero se plantean varias preguntas: ¿es cierto que se atacó a un grupo de Al Qaeda? y, en tal caso, ¿ese grupo actuaba con apoyo sirio o sin él?.

La cuestión ha sido planteada recientemente por un conocido analista, Florentino Portero, que llega a decir que

Siria «da apoyo a Al Qaida y Hizbolá«.

Afirmación esta mucho más radical que otra formulada hace algo más de un año cuando dijo:

Damasco ha perseguido a al-Qaeda, pero también le ha permitido el paso de terroristas hacia Iraq. Puede haber un acuerdo táctico, pero en el plano estratégico son enemigos.

¿Cómo es posible que un reconocido experto formule afirmaciones que pueden parecer contradictorias?. Por un lado se dice que Siria y Al Qaeda son enemigos. Por otro se dice que Siria «permite el paso de terroristas a Iraq».

En mi opinión es la primera tesis la que resulta verosímil. Y ello es así porque también en Oriente funcionan ciertas reglas de la lógica. Por ello hay que recordar estos datos:

1º. Al Qaeda es una organización terrorista suní que ha contado, y cuenta, con el apoyo de Arabia Saudí.

2º. El gobierno de Siria tiene en la cúspide a miembros de una minoría musulmana (los alawíes) odiada por los suníes.

3º. Arabia Saudía mantiene un enfrentamiento radical contra Siria. Como botón de muestra, Arabia Saudí boicoteó la cumbre de la Liga Árabe celebrada este año en Damasco en marzo.

4º. EE.UU. es aliado abierto de Arabia Saudí. Israel es aliado disimulado de este mismo país (véase, a título de ejemplo, «La guerra de Charlie Wilson»

5º. El gobierno sirio ha perseguido ferozmente a los integristas suníes. A título de ejemplo, recuérdese el modo en que el gobierno sirio hizo frente a los integristas «Hermanos Musulmanes» en 1982.

6º. La inestabilidad en Iraq no le conviene a Siria, pues ha provocado un éxodo de millón y medio de iraquíes a Siria, a los que este país, de 20 millones de habitantes aproximadamente, debe dotar de todos los servicios, sin ayuda exterior.

Esto son los hechos.

Por ello, el intento de vincular a Siria con Al Qaeda es, a mi juicio, erróneo. Eso sí, la segunda administración Bush ha lanzado afirmaciones parecidas en su campaña contra Siria e Irán. Esas afirmaciones han aparecido bajo la cobertura de «informaciones fiables de los servicios de inteligencia» para hacerlas aceptables a algunos.

Mi tesis aparece avalada por la interpretación de los hechos que ha ofrecido el Sunday Times de hoy de lectura imprescindible.
He aquí algunos fragmentos (recomiendo leerlo entero):

De acuerdo con una fuente, la operación de los servicios especiales se ha llevado a cabo con la cooperación total de los servicios de inteligencia siria

.

Los sirios temían que Abu Ghadiya (el principal objetivo del ataque) fuera un agente del fundamentalismo islámico hostil al régimen laico de Damasco

.

Sin embargo, el hecho de que la operación no saliera como se había planificado, obligó a Siria a escenificar una protesta.

Todo ello confirma lo que la lógica de los hechos nos hace deducir. Siria no es ni ha sido apoyo de Al Qaeda sino uno de sus enemigos.

Parece, pues, que la vinculación de Siria con Al Qaeda es una intoxicación, que no sólo contradice los hechos, sino que tiene antecedentes como el cuento de las las armas de destrucción masiva de Iraq (cuyas «fotos» presentó Colin Powell en el Consejo de Seguridad y que eran auténticas falsificaciones, como luego se supo). Si, efectivamente, esto fuera una desinformación padecida por conocidos analistas y por la opinión pública, la pregunta sería ¿a quien beneficia esta intoxicación?.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

– «ISIS sin velo» (25-XI-2015)

«Masacre de «Charlie Hebdo»: momento para algunos recordatorios» (11-I-2015)

Terrorismo islamista en Siria o el daltonismo políticamente correcto (10-I-2012)

Terrorismo y servicios de inteligencia: Wikileaks descubre el Mediterráneo (27-VII-2010)

La guerra contra el «terror» en el cine: revelaciones (29-III-2010)

Servicios secretos y terrorismo: ¿Quien proporciona los explosivos para los atentados? (3-XI-2009)

Terrorismo islamista y servicios de inteligencia: el efecto «bumerang» (20-X-2009)

Gravísima acusación: ¿entrena Israel a Al Qaeda? (19-IV-2009)

USA reconoce la conexión de «Al Qaeda» con los servicios secretos pakistaníes (12-IV-2009)

Al Qaida en Bombay: genealogía de otra mentira (5-I-2009)

¿Es Siria cómplice o enemiga de Al Qaeda? (2-XI-2008)

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído