Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Argentina certifica el fracaso de la diplomacia de Rajoy

Ya es oficial: hoy 16 de abril el gobierno de Cristina Fernández ha iniciado el procedimiento para expropiar YPF, la empresa argentina de la que Repsol es propietario mayoritario. Se trata de un golpe durísimo no sólo para una de las principales empresas españolas en el extranjero, sino también para la diplomacia del gobierno de Rajoy. Quedan para una antología del ridículo las declaraciones del ministro de Industria, José Manuel Soria diciendo el día 14 de abril que el conflicto se «encauza».

I. RAJOY VÍCTIMA DEL INCUMPLIMIENTO DE SU PROGRAMA EXTERIOR
Rajoy ganó las elecciones prometiendo un cambio radical, profundo, en la política española. Y ese cambio radical, profundo, era para apartarse del modelo que, bajo Rodríguez Zapatero, llevó a España a las cotas más bajas de prestigio exterior en su historia, con un jefe de gobierno que era el hazmerreír mundial y que no dudaba, pese a presumir de «demócrata», de alinearse con un autócrata que no sólo es la negación del principio democrático, sino que es responsable de violaciones graves de derechos humanos: un tal Mohamed VI.
Sobre la mesa había dos modelos bien claros de política exterior:
uno, el que había liderado Aznar, que llevó a España a la cima de su prestigio e influencia internacional durante décadas: un modelo articulado sobre las buenas relaciones con USA y el Reino Unido a cambio de contraprestaciones, con una presencia creciente en Hispanoamérica y con un anclaje político en Argelia en el norte de África;
y el otro, el que lideró Rodríguez, rompiendo radicalmente con la política de Aznar y que llevó a España a la sima de nuestro prestigio en siglos: un modelo basado en la sumisión al eje franco-marroquí, en la sumisión a USA a cambio de nada, despreciando lo que supone Hispanoamérica; y apoyando al neo-imperio islamista otomano.

La sorpresa vino cuando Rajoy en vez de dar un giro radical para corregir una situación provocada a su vez por el giro radical que previamente dio Rodríguez a la política de Aznar (escenificada en la vergonzosa retirada de Iraq, al tiempo que, para hacerse perdonar enviaba más soldados a la guerra -perdón, misión de «pazzzz»- de Afganistán) decidió continuar la política exterior del zapaterismo. Grave es que esa continuidad sea contraria a lo que el propio Rajoy había prometido, pero más grave es el destrozo que está causando a España.
El hecho es que el primer líder con que se entrevista Rajoy es el francés Sarkozy, que es quien más está haciendo para hundir a España, y el primer viaje al exterior que hace es a Marruecos, pese a que este país tiene un interés muy, muy secundario para la economía española.

II. LA CRISIS DE REPSOL Y LA ERRÓNEA POLÍTICA EXTERIOR HACIA EL NORTE DE ÁFRICA
Repsol es una empresa muy importante que ha terminado por ser víctima de los turbios intereses de los políticos que influyen en la misma. Hay dos niveles políticos que influyen sobre Repsol: el gobierno español y el gobierno regional catalán (pues la Caixa catalana es uno de los principales accionistas de esa empresa). Ambos no han cesado de tomar iniciativas políticas contrarias a los intereses de esta empresa, sin que los directivos de la misma, al menos públicamente, hayan hecho lo mínimo para corregir el despropósito. Así les va.
– Una de las primeras medidas del gobierno de Rodríguez fue bloquear las prospecciones petrolíferas de Repsol en aguas españolas, en Canarias. Ocho años después el nuevo gobierno de Rajoy, en una decisión acertada, las ha reactivado. Ocho años perdidos para Repsol sin que conste que la empresa haya hecho nada por evitarlo. Y si esta fue una de las primeras medidas de Rodríguez… una de las últimas fue apoyar la guerra contra Gadafi, poniendo en peligro la explotación y las concesiones que Gadafi hizo a Repsol en Libia. Recordemos, en honor de la verdad, que la participación española contra Gadafi, promovida por el gobierno Rodríguez fue apoyada por el PP y por CiU.
– El otro nivel político que influye en Repsol es el de la Generalidad de Cataluña. ¿Y qué vemos ahí? Pues una sospechosa inclinación hacia Marruecos
El hecho es que se ha atacado a uno de los gobiernos que apoyaban a Repsol (Libia) y se ha ignorado a uno de los gobiernos que podría haber dado enormes posibilidades de negocio a Repsol (Argelia).

Cuando se inicia el proceso de expropiación de YPF en Argentina, casi cuatro meses después de que el nuevo presidente del Gobierno español tomara posesión de su cargo, Rajoy no había hecho ningún viaje Hispanoamérica, a pesar de que iba a ser uno de los «ejes» de su prometida política exterior. Para más inri, Rajoy inicia mañana un viaje a México y a Colombia… ¡¡¡y no va a Argentina!!!

Y no sólo eso. Casi cuatro meses después, Rajoy sigue sin haber viajado a Argelia, nuestro aliado objetivo estratégicamente en lo político y en lo económico.
Esta es la situación cuando José Manuel Soria López y José Manuel García-Margallo y Marfil siguen siendo, cuando escribo estas líneas, ministros respectivamente de Industria y de Asuntos Exteriores.

ARTÍCULOS DE ESTA SERIE

Sarkozy y Mohamed VI, o el fracaso de la diplomacia de Rajoy

La política exterior de Rajoy a la deriva (IV): Unión Europea

La política exterior de Rajoy a la deriva (III): Argelia

La política exterior de Rajoy a la deriva (II): Oriente Medio

La política exterior de Rajoy va a la deriva (I): Marruecos y Sahara Occidental

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído