Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Campaña contra Aminatu (I): convirtiendo a la víctima en «chantajista»

Aminatu es «culpable». Esta es la consigna del Gobierno español, el marroquí y sus respectivos apoyos, en la izquierda y en la derecha. La obscena maniobra trata de desviar la atención sobre el hecho fundamental: el caso Haidar se produce porque España y Marruecos han violado la ley y los derechos humanos.

I. LOS HECHOS.
Recordemos una vez los hechos objetivos.
Aminatu Haidar fue detenida en el Sahara Occidental ocupado por Marruecos, fue privada de su pasaporte y deportada, contra su voluntad.
Pero para consumar la deportación se exigía que un país se hiciera cómplice obligando a entrar en su territorio a la deportada. Ese país fue España, que obligó a Haidar a entrar en nuestro territorio, contra su voluntad y sin estar documentada. Una vez dentro de España, el Gobierno le impide volver al Sahara Occidental.

II. LA ESTRATEGIA DE DIVERSIÓN.
El Gobierno, y sobre eso ya hablaremos, no ha hecho ningún «esfuerzo» por solucionar el origen del problema que sufre Haidar, que no es otro que estar privada del derecho de volver a su casa y con su familia.
En lo que sí están haciendo esfuerzos los Gobiernos español y marroquí y sus voceros, es en eliminar el «problema» echando la culpa a la víctima.

Es curiosa la convergencia de argumentos de Marruecos y ciertos sectores de la izquierda (El Plural),la derecha (Abc, grupo Intereconomía, Arcadi Espada o José García Domínguez) y los que están con la derecha o la izquierda según mande (Ónega). Según esta argumentación, España y Marruecos serían las «víctimas» de Aminatu Haidar que les estaría «chantajeando». El mundo al revés… sobre todo si hay intereses inconfesables por medio.

¿Quien es la víctima?
¿Es víctima el Estado marroquí que ha encarcelado y torturado a Haidar o es víctima Haidar que sufrió las mazmorras y las torturas?
¿Es víctima el Estado marroquí que somete a Haidar a un interrogatorio de 13 horas o es víctima Haidar que sufre ese interrogatorio?
¿Es víctima el Estado marroquí que le quita su pasaporte a Haidar o es víctima Haidar que se queda sin él?
¿Es víctima el Estado marroquí que la deporta de su país, el Sahara Occidental, donde tiene su casa y su familia o es víctima la madre a quien alejan de sus hijos?
¿Es víctima el Estado español que, para hacer un favor a Marruecos, la embarca contra su voluntad sin pasaporte ni documentación, o es víctima Haidar que es llevada sin su consentimiento a un destino desconocido?
¿Es víctima el Estado español que la prohibe salir hacia su país o es víctima Haidar a quien prohiben viajar a su país?

Está claro. Para Marruecos y esta derecha las víctimas son el «pobre» e «indefenso» Estado español o el pobre Estado marroquí.

La consecuencia de este repugnante proceso de culpabilización de la víctima es considerar que Haidar hace «chantaje» al Estado español. Ahí está como testimonio el indecente artículo de Espada comparando a Aminatu Haidar (una mujer defensora de los derechos humanos que nunca ha usado la violencia) con De Juana Chaos (un terrorista asesino). Según esta tesis (empleada en ciertos sectores de la derecha y de la izquierda) tanto De Juana como Haidar «chantajean» al Estado.

Pero ¿qué es un chantaje?
Hasta que Espada sentó la «nueva doctrina» parecía claro que un chantaje era una exigencia por la presión o la fuerza de algo a lo que NO se tenía derecho.
Esto era lo que ocurría con De Juana, que exigía algo a lo que no tenía «derecho».

III. LAS CONSECUENCIAS PARA TODOS NOSOTROS.
Pero a partir de ahora, resulta que reclamar un derecho es «chantajear». A partir de esta nueva doctrina se concluye que:
– si alguien reclama su derecho pacíficamente se convierte en un «chantajista»
– y quien viola el derecho se convierte en «víctima».

Y ahora pensemos que cualquiera de nosotros viviéramos lo que vive Aminetu.
¿Queremos ese futuro?
El que piense que ese es un sueño deseable que apoye a estos voceros de la izquierda servil y la derecha de intereses inconfesables
El que piense que eso es una pesadilla totalitaria que apoye a Aminetu. Porque si consiguieran hacérselo hoy a Aminetu, mañana nos lo podrían hacer a cualquiera de nosotros. Incluso a los que ahora llaman a Haidar «chantajista». Y es que Aminetu somos todos. También ellos.

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído