Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

Empresario de USA estafado por el majzen denuncia imposibilidad del Estado de Derecho en Marruecos

Mal de muchos… Por si sirve de consuelo a alguno, basta decir que el majzen marroquí no sólo estafa a empresarios españoles. También estafa a empresarios, y muy ricos, norteamericanos. Es el caso de John Paul DeJoria, empresario que se implicó en una operación petrolífera en Marruecos que resultó una gran estafa. DeJoria, que está intentando recuperar su dinero, ha demandado a sus socios marroquíes en un tribunal de Texas (Estados Unidos) vista la imposibilidad de hacerlo en Marruecos por la falta de garantías judiciales.

I. EL ESCÁNDALO DEL FALSO PETRÓLEO DE TALSINT, EL MAYOR RIDÍCULO DE MOHAMED VI
El 20 de agosto de 2000, apenas un año después de subir al trono, Mohamed VI protagonizó el mayor ridículo de su reinado. En tal día pronunció un discurso anunciando a su pueblo que había encontrado petróleo en Talsint.
Hay que recordar que no sólo el incauto pueblo marroquí, sino también algún periodista español supuestamente experto en cuestiones petrolíferas, le creyó y publicó en un libro aparecido tiempo después que Marruecos se había convertido en una potencia petrolífera…. haciendo caso omiso a la advertencia que yo mismo le hice para que no se creyera la propaganda del régimen. Hay que reconocer que al periodista no le ha ido mal pues le hicieron años después director de una importante agencia gubernamental.
Inútil buscar ese discurso en las páginas oficiales de Marruecos.
ESTÁ BORRADO.
También en Marruecos hay discípulos de Orwell.

II. EL ESCÁNDALO FINANCIERO DE TALSINT Y LA ESTAFA AL MULTIMILLONARIO NORTEAMERICANO DEJORIA
En la sociedad que iba a explotar ese supuesto petróleo había dos millonarios norteamericanos, John Paul Dejoria (dueño de «Skidmore Energy») y Michael Gustin. Ambos formaron una empresa llamada «Lone Star» para este objetivo junto a socios marroquíes. Posteriormente, la sociedad cambió su nombre por el de «Maghreb Petroleum Exploration» (MPE) y pasó a estar controlada por Mulay Abdellah Alaui un primo de Mohamed VI.
A fin de avanzar en la exploración y presumida explotación del petróleo de Talsint se hizo necesario para «Lone Star» contratar a costosísimas empresas especializadas en perforación. Dado que «Lone Star» estaba subcapitalizada hubo que capitalizarla, para lo cual entró un fondo con sede en Liechtenstein, propiedad de un millonario saudí amigo de la familia real marroquí (Salah Kamel). El fondo se llamaba «Armadillo», aunque luego cambió su nombre por el de Mideast Fund for Morocco (MFM).
El problema se suscita cuando el fondo «Armadillo» encarga a KPMG-Marruecos una auditoría sobre «Lone Star». En esa auditoría no figuraban los gastos que el millonario norteamericano Dejoria había realizado en «Lone Star» a través de su sociedad «Skidmore».
El hecho, por tanto, es que los socios (marroco-saudíes) que entraron en el capital de «Lone Star» no asumieron los costes que había realizado el socio norteamericano.
Todo este escándalo lo ha analizado bien el que quizá sea el periodista marroquí que mejor conoce los escándalos económicos del majzen, Ali Amar.
Por cierto, en 2007, un periódico crítico con el régimen, «As-sahifa» publicó una carta de uno de los propietarios de «Skidmore Energy», Michael Gustin, diciendo que pagó una comisión de 13 millones de dólares a Mohamed VI a cambio de la concesión de licencias de prospección petrolíferas en Marruecos.
El diario marroquí, tras la publicación, primero «pidió disculpas» y luego anunció la «suspensión provisional de la publicación por ‘razones de disfunción de la gestión‘»

III. LA EMPRESA NORTEAMERICANA «SKIDMORE ENERGY» TRATA INGENUAMENTE DE DEFENDER SUS INTERESES ANTE LA «JUSTICIA» MARROQUÍ…
Lo cierto es que los propietarios de «Skidmore energy» se sintieron estafados y quisieron recurrir a los tribunales.
Su error fue pensar que podían hacerlo ante los tribunales «marroquíes».
En 2002 iniciaron un proceso ante lo que consideraban como «justicia» marroquí. El proceso concluyó en 2009 con la condena de los demandantes (DeJoria y Gustin). El 31 de diciembre de 2009, el tribunal mercantil de Rabat condenó a ambos a pagar 122 millones de dólares, en concepto de daños y de intereses, a las empresas «Maghreb Petroleum Exploration» (MPE, ex -Lone Star) y «Mideast Fund for Morocco» (MFM, ex-Armadillo) que, como se ha dicho antes, están controladas, respectivamente, por el príncipe Mulay Abdellah Alaui y el jeque saudí Salah Kamel.

IV. … PERO UNA VEZ CONOCIDA INICIA UN PROCEDIMIENTO EN LOS TRIBUNALES DE ESTADOS UNIDOS ALEGANDO QUE EN MARRUECOS NO EXISTE EL ESTADO DE DERECHO
Como informa «Maghreb Confidentiel» en su número 1082 el ex-patrón de «Skidmore Energy», el millonario norteamericano John Paul DeJoria intenta, desde junio de 2013, convencer al tribunal federal de Texas para que declare «nula e inaplicable» la sentencia de condena del tribunal mercantil de Rabat.
DeJoria se halla defendido por los bufetes «Minton, Burton, Bassett & Collins» y «Baker & McKenzie», John-Paul DeJoria. Por su parte, los demandados se hallan defendidos por Azeddine Kabbaj (marroquí, abogado también de ABN AMRO, Sheraton y Méridien en Casablanca) y por Abed Awad (socio de Awad & Khoury en Nueva Jersey).

El perjudicado, DeJoria, articula su defensa en tres ejes que convirten este proceso en una auténtica causa contra el sistema judicial marroquí.
En primer lugar, cuestiona la competencia de la justicia marroquí.
En segundo lugar, denuncia una grave infracción de las formas procesales pues, ni el inicio del proceso en el año 2002 ni la conclusión final en 2009 le fueron notificados a DeJoria en la forma debida en cualquier Estado de Derecho.
Y, en tercer lugar, declara la falta de imparcialidad de la «justicia» marroquí desde el momento en que resulta implicado implicado en el proceso un pariente de Mohamed VI. En este sentido, la defensa de DeJoria ha presentado un documento de una importancia trascendental. Según publicó Maghreb Confidentiel, en su número 1087, DeJoria requirió en 2005 los servicios de un abogado francés, Bernard Dessaix, para defenderle en su proceso judicial en Marruecos. Ahora bien, el abogado francés rechazó defender a DeJoria con unos argumentos demoledores. Según Maghreb Confidentiel (traduzco):

DeJoria ha presentado un correo del abogado parisino Bernard Dessaix, al que contactó en 2005 para que le defendiera en Marruecos. Éste declinó el ofrecimiento, respondiendo que sería «peligroso» para DeJoria incoar un proceso que implique a un primo del rey, y que ningún abogado extranjero podría «poner en cuestión la palabra de un descendiente del profeta» sin correr riesgos.

Gustin, el socio de DeJoria en «Skidmore energy» fue uno de los invitados a la cena que Bill Clinton ofreció a Mohamed VI en la Casa Blanca. Pudo pensar que ello blindaba los negocios en Marruecos. Se equivocó.

@Desdelatlantico

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído