Vuelven los espejos cóncavos

Como es jornada de reflexión me ha parecido un buen día para hablar de fútbol y eso…

Mientras toma Federico
un pastel en Santa Ana,
Arrabal se desayuna
unos churros con cazalla,
y los huesos de Velázquez
de Ramales se levantan
cuando don Ramón María,
lejos de estuprar criadas,
en el callejón de Gato
lucha con patatas bravas,

porque
no se puede mirar en los espejos
que un madridista rompió;
porque
el Real Madrid es el esperpento
del Madrid que quiero yo.

Pega Poli en La Rosilla,
Pablo y Mule en Malasaña.
Juan Luis y Tova conviven
con más de quinientas razas.
Mierda de Puerta de Hierro,
donde Cela va y la caga,
donde muriera Durruti,
cribado por rojas balas,
estremecidas de pena
maúllan todas las gatas,

porque
no se pueden mirar en los espejos
que un madridista rompió;
porque
el Real Madrid es el esperpento
del Madrid que quiero yo.

Interpretada por La CamadaThe Master Disaster Gang”, con música de La Camada.

Bueno, a ver si no los rompen ni los quitan más. Por cierto, un cotilleo: ¿saben que en la época de Valle los espejos estaban enfrente y no en donde las bravas? Y otro: yo fui al concierto del cartel de arriba donde tocaron esta canción y llegué tarde y no la oí, jo!

Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído