Envases mas ligeros y sostenibles para el vino, de bodegas Emina

Dentro de su política de sostenibilidad y medio ambiente, las bodegas Emina estudia la implantación de nuevos envases más ligeros y sostenibles para reducir un 20% sus emisiones y su consumo de energía. El programa EEA Grants financia esta investigación para el ecodiseño de un envasado más ligero, con mayor resistencia térmica, totalmente reciclable y con menor impacto ambiental.

Este nuevo ecodiseño, denominado PEF, se obtiene a partir de subproductos agrícolas y alimentarios, lo que permitirá a la empresa minimizar residuos y reducir su impacto. Así, PEF hará más competitiva a las bodegas Emina para entrar en mercados que valoran la conciencia medioambiental y permitirá, por ejemplo, vender vino en aerolíneas escandinavas.

Y ya hay historial al respecto, ya que Emina, del Grupo Matarromera, fue designada en 2012 la pyme española más sostenible por la Comisión Europea a través de la Fundación Entorno: se autoabastece con energías limpias, mide la huella de carbono en la producción vinícola e investiga en nuevos métodos productivos contra el cambio climático. Ahora, Emina será una de las empresas españolas que contarán con fondos del programa EEA Grants, financiado por los países de Noruega, Islandia y Liechtenstein, así como por el Ministerio de Ciencia e Innovación de España, a través del CDTI, dentro de la convocatoria 2014.

Esta investigación se sitúa en el ámbito del compromiso riguroso de Emina y el Grupo Matarromera con la sostenibilidad medioambiental, siendo uno de los exponentes del sector enológico a nivel nacional e internacional en esta materia y una de las pymes españolas más reconocidas por su permanente innovación al respecto.
EEA Grants
financia un proyecto de desarrollo de ecodiseños, tanto en viñedo como en bodega, para la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) en bodegas y un estudio de viabilidad del uso de PEF (furanoato de polietileno) para la comercialización de vino en aerolíneas noruegas.

Existen, por tanto, dos objetivos: reducir las emisiones y el consumo energético del proceso productivo un 20% con respecto al proceso actual, y obtener como principal innovación un nuevo material para envasado de vino, PEF, con unas propiedades mejoradas respecto al PET (material sintético muy usado en envases de bebidas): mayor resistencia térmica, mejores propiedades aislantes y mayor vida útil del producto (mayor barrera al paso de O2, CO2 y vapor de agua desde el ambiente hacia el interior de la botella) un peso más ligero que el PET y, en consecuencia mucho más que el vidrio, lo cual dará lugar a una reducción importante de la huella de carbono y un menor impacto ambiental asociado a la producción de vino.

Todo esto supondrá una mayor competitividad y diferenciación del producto frente a la competencia, lo que permitirá a su vez la introducción en nuevos mercados dónde hay una mayor conciencia medioambiental, como son los países nórdicos, en especial Noruega, más estricto en legislación ambiental. Debido a la experiencia de la empresa en la introducción de vino en aerolíneas (Iberia, American Airlines, British Airways), el objetivo de esta propuesta es focalizar el mercado principalmente en las aerolíneas noruegas y escandinavas.

El proyecto se ha dividido en distintas actividades: estudio de viabilidad del PEF en el embotellado de vino, implementación de ecodiseños, cuantificación de las emisiones de GEI y eficiencia del proceso energético mediante ecodiseños, estudio de la viabilidad económica de la aplicación de PEF en el sector vinícola y guía de buenas prácticas.

El programa de eficiencia energética y respeto medioambiental de la empresa se estructura a través del proyecto “Matarromera Sostenible en Planeta Tierra”, un plan de acción sostenible que fue galardonado en 2012 por el Premio Europeo de Medio Ambiente, sección española, otorgado por la Fundación Entorno y entregado por los entonces Príncipes de Asturias, actuales Reyes de España.

Este grupo bodeguero se ha destacado siempre por su preocupación medioambiental, y esta es la razón de que aquí lo reseñemos. A modo de ejemplo, podemos subrayar que se trata del primer grupo bodeguero con certificación Aenor del cálculo de huella de carbono para conocer el impacto real que tiene la producción de tres de sus vinos sobre el medio ambiente. Concretamente, cada botella de Emina Verdejo emite 829 gramos de CO2 equivalente, 1,4 kg de Emina Crianza y 1,1 kg de Matarromera Crianza. El paso siguiente es reducir y compensar emisiones en las futuras añadas. Buen camino el emprendido, ¿verdad?

Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído