Diez retos absurdos en las redes sociales y las víctimas del selficidio 4/4

Una nueva campaña informativa de la Policía Nacional y la compañía Orange advierte de los riesgos de seguir retos virales y extremos que pueden incluso provocar la muerte. Pues bien, como les hemos venido contando aquí, en el libro Mi vida por un «like», de David Ruipérez, se analiza el comportamiento de los menores en las redes sociales y además sirve de guía a los padres para guiarles en su vida digital. Tras haber hablado de este libro y de su contenido en general, de los niños youtubers en particular y de cómo evitar que los niños caigan en la dictadura de los «likes», les hablamos hoy de algo que incluso llega a ser titular de os informativos televisivos: los retos virales, con lo que concluimos esta serie de cuatro entradas sobre el interesante libro del periodista David Ruipérez.

En este caso, los retos virales tienen que ver con el hecho de producirse entre muchos menores el deseo de imitar a sus referentes “influencers” y youtubers, llegando a la obsesión por destacar y conseguir seguidores al precio que sea: es esto lo que está detrás de las exhibiciones públicas de comportamientos peligrosos.

Y es que la adolescencia, como todos sabemos, es una etapa de la vida que favorece cometer estupideces de todo tipo, desde beber más que nadie a colarse en una obra, casa en ruinas o cualquier otro lugar donde poner en peligro la integridad física. Pero una vez más, las redes sociales amplifican y difunden al mundo las mayores imprudencias e insensateces posibles y, lo que antes quedaba confinado a una pandilla en una tarde de verano, se convierte en un fenómeno global que se expande como una mancha de petróleo en el mar.

La Policía Nacional advirtió hace poco de que aunque los retos virales pueden ser cómicos o inocentes como el llamado “10 Years Challenge”, en el que se comparan fotos de hace años con otras de la actualidad; y otros nacen con un fin solidario, como el “Ice Bucket Challenge”, en el que sus protagonistas –incluidos personajes famosos- se echaban cubos de agua helada para concienciar sobre la ELA, también existen retos que suponen una forma rápida para sufrir lesiones o perder directamente la vida.

Mi Vida por un «like», analiza el uso que hacen niños y adolescentes de las redes sociales y la influencia que sobre ellos tienen “influencers”, youtubers, instagramers y otros ers. A lo largo de varios capítulos distintos expertos analizan cómo el fervor por destacar en las redes y conseguir “Me gusta” y nuevos seguidores lleva a buscar las fotos y los vídeos más espectaculares, a subirse a la cornisa de un edificio o grabarse en un vehículo en marcha. Varias personas han perdido la vida recientemente por conseguir la foto definitiva.

Asimismo, la red, como advierten desde la Policía, está plagada de retos y desafíos sin sentido, pero que repiten cámara en mano cientos de miles de personas. Estos son algunos de los más destacados de los últimos años:

1. Comer canela: esta especia obviamente no es tóxica en sí misma, pero cuando introducimos una cucharada en la boca con el fin de grabar la desagradable reacción y las muecas que hará el insensato protagonista del vídeo se formará una pasta que puede conducir a la asfixia. En la misma línea, otra moda fue la de ingerir varias galletitas saladas de una vez, algo que también puede taponar las vías respiratorias.

2. Atados con cinta americana: los amigos atan o envuelven gran parte de su cuerpo a modo de momia con cinta americana o de embalaje y la persona aprisionada debe liberarse de sus ataduras. A veces incluso el individuo es suspendido en el aire cuando se le ata a una columna o una farola. Los problemas dermatológicos por tratarse de cintas muy adhesivas y los propios de la circulación de la sangre están servidos.

3. La sal y el hielo: no pocos problemas dermatológicos ha causado la moda de poner un poco de sal en cualquier parte del cuerpo para después aplicar un cubito de hielo. Hay que aguantar el mayor tiempo posible el calor extremo que se sentirá en la zona. La reacción abrasiva causa quemaduras y lesiones en la piel.

4. Plátanos y refrescos: de nuevo algo relacionado con la “nutrición”. Una persona se come dos plátanos casi sin respirar y después un refresco con muchas burbujas. El resultado, un repugnante vómito. ¡Qué gran aportación a la humanidad!

5. Cáscara de plátano: ¿quién no recuerda las graciosas caídas de los personajes de cómics o dibujos animados cuando pisaban una cáscara de plátano que había en el suelo? La grabación en vídeo de espectaculares golpetazos al pisar -aposta- la piel de la fruta ha provocado traumatismos y severas lesiones medulares.

6. Comer un cactus: otro de los sinsentidos que hace dudar de la evolución humana. Cogemos una planta pinchuda y nos la comemos como si fuera un pepino. Sin palabras.

7. Abrasar y cortar objetos: otro reto, que encima implica un gasto de dinero sólo por un puñado de visualizaciones, son los vídeos en los que por ejemplo se pone al rojo vivo un cuchillo y con su hoja incandescente empezamos a cortar objetos tales como una juguete, una lata o un teléfono. Quien juega con fuego…

8. Triturar o aplastar: es verdad que eso de destrozar cosas a veces se ha usado como terapia antiestrés y cuando se ve a cámara superlenta resulta espectacular observar cómo un objeto revienta en mil pedazos o se deforma. Esta temática de vídeos consiste en introducir en una trituradora un juguete o distintos materiales o en una prensa hidráulica para que queden aplastados. Implican un poco menos de riesgo que los anteriores retos virales, pero no por eso tiene mucho sentido.

9. Los labios de Kylie Jenner: la menor del clan Kardashian es una celebrity en la vida real y en las redes sociales. Su rostro destaca por sus gruesos labios y es lo que pretenden conseguir un importante número de seguidores -por la vía rápida- para hacerse una foto o vídeo. Lo que hacen es introducir la boca en un vaso o recipiente vacío y absorber el aire hasta hacer el vacío y conseguir unos espectaculares labios hinchados. Sin embargo, esta deformación de la boca se produce por la rotura de los capilares sanguíneos que llegan hasta los labios.

10. Condom challenge: la verdad es que visto a cámara lenta resulta bastante espectacular, pero el peligro de este juego es más que evidente. Se coge un preservativo y se llena de agua para después soltarlo sobre la cabeza de otra persona. Cuando funciona, el condón se cierra sobre el cráneo y aplasta las facciones del protagonista del vídeo y queda muy gracioso, pero ese “globo” con agua impide respirar al individuo hasta que lo revienta o se lo quita de alguna forma.

“Algunos de estos comportamientos son temerarios y otros simplemente estúpidos, ideas ‘de bombero’ que difunden los youtubers más gamberros y los chicos -ellos mayoritariamente- los imitan sin pensar en las consecuencias. Resulta sorprendente cómo se expanden estos retos, son la parte más banal de las redes sociales porque también hay retos solidarios o muy simpáticos. Lo que está claro es que la foto perfecta o un vídeo con millones de reproducciones no valen una vida”, nos indica el autor.

David Ruipérez
(Madrid, 1979) es un periodista con dilatada trayectoria en la información de salud, ciencia y tecnología. Actualmente es coordinador de contenidos en el Departamento de Comunicación del Consejo General de Enfermería de España y durante muchos años fue jefe de sección en el diario La Razón, donde estuvo al frente del prestigioso y veterano semanario dominical A tu salud. Es colaborador en distintos medios de comunicación y autor de libros divulgativos como Mi mente es mi enemigo y El carnívoro feliz.

Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Recibe nuestras noticias en tu correo

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído