Economía

¿Merece la pena la prohibición de la Libra?

¿Merece la pena la prohibición de la Libra?
¿Merece la pena la prohibición de la Libra? RS

La libra esterlina (pound sterling en inglés, símbolo monetario: £) es la moneda del Reino Unido así como de las Dependencias de la Corona y de algunos territorios británicos de ultramar. En sus demás territorios coloniales se usan diferentes divisas pero fijadas a la esterlina: la libra gibraltareña, libra malvinense y libra de Santa Elena según wp. Su símbolo monetario es £ y proviene del latín libra, que se refería a la unidad de masa. Una libra se divide en cien peniques.

El nombre oficial completo, libra esterlina (en plural, libras esterlinas), es usado sobre todo en contextos formales y también cuando es necesario distinguir la moneda que se usa en el Reino Unido de las que se utilizan en otros países y que tienen el mismo nombre. El nombre de la divisa —pero no los nombres de sus unidades— a veces es abreviado solamente a «esterlina», particularmente en los mercados financieros de venta al por mayor; por ejemplo «pago aceptado en «esterlinas», pero no «eso cuesta cinco esterlinas». Las abreviaturas «ster.» o «stg.» son usadas ocasionalmente. El término libra británica es usado comúnmente en situaciones menos formales, aunque no es un nombre oficial de la divisa. La esterlina es una antigua moneda inglesa de plata esterlina, una aleación de un 92,5% de plata y un 7,5% de cobre y/u otros metales, y con una masa de 1,555 gramos o 1/240 de una libra troy.

Está fuera del control democrático. Pondrá demasiado poder en manos de una corporación gigante. Nos robará nuestra intimidad, y terminará siendo manipulada para hacer a algunos multimillonarios – y a un multimillonario en particular – aún más obscenamente ricos. Hay un montón de preguntas difíciles de hacer acerca de la nueva moneda Libra planeada por Facebook. Pero en la última semana, Francia y Alemania han dejado claro que quieren dar un paso más y prohibirla por completo, mientras que los bancos centrales de todo el mundo la someten a examen esta semana antes de decidir si debe permitirse, según recoge el autor original de este artículo Matthew Lynn en eleconomista y comparte Francisco Lorenson para Periodista Digital.

Pero esperen: no hay nada de malo en examinar cómo podría funcionar Libra y establecer los reglamentos que sean necesarios para proteger a los consumidores. Pero prohibirlo es sin duda un paso demasiado lejos. ¿Por qué? Porque nos perderemos todos los beneficios potenciales de la innovación en divisas. Y porque el control estatal del dinero no es necesariamente mejor que el control estatal de cualquier otra cosa. El resto de Europa puede prohibir Libra si así lo desea, pero Reino Unido debería aceptarla y defender la libertad monetaria.

Queda por ver si Libra realmente funcionará, o si Facebook puede hacer que despegue. Sin embargo, es ciertamente ambicioso. El gigante de las redes sociales planea lanzarla el próximo año como una criptodivisa independiente, usando tecnología similar a Bitcoin pero vinculada a una cesta de monedas en circulación para que su valor sea estable. Con su vasta red de usuarios -hay 2.000 millones de personas en Facebook y 1.500 millones en su sistema WhatsApp- podría ser la vía que popularice las criptodivisas, creando una forma barata y fácil de comprar y vender productos digitales. Por otra parte, es posible que no nos ofrezca nada que no podamos hacer con nuestras tarjetas de débito, o Paypal, o cualquiera de las muchas formas diferentes de pagar por objetos en línea y mover dinero que ya existen. Lo sabremos una vez que esté en marcha. Si ofrece algo genuinamente nuevo y útil, entonces funcionará. Y si no lo hace, probablemente se desvanecerá silenciosamente, al igual que Facebook Home (¿lo recuerda? No, yo tampoco) el intento de la compañía de 2013 de convertirse en la pantalla de inicio de tu teléfono o Facebook Deals, su intento de 2011 de rivalizar con plataformas de ofertas como Groupon. Al igual que el resto de gigantes de la tecnología, la compañía de Mark Zuckerberg intenta muchas cosas nuevas, y algunas de ellas son éxitos, y la mayoría no.

Excepto si usted vive en la UE no tendrá la oportunidad de averiguar si es útil o no. Parece que Libra va a ser prohibida en todo el continente.Así lo dijo el ministro de Finanzas de Francia, Bruno Le Maire la semana pasada. Dado que Alemania ha informado de que ve con buenos ojos esa opción, parece probable que esto ocurra. Mientras tanto, representantes de 26 bancos centrales, incluyendo la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra, se reunieron con ejecutivos de Libra en Basilea el lunes para preguntarles sobre sus planes. No cabe duda de que ellos mismos tomarán sus propias decisiones sobre si debe permitirse pronto.

¿Cuál es el problema de Francia con Libra? Según Le Marie, es una amenaza para la «soberanía monetaria». ¿En serio? Dejemos de lado el hecho de que las quejas sobre las amenazas a la soberanía monetaria están fuera de lugar en el país que inventó el euro, que fue, con diferencia, el mayor atentado a la capacidad de los países para controlar su propia soberanía. Hay un principio más importante en juego. La libertad monetaria es más importante que la soberanía, y el Reino Unido debería defenderla.

Francia avisa de que la UE no autorizará la Libra, la criptomoneda de Facebook
Es cierto que hay preguntas sobre las ambiciones de Facebook de crear un nuevo sistema monetario. Tiene que ser seguro, para empezar. Hay que proteger a los clientes. Debería aumentar la estabilidad monetaria, no amenazarla. La privacidad debe ser respetada. Deberían existir salvaguardas para asegurarse de que no sea utilizado por criminales o terroristas. Y no debería convertir a Facebook en un monopolio mayor de lo que ya es. Todas estas son demandas razonables, y la compañía necesita ser capaz de responder a esas preguntas antes de que sea lanzada. ¿Pero una prohibición antes de que se haya intentado? Eso es ir demasiado lejos. ¿Por qué? Hay dos razones.

En primer lugar, con el auge de las monedas digitales estamos asistiendo a un período de intensa innovación. Bitcoin es, por supuesto, el ejemplo más exitoso, pero hay muchos otros, desde Litecoin hasta Ether y Ripple. En el último recuento, había 1.600 monedas digitales (lo que suena como si fueran demasiadas, para ser sincero). Y hay muchas otras formas nuevas de realizar pagos, incluso si no son monedas de cobertura completa. En una economía global cada vez más digital, tiene mucho sentido tener una divisa que también sea digital. Sin embargo, lo importante es esto. A menos que permitamos que se prueben muchas ideas nuevas, no sabremos qué funciona y qué no. Sólo un puñado de esas 1.600 empresas criptográficas tendrán éxito, y posiblemente sólo una de ellas, al igual que hace dos décadas surgió un gran minorista de Internet (Amazon), un motor de búsqueda (Google) y una red social (ya sabes quién). Sin permitir que muchas alternativas sean lanzadas libremente, nunca sabremos cuál será la mejor.

Facebook dice que su criptomoneda Libra estará regulada por el supervisor suizo
A continuación, el control estatal de las divisas no es más recomendable que el control estatal de cualquier otra cosa. De todas formas, se trata de una innovación bastante reciente. Solíamos tener el patrón oro, por supuesto, y eso funcionaba en gran medida fuera del control de los gobiernos. Algunos países tenían sistemas bimetálicos basados tanto en oro como en plata (Francia del siglo XIX lo intentó, al igual que Estados Unidos en un momento dado, y Argentina, aunque es cierto que este último no es un gran ejemplo de estabilidad económica). Muchos sistemas monetarios diferentes han sido probados en diferentes momentos. Los bancos centrales controlados por el Estado que emiten dinero fiduciario son sólo uno de ellos, y aunque en muchos aspectos ha funcionado perfectamente, eso no significa que no podamos encontrar algo mejor. El transporte aéreo fue una serie de monopolios nacionales controlados por el Estado durante mucho tiempo, por ejemplo, y también lo fueron los sistemas telefónicos, y luego decidimos entregarlos a un mercado libre siempre que se cumplieran las normas de seguridad. Eso fue una mejora, y la privatización del dinero también podría serlo. De nuevo, no lo sabremos a menos que lo intentemos.

En realidad, deberíamos simplemente permitir a las personas la libertad de tratar con los demás de la forma que elijan, ya sea en criptodivisas o en monedas tradicionales. Europa puede prohibir Libra ya que el continente parece cada vez más decidido a aislarse de todas las formas de innovación tecnológica. Pero si lo hace, el Reino Unido debería aceptarlo con entusiasmo. Claro, puede que funcione o no. Pero las verdaderas recompensas siempre provienen de abrazar la libertad y la innovación, y, especialmente después de Brexit, el Reino Unido debería ser un campeón de esos dos valores.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético y innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído