El organismo vaticina que Pedro Sánchez lleva a España a la ruina

Tremendo palo del FMI a la política económica del Gobierno PSOE-Podemos

Critica la subida de sueldos a funcionarios y el 0,9% a los pensionistas: "Va más allá de mantener su poder adquisitivo"

Tremendo palo del FMI a la política económica del Gobierno PSOE-Podemos
El socialista Pedro Sánchez, el PSOE y la crisis en España. PD

Tremendo palo del Fondo Monetario Internacional al socialista Pedro Sánchez, su colega Pablo Iglesias y su multitudinario equipo.

El FMI no sólo alerta de que la segunda ola de covid-19 en España amenaza con retrasar la recuperación hasta 2025, sino que también se ha mostrado duro contra el Gobierno español por haber aprobado una subida de sueldos para funcionarios y pensionistas.

Según el organismo, esta subida representa una amenaza contra la sostenibilidad fiscal de España los compromisos adquiridos por el Gobierno para incrementar de forma permanente los niveles de gasto corriente mediante el alza de las pensiones y de los salarios de los empleados públicos, mientras que ha recomendado extender los ERTE en función de la evolución de las perspectivas económicas.

En su escenario base, el Fondo proyecta que la economía española registre este año su peor comportamiento en más de medio siglo, con una contracción del PIB del 12,8%. Si bien el próximo año deberíamos experimentar una recuperación parcial, con un avance del 7,2%, impulsado por las medidas de distanciamiento social y las ayudas del Fondo Europeo de Recuperación, la economía real no alcanzará su nivel previo a la pandemia hasta 2023. Incluso cuando esto ocurra, la tasa de desempleo seguirá siendo elevada. De hecho, el paro no recuperará los niveles pre-pandémicos en los próximos cinco años.

En el último informe anual sobre la economía española del FMI, la institución internacional expresa su apoyo a la decisión de extender los ERTE hasta enero de 2021 y añade que «se deben considerar otras extensiones dependiendo de las perspectivas económicas y sanitarias», informa Europa Press.

En este sentido, sostiene que el Gobierno debería estar preparado para calibrar y ampliar de forma flexible otras medidas de apoyo en el caso de que se materializasen algunos de los riesgos a la baja contemplados, para lo que serán útiles los nuevos recursos provistos por la UE y el apoyo de la política monetaria del BCE.

Sin embargo, el FMI subraya que «deben evitarse los compromisos de elevar permanentemente los coeficientes de gasto corriente, por ejemplo a través de la masa salarial y las pensiones (públicas), dado el elevado déficit fiscal estructural y las presiones de gasto a largo plazo derivadas del envejecimiento de la población».

A este respecto, la responsable de la misión del FMI para España, Andrea Schaechter, ha advertido de que el consenso de subir las pensiones públicas en línea con la inflación, originalmente con el objetivo de mantener el poder adquisitivo de los pensionistas, ha dado como resultado de la evolución de la economía en los últimos años y de la no implementación de algunas reformas pactadas, una brecha en la que los pensionistas no solo han mantenido dicha capacidad, sino que esta ha aumentado.

«Los incrementos de las pensiones no solo han mantenido el poder de compra sino que han ido más allá», ha señalado Schaechter, quien ha advertido de la presión para la sostenibilidad del sistema que supone la demora en la aplicación de algunas de las reformas que se habían contemplado.

El FMI ha señalado que las cuentas públicas del Gobierno para los Presupuestos Generales de 3021 son optimistas tanto en el crecimiento que se prevé como en los ingresos. Según ha dicho, el hecho de que el Ejecutivo de Pedro Sánchez apunte a una recuperación en la actividad de alrededor del 10% en 2021 en comparación del 7% que prevé el FMI, hace que ambas previsiones sean difícilmente encajables.

«El panorama macroeconómico que sustenta el proyecto de presupuesto del Gobierno es optimista», apunta el representante de la misión del Fondo Monetario Internacional que ha sido encargada de realizar el examen anual de la economía del país, recogido en el informe ‘Artículo IV’, que atribuye las discrepancias principalmente al impacto del uso de fondos de la UE y al multiplicador asociado.

Más ingresos

Asimismo, advierte de que, si bien el déficit general para 2021 previsto por el Gobierno está en línea con el nivel proyectado por el personal del FMI, las proyecciones de las autoridades españolas se sustentan sobre una previsión de ingresos más sólida y un plan de gastos más expansivo, incluyendo la introducción de impuestos a las transacciones financieras y servicios digitales, aumentos en los impuestos sobre la renta dirigidos a personas de altos ingresos y grandes empresas, medidas para mejorar la fiscalidad ambiental, así como los esfuerzos para luchar contra el fraude fiscal.

«Además del impacto de los fondos de la UE, la evolución de la pandemia marcará la recuperación. Un resultado del PIB del cuarto trimestre más débil de lo proyectado dificultaría el crecimiento del PIB real proyectado para 2021», añade.

En este sentido, no obstante, el representante del FMI explica que las suposiciones del personal del Fondo se hicieron antes de la publicación del presupuesto, por lo que será necesario un análisis adicional una vez que se disponga de más detalles sobre los planes de recuperación específicos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído