ZP bate el récord de España en creación anual de parados

ZP bate el récord de España en creación anual de parados

(PD).- Un nuevo record para ZP. El incremento del paro en 103.085 personas el mes pasado ha elevado la tasa de desempleados a cotas que no se alcanzaban desde 1998 y ha ratificado las estimaciones de la UE, que atribuye a España el mayor paro de Europa con una tasa próxima al 11%.

Tras el agosto más negro de la Historia, ya hay más de 2.530.000 personas sin trabajo en nuestro país, un mal dato que refleja la gravedad de la crisis y que califica por sí solo la gestión económica del Gobierno socialista.

El paro no ha dejado de crecer desde octubre. En lo que va de año se han perdido nada menos que 501.705 puestos de trabajo, lo que equivale a un incremento del 25%.

Nunca antes el desempleo había crecido con tanta rapidez. En términos absolutos, no cabe duda de que Zapatero ha batido el récord de España en creación anual de parados. En contra de sus propias estimaciones, la tasa de paro no sólo supera ya el mejor de los datos de Aznar (10,24%), sino que aumenta a una velocidad desconocida incluso durante los años más aciagos del felipismo.

Circunstancias como que el sector más afectado sea el de la construcción y que, según el INEM, el 45% de los dos millones y medio de parados tengan «pocas o muy pocas» posibilidades de recolocación vienen a confirmar también los peores pronósticos sobre el grado de deterioro de la economía.

Nada menos que un 70% de los desempleados registrados en el último año proceden de la construcción, pilar de un modelo productivo obsoleto y que requiere cambios en profunidad para mejorar la competitividad; por ejemplo, flexibilizando el mercado laboral y reduciendo el gasto de las administraciones.

Que en el resto de sectores también haya aumentado el paro pone de manifiesto además las dificultades del actual modelo para absorber el desempleo del ladrillo.

Admitir que los datos son «objetivamente malos», como hizo ayer Zapatero, no es suficiente. El Estado ha visto reducidos sus ingresos vía impuestos y, sin embargo, los gastos en prestaciones se han disparado.

Impelido por los malos datos de la economía, y con la intención de transmitir la idea de que por fin toma la iniciativa, el presidente se ha comprometido a anunciar el próximo día 10 en el Congreso medidas singulares de empleo destinadas a los trabajadores de la construcción en paro.

El ministro de Trabajo, que hoy se reunirá con los sindicatos y la patronal en el marco del diálogo social, ya ha adelantado que el Gobierno quiere que los desempleados trabajen en «actividades de interés colectivo», como la prevención de incendios o determinados servicios a la comunidad, mientras estén en paro. Zapatero se equivocará si en lugar de presentar propuestas de alcance acordes con la gravedad de la situación se limita a improvisar medidas cosméticas para maquillar la estadística.

Por otro lado, la frivolidad con que el número dos socialista restó ayer importancia al drama del desempleo no anima a confiar precisamente en la capacidad del Gobierno para afrontar la crisis. José Blanco aseguró que los españoles viven mejor que nunca «aunque alguno tiene algún problema». Pues, exactamente, ya son 2.530.001 los ciudadanos con un muy serio problema. Tal vez él se merecería ser el siguiente

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído