Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Crisis con Bolivia: García-Margallo destroza el prestigio de España

La crisis con Bolivia es algo mucho más grave que un «vodevil». Constituye una grave violación del Derecho Internacional Público por Francia, Portugal y España. Sorprende por ello que el ministro español de Asuntos Exteriores, del que es difícil encontrar una sola decisión acertada, diga que nuestro Gobierno no debe disculparse ante el gobierno de Bolivia. Reproduzco aquí la carta que el gobierno boliviano ha enviado a Naciones Unidas porque creo que ayuda grandemente a entender la crisis actual.

Estamos, como bien ha dicho José Luis Manzanares, ante un hecho bastante más grave que un «vodevil». Puede gustar o no la persona y la política de Evo Morales. A mí, particularmente, no me gusta. Pero Evo Morales es el jefe del Estado de Bolivia y representa a su Estado. Y en cuanto tal jefe de Estado se merece un respeto que los tratados internacionales garantizan.

El lamentable comportamiento del Gobierno español es difícil de explicar. ¿Se ha producido por una decisión personal del Ministro? Si es así, debe dimitir. ¿Se ha producido por un deficiente asesoramiento? Si es así los asesores deben ser inmediatamente destituidos. Pero esto produce un gravísimo daño a la imagen de España de la que dice estar tan preocupado este ministro.

Para entender la crisis producida tentemos que partir de una correcta descripción de los hechos. Evo Morales viajó a Moscú a una cumbre de Estados productores de gas. Ese viaje lo hizo porque varios Estados habían PREVIAMENTE dado su consentimiento a que el avión presidencial sobrevolara su espacio aéreo. Ahora bien, DESPUÉS de despegar de Moscú de vuelta a Bolivia, varios países que antes habían dado su autorización de sobrecuello se lo denegaron. Esto obligó a Evo Morales a un aterrizaje de emergencia, dificultando el despegue del avión rumbo a su destino. Es indiferente, a estos efectos, la causa alegada para la denegación del sobrecuello que, repito, YA se había otorgado cuando el avión presidencial de Morales había despegado de Moscú.

Con este contexto, creo que es posible entender mejor la carta oficial de protesta que el Gobierno de Bolivia ha presentado ante el Secretario General de Naciones Unidas y que revela que, a día de hoy, Bolivia goza de una diplomacia mejor que la española. Los subrayados son míos.

Naciones Unidas

A /67/923
Asamblea General
Distr. general 5 de julio de 2013
Original: español

Sexagésimo séptimo período de sesiones
Tema 69 del programa
Promoción y protección de los derechos humanos

Carta de fecha 3 de julio de 2013 dirigida al Secretario General por el Representante Permanente del EstadoPlurinacional de Bolivia ante las Naciones Unidas

Con profunda indignación, me permito poner en su conocimiento y por suintermedio al conjunto de los Estados Miembros de la Organización de las Naciones Unidas, la flagrante violación al derecho internacional y a la seguridad personal y libertad de movimiento del Sr. Presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales Ayma.

Después de participar en la Segunda Cumbre del Foro de Países Exportadores de Gas realizada en Moscú (Federación de Rusia), entre el 1 y el 2 de julio, el Presidente Morales emprendió el viaje de retorno hacia Bolivia a bordo del avión presidencial FAB 001, contando con todas las autorizaciones necesarias para surcar el espacio aéreo de los países que estuvieran en la ruta.

Sin embargo, cuando la nave ya se hallaba en vuelo, a pocos minutos de ingresar al espacio aéreo francés, la República de Francia anunció el retiro del permiso de sobrevuelo previamente otorgado. Asimismo, la República de Portugal adoptó idéntica determinación, retirando el permiso de sobrevuelo del avión presidencial así como el permiso de aterrizaje para que la aeronave pudiera reabastecerse de combustible.

Por su parte, en una primera instancia, el Reino de España condicionó el sobrevuelo y posterior aterrizaje del avión en Canarias a un requerimiento de revisar la nave y sus pasajeros. Naturalmente, por razones de dignidad y en uso de las inmunidades que el derecho internacional le garantiza, el Presidente Morales rechazó tal condición.

Debido a la evidente emergencia que ponía en riesgo la seguridad y la vida del Presidente Morales, su comitiva oficial y la tripulación, la nave tuvo que tomar una ruta alternativa y hacer un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de Viena (Austria) donde permaneció por más de 12 horas, esperando que los permisos desobrevuelo necesarios para retornar a Bolivia fueran restituidos.

En ese sentido, deseo traer a su atención lo establecido en las normasinternacionales, principalmente la Convención de Viena de 1961, donde estánvexplícitamente establecidas las inmunidades y privilegios otorgados a los representantes de los Estados, así como otras donde se señala que los jefes de Estado son personas internacionalmente protegidas y que es obligación de los Estados tomar todas las medidas apropiadas para prevenir cualquier ataque a la persona, libertad o dignidad de las personas internacionalmente protegidas.

El Estado Plurinacional de Bolivia considera que además de la flagrante violación a lo establecido en el derecho internacional sobre la materia, que constituye un atentado a las más elementales normas de la diplomacia a las queestán obligados los Estados, se ha cometido una injustificable agresión al Presidente constitucionalmente electo, en virtud a su posicionamiento político, que ciertamente incomoda a los poderes globales que creen que aún poseen autoridad imperial sobrelas naciones del mundo.

Por estas razones, solicitamos a través suyo que la comunidad internacional en pleno conozca y se pronuncie contra esta agresión en contra de la integridad de un Jefe de Estado de un miembro de la Organización de las Naciones Unidas que muestra con claridad que las libertades y los derechos más elementales pueden someterse a los intereses de unos pocos en desmedro de la mayoría.

Hacemos un llamado a la comunidad internacional a que actúe oportunamente, para que este hecho no quede en la impunidad y así evitar que se siente un nefasto precedente que podría afectar en lo sucesivo a otros dignatarios y representantes diplomáticos, poniendo en riesgo la pacífica convivencia y el respeto mutuo entre Estados.

Le agradecería que tuviese a bien hacer distribuir la presente carta comodocumento de la Asamblea General en relación con el tema 69 del programa, sinperjuicio de las otras acciones que pueda llevar adelante el Estado Plurinacional de Bolivia.

(Firmado) Sacha Llorentty Solíz
Representante Permanente

POST-DATA
1) Recomiendo, sobre este asunto la lectura del artículo de Enrique Gimbernat, Catedrático de Derecho Penal, sobre este asunto titulado «El avión del Presidente«.

2) Ahora el ministro García-Margallo dice que está «dispuesto a pedir disculpas» a Morales si hubo algún «malentendido».
El ministro, inasequible al ridículo y continuando con su política de engaños y mentiras dice que España «no revocó» el permiso de sobrevuelo.
Si uno lee la carta del representante de Bolivia en Naciones Unidas se verá que Bolivia NO HA DICHO QUE ESPAÑA HAYA REVOCADO EL PERMISO DE SOBREVUELO. Lo que ha dicho Bolivia, Y NO HA NEGADO EL MINISTRO es esto:
Por su parte, en una primera instancia, el Reino de España condicionó el sobrevuelo y posterior aterrizaje del avión en Canarias a un requerimiento de revisar la nave y sus pasajeros. Naturalmente, por razones de dignidad y en uso de las inmunidades que el derecho internacional le garantiza, el Presidente Morales rechazó tal condición.

García-Margallo superándose.

POST-DATA (16-VII-2013)
Más de una semana después del incidente, el Gobierno español ha pedido disculpas a Evo Morales.
Más vale tarde que nunca, pero ¿no se podría haber hecho al día siguiente?
Una prueba más de que con García-Margallo, la diplomacia española va mal, muy mal.

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído