Desde el Atlántico

Carlos Ruiz

El monstruo del Brexit devora a sus creadores: fracaso de Boris Johnson

La UE ha acordado otorgar, sin determinar aún el plazo, una nueva prórroga para el Brexit. Así que, salvo sorpresa de última hora, el 31 de octubre no habrá Brexit. En el improbable caso de que haya Brexit, Boris Johnson habrá conseguido, por fin, un triunfo. Pero si, finalmente, no se produce el Brexit en esa fecha estaremos ante el enésimo FRACASO de Boris Johnson.@Desdelatlantico..

 

I. CUANDO SE CONFUNDE LA INFORMACIÓN CON LA FABULACIÓN.

Es triste ver cómo un periódico que presume, o presumía, de seriedad, puede confundir la información con la fabulación. Es lo que ha ocurrido al «ABC», que en un delirante artículo de su «Adjunto al director» y «Enviado especial a Londres» tituló el 21 de octubre «Johson se sale otra vez con la suya» en relación con el «culebrón» del Brexit. Ya era llamativo que dijera que «otra vez» se sale con «la suya» en el tema del Brexit, donde Johnson no ha hecho sino cosechar fracasos judiciales y parlamentarios. Pero es que dos días después de publicado este delirio, el mismo diario publicó un artículo, firmado ya por otra persona, con un título elocuente: «El Parlamento hunde el Brexit de Johnson».

 

II. EL FRACASO DE BORIS JOHNSON

Boris Johnson accedió al puesto de Primer Ministro británico tras una dura campaña de acoso a su antecesora, Theresa May,considerada demasiado «entreguista» en el acuerdo que consiguió firmar con la Union Europea para proceder a la salida del Reino Unido de la organización (el Brexit). Johnson pertenece a la elite inglesa, habiendo estudiado en Eton y Oxford. Es, sin duda, un individuo culto y divertido. Pero gobernar un Estado tiene algo más de dificultad que dirigir un semanario de opinión.

El asunto es que Johnson se ha comprometido, solemnemente, a proceder al Brexit el 31 de octubre y todo parece indicar que no va a poder conseguir su objetivo.

– El 2 de septiembre Johnson dijo que el Reino Unido saldría de la UE el 31 de octubre, sin excusa ninguna («No Ifs No Buts«).

– El 5 de septiembre Boris llegó a decir que “preferiría estar muerto en una zanja sntes que pedir una prórroga del Brexit” («‘I’d rather be dead in a ditch than delay Brexit«).

– Qué decir del penoso espectáculo de las tres cartas enviadas por Johnson al comisario de la UE el 19 de octubre… diciendo en una una cosa, en otra otra, enviando una con firma, la otra sin firma…

 

Pero todo ha sido en vano y a pesar de tan rimbombantes declaraciones no ha dejado de cosechar fracasos.

Ante la imposibilidad de ganar dentro del Reino Unido la batalla un diario de la órbita conservadora, el «Telegraph», filtró el  (patético) conejo que Johson escondía en la chistera: Hungría vetaría en la UE la solicitud de prórroga. Como lo leen: ¡Hungría!

Pero mal debe haber ido lo de Hungría cuando ahora, tras la enésima derrota parlamentaria, Daniel Kawczynski, uno de los secuaces de Boris en el Parlamento implora a Polonia ¡a Polonia! que vete la prórroga. La misma Polonia de la que vienen los miles de trabajadores que querían echar con el Brexit y que ciertos descerebrados nacionalistas ingleses han llegado a agredir en la isla.

El hecho es que, si finalmente, el 31 de octubre, no hay Brexit, Johnson debería, según sus propias palabras, estar muerto en una zanja. Pero no lo estará, dejando en evidencia cual es el valor de sus palabras.

 

III. UN ÚLTIMO Y DESESPERADO INTENTO: LAS ELECCIONES ANTICIPADAS

La última esperanza de Boris Johnson es que, TRAS solicitar una prórroga (obligado, ciertamente, por una ley, la Benn Act, que no ha tenido mayoría para cambiar) que DESTROZA sus promesas… , pueda conseguir que la oposición parlamentaria le permita convocar elecciones anticipadas, pues de acuerdo con la ley (Fixed Term Act), desde 2011 se exige una mayoría de 2/3 del Parlamento para disolver anticipadamente la Cámara.

Ahora bien, esta nueva finta se encuentra con ciertas dificultades.

Desde el punto de vista interno, para la oposición es de interés que

(1) o bien Boris no consiga el Brexit en TODA la legislatura (lo que sería un fracaso tremendo… que daría votos al partido pro-Brexit de Nigel Farage, en detrimento del partido conservador de Johnson)…
2) o bien Johson consiga un Brexit, eso sí, TRAS la prórroga que Johnson dijo que no iba a pedir, un y tenga que aplicarlo, lo que dará oportunidad a la oposición de comprobar si, como teme, el Gobierno de  Johnson está mintiendo cuando dice que «su» acuerdo de salida es mejor que el que firmó Theresa May.

Alguien podría pensar que Johnson podría intentar derogar la ley que le impide convocar elecciones sin la aprobación de 2/3 del Parlamento para lo que sólo necesitaría una mayoría simple (que no ha tenido en ninguna votación clave, por cierto). Se especula incluso que el Partido Nacionalista Escocés (SNP) apoyaría esta iniciativa. Pero es dudoso que el SNP tenga interés en ello pues, por un lado, el SNP es partidario de seguir en la UE y, por otro lado, no parece que le pueda interesar que obtenga una eventual mayoría absoluta su mayor enemigo, Boris Johnson.
Parece que el tiempo ahora juega a favor de la oposición y no del Gabinete de Boris.

Johnson podría también dimitir, pero eso sería la más brutal confesión de su fracaso.

 

IV. EL BREXIT, ¿UN TRAJE DEMASIADO GRANDE O DEMASIADO INCONVENIENTE?

En junio de 2016 fui de los MUY pocos que pensaban que el Brexit podía ganar el referéndum… como así fue. En aquel momento dije que el Brexit beneficia, más que a nadie, a la Unión Europea. Por eso mismo, porque creo que es una decisión que favorece a la UE y perjudica al Reino Unido, cabe plantearse si todo este «culebrón» al que estamos asistiendo es sólo el fracaso de unos políticos incompetentes o es una farsa para continuar en la Unión Europea. Una de dos:

– o Johnson y su gente (los Rees-Mogg, Gove, etc.) forman el grupo dirigente británico (culto, sí) más incompetente del que hay memoria y competiría en «Jugadas maestras» con cierto grupo de  políticos regionales españoles de triste evocación;

– o esa inutilidad es fingida para hacer imposible el Brexit que la tan despreciada Theresa May SÍ  estuvo a punto de hacer posible… razón por la cual habría sido «oportunamente» destituida.

 

Autor

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental Universidad de Santiago de Compostela

Recibe nuestras noticias en tu correo

Carlos Ruiz Miguel

Catedrático de Derecho Constitucional
Director del Centro de Estudios sobre el Sahara Occidental
Universidad de Santiago de Compostela

Lo más leído