Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

¿Qué hay detrás de la farsa del «yihadismo»? La justicia francesa se asoma al abismo

¿Cuántos de los atentados que dicen de «Al Qaida» son verdaderamente de «Al Qaida»? Un tribunal francés acaba de echar por tierra, siete años después, la tesis de que Al Qaida fue quien asesinó a 11 franceses en un hotel de Karachi (Pakistán). Y si no fue «Al Qaida». ¿quien fue? La justicia francesa apunta a los servicios de inteligencia de Pakistán. Otra nueva prueba de la siniestra conexión de los servicios secretos con el terrorismo. Pero la justicia francesa va más allá, ¿por qué fue? Y la respuesta nos asoma al abismo

Definitivamente, los de la ideología de la amenaza yihadista no ganan para disgustos. Uno de los atentados que incluían en el «curriculum» de Al Qaida no es obra de «yihadistas» sino que parece ser ¡oh, ¿sorpresa?! de los servicios secretos.
Pero lo que se empieza a conocer sobre el atentado de Karachi no sólo nos descubre quien está verdaderamente detrás del terrorismo, sino que nos descubre el por qué.

I. LOS HECHOS
1. El atentado.
Día 8 de mayo de 2002. Cerca del hotel «Sheraton» de Karachi, Pakistán, un suicida hace explotar un coche bomba. Resultado: 14 muertos. 11 de ellos técnicos e ingenieros franceses que participaban en la construcción de un submarino. Se trata del atentado con mayor número de víctimas extranjeras que ha habido en Pakistán.

2. Red de mentiras. Comienza la intoxicación de la opinión pública. Tesis oficial: ha sido Al Qaida.
Inmediatamente después del atentado se inicia el proceso de intoxicación de la opinión pública. La policía y el servicio secreto pakistaníes insinúan la responsabilidad de «Al Qaida» e incluso del servicio secreto indio. Y, por supuesto, el gobierno, la policía y los servicios secretos pakistaníes son entidades que sólo buscan la seguridad de los ciudadanos.
Reproduzco, traducidos, unos párrafos de una información de «Le Nouvel Observateur» de apenas unos días después (11 de mayo de 2002):

«no hemos visto esto nunca antes: el recurso al atentado suicida. …» ha subrayado el viernes el general Rashid Quereshi, portavoz del gobierno pakistaní.
El responsable reconoce que «este atentado suicida (supone) una dimensión completamente nueva y peligrosa» del terrorismo en su país. «El gobierno y el presidente han decidido actuar enérgicamente contra este acto terrorista y el uso de kamikazes» ha asegurado en una entrevista a la agencia Associated Press.
(…)
La red «Al Qaida» y los musulmanes extremistas pakistaníes son los principales sospechosos (…). Es el tercer ataque contra extranjeros en Pakistán desde que el presidente Pervez Musharraf ha prohibido en enero cinco movimientos islamistas, de los cuales la mayor parte tenían vínculos con la organización de Osama Ben Laden y se oponínan al apoyo de Islamabad a la guerra en Afganistán.
«Los elementos extremistas en Pakistán y Al Qaida están ciertamente muy descontentos de que Pakistán apoye tan fuertemente la guerra contra el terrorismo», estima el general Quereshi , que precisa que las fuerzas de seguridad pakistaníes están en pie de guerra.
(…)
La India, el gran rival vecino, ha condenado el atentado, pero el general Quereshi subraya que su país aún estudia la hipótesis de una implicación de Nueva Delhi.
«Investigamos para saber si servicios secretos extranjeros podrían manipular a elementos extremistas».
(…)
Más de 300 presuntos militantes islamistas han sido interrogados en el país después del atentado, de los cuales algunos pertenecerían a los movimientos «Yaish-e-Mohamed» y «Sipah-e-Sahaba». Los dos grupos son conocidos por tener vínculos directos con Al Qaida y sus dirigentes ha pasado tiempo en Afganistán bajo el régimen de los talibanes, según fuentes afganas y pakistaníes.

3. Detenciones para reforzar la tesis oficial.
Para reforzar la tesis oficial, la policía pakistaní detiene y acusa a un «yihadista». Le Nouvel Observateur informa de ello, el 19 de septiembre de 2002:

El gobierno pakistaní ha anunciado el arresto de 7 personas ligadas al terrorismo. Una de ellas «es sospechosa de haber ideado el atentado contra un autobús cerca del hotel Sheraton en Karachi
(…)
Todas las personas detenidas pertenecerían a una rama de la organización «Harkat-ul-Mujahdeen» que combate al Ejército indio en Cachemira y que es conocida por tener vínculos con la red «Al Qaida» de Osama Ben Laden.

4. Condenas a muerte para remachar la tesis oficial.
Para «consolidar» la tesis oficial no sólo hubo detenciones. Los tribunales también pusieron su «granito de arena», gracias a la existencia de una legislación «antiterrorista», según informa Le Nouvel Observateur el 4 de julio de 2003:

El tribunal antiterrorista de Karachi ha condenado el lunes a la muerte por horca a dos militantes islamistas reconocidos como culpables de haber organizado el atentado de 8 de mayo de 2002
(…)
Estoy satisfecho con el veredicto. Había pruebas abrumadoras contra los dos hombres y el juez ha tomado la decisión correcta», ha dicho el fiscal Maula Bakhsh Bhatti.
El abogado de los procesados ha anunciado que recurrirá. Ha estimado que el asunto debiera haber concluido con una absolución, pero, ha denunciado, «ha habido vicios de forma en los testimonios de la acusación».

5. … y dudas sobre la tesis oficial.
Sin embargo, pronto surgieron dudas. Según informaba el semanario francés L’Express (6 de abril de 2006):

Existen serias dudas sobre su implicación (de los detenidos), al menos en este asunto… Dudas que descansan sobre elementos materiales.
(…)
Los análisis (del explosivo) confirmados por expertos americanos revelan que se trata de explosivos rompientes, de tipo militar. Ahora bien, los detenidos y condenados utilizaban material artesanal (…)

II. LA IDEOLOGÍA DE LA «AMENAZA YIHADISTA» INCORPORA EL ATENTADO DE KARACHI A SU «ARGUMENTARIO»
Uno de los autores habituales de artículos sobre la «amenaza yihadista» (Manuel R. Torres Soriano) ha incluido el atentado de Karachi en la lista de atentados del «yihadismo» de «Al Qaida» en dos trabajos publicados en varias páginas webs. El asunto tiene su interés porque en el más reciente de esos trabajos sigue atribuyendo a «Al Qaida» los atentados de Bombay cuando ya se conocía la implicación de los servicios secretos pakistaníes en ellos:

¿Cuál será el próximo atentado de Al Qaeda? (14 de septiembre de 2006)
En este trabajo el atentado de Karachi se atribuía, sin duda, a Al Qaida.
Obsérvese, sin embargo, que ya cinco meses antes el semanario L’Express informaba de indicios sólidos de que esa tesis no era creíble.

Evaluando la amenaza yihadista: repercusiones para la Alianza Atlántica (7 de abril de 2009)

«En el programa ideológico del yihadismo se encuentra el deseo de expulsar cualquier tipo de influjo no islámico del mundo musulmán. (…) La tradicional preferencia por atacar embajadas, consideradas por los yihadistas como las antenas a través de las cuales los países occidentales controlan y subyugan al mundo musulmán, ha sido desplazada por el ataque contra otros objetivos menos protegidos, pero igualmente importantes, y repletos de simbolismo. Golpeando el turismo en estos países (…) se (…) compromete las fuentes económicas y debilita los regímenes políticos calificados de “apóstatas”. Este tipo de ataques pretenden igualmente que los musulmanes asocien la cercanía a determinadas marcas comerciales o emblemas extranjeros como una clara exposición al peligro. En esta línea, en los últimos años se han producido ataques (…) contra el hotel (…) Sheraton en Karachi, (…) y los más recientes y devastadores ataques contra intereses turísticos en Bombay.

Obsérvese que en este trabajo, publicado el 7 de abril de 2009, se siguen atribuyendo los atentados de Bombay al «yihadismo», a pesar de que quedó claramente demostrado, al menos desde principios de enero de 2009, la implicación de los servicios secretos de Pakistán en esos atentados supuestamente obra del «yihadismo» de «Al Qaida».

III. PERO NO ERA AL QAIDA NI EL YIHADISMO
Seis años después, los condenados fueron absueltos. Información del día 5 de mayo de 2009:

Asif Zaheer y Mohammad Rizwan habían sido detenidos en diciembre de 2002 y condenados el año siguiente por un tribunal antiterrorista por pertenencia a un grupo de activistas de Al Qaida.
(…)
«El tribunal ha estimado que la acusación no había establecido pruebas contra mis clientes», ha declarado el abogado Mohammad Faruq a Reuters.

IV. LO QUE LA FARSA DEL «YIHADISMO» OCULTA. EL ABISMO
El día 5 de enero de 2009 escribí en este blog:

También los atentados de Bombay han sido atribuidos a una organización «yihadista» de la «órbita de Al Qaeda». Y también aquí, el espantajo de la «amenaza» «yihadista» no es más que un medio de ocultar algo más grave y siniestro: la comisión de atentados terroristas por los servicios secretos bajo la cobertura de supuestos grupos islamistas.

Por lo demás, las implicaciones del servicio secreto pakistaní en las actividades terroristas y su instrumentalización de «Al Qaida» fueron reconocidas por el mismísimo Bruce Riedel, consejero del presidente Obama para asuntos de Oriente Medio en una entrevista en The Spiegel publicada el 8 de abril de 2009.
La conclusión es que no sería novedoso, para un verdadero experto en terrorismo, advertir la implicación de los servicios secretos.

Pero lo que está descubriendo la justicia francesa es aún más siniestro. No sólo se apunta directamente a los servicios secretos pakistaníes como autores del atentado-suicida de Karachi de 8 de mayo de 2002. Es que, y esto es igual de grave, el atentado sería la «respuesta» al fin del pago de comisiones por Francia a Pakistán a cambio de que este país comprase sus armas. Dicho de otra manera, el «terrorismo» aparecería como el «lenguaje» a través del cual los Estados tratan de asuntos económicos turbios.

Reproduzco esta escalofriante información de Le Nouvel Observateur, de 19 de junio de 2009:

La investigación sobre el atentado de Karachi se orienta hacia un «asunto entre Estados»
NOUVELOBS.COM | 19.06.2009 | 19:05

El atentado, que provocó 14 muertos, de entre ellos 11 ingenieros franceses en 2002, no estaría ligado a Al Qaida, sino que se habría cometido como represalia por el no pago de comisiones por Francia a Pakistán en el marco de la venta de submarinos.
(…)
(se trataría) de un «asunto entre Estados» en el que aparecen los nombres de Edouard Balladur, Jacques Chirac y Nicolas Sarkozy.
Según el abogado de siete familias de víctimas, Olivier Morice, que se ha reunido el jueves 18 de junio con los jueces antiterroristas Marc Trévidic e Yves Jannier, «la pista Al Qaida está totalmente abandonada. El móvil del atentado aparece ligado al fin del pago de comisiones» por Francia a Pakistán, en el marco de la venta de submarinos Agosta, precisa el abogado. Las «retro-comisiones» podrían haber formado parte de la financiación de la campaña electoral de Edouard Balladur en 1995, por medio de una sociedad (Heine) creada con el consentimiento de Nicolas Sarkozy, en aquel momento ministro de Presupuestos.
Esas comisions se habrían parado con la llegada de Jacques Chirac a la presidencia de la República en 1995, a fin de que las «retro-comisiones» destinadas a financiar la campaña de Edouard Balladur, Primer Ministro antes de la llegada de Jacques Chirac a la presidencia «no fuesen pagadas» afirma el abogado Oliver Morice.
(…)
Según este escenario, el atentado de Karachi habría sido cometido en represalia por el no pago de comisiones distribuidas por el actual jefe de Estado pakistaní, Asif Ali Zardari, entonces Primer Ministro, ha añadido Magali Drouet, (…) defendida por Oliver Morice. «Se trata de un asunto entre Estados, que implica a Francia, Pakistán y Arabia Saudí, recaudadora de fondos para Pakistán», ha añadido. Esta pista habría surgido bruscamente en 2008, en el marco de una investigación sobre presuntos hechos de corrupción y venta de armas.
(…)
Uno de estos documentos, bautizado Nautilus, y no firmado, hablaba de una «instrumentalización» de militantes islamistas por miembros de los servicios secretos pakistaníes y del Ejército. Indicaba que «el atentado de Karachi ha sido realizado gracias a las complicidades del Ejército (pakistaní) en el seno de las oficinas de apoyo a las guerrillas islamistas» de los servicios secretos pakistaníes.

Si por unas comisiones ilegales se asesina a 14 personas, ¿cuánto vale eliminar a un gobierno?

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido