Queirón de Gabriel Reserva 2011, primer vino de Queirón, testimonio de su fundador y tributo a su sueño

Queirón de Gabriel Reserva 2011, primer vino de Queirón, testimonio de su fundador y tributo a su sueño

Decíamos ayer que hoy continuaríamos hablando de Queirón de Gabriel 2011 para concluir nuestro recorrido por los vinos de la bodega de Rioja Oriental Queirón, y lo hacemos también celebrando el Día del Apóstol Santiago con este excelente reserva. Recuerdo que previamente hablamos ayer de un monovarietal de garnacha, El Arca 2018, el otro día de Mi Lugar 2018 y hace un poco más de Queirón Tempranillo Blanco Lágrima en Tinaja 2019, Nº 2 de los Ensayos Capitales de Queirón en la Rioja Oriental. Puede averiguar más sobre estos vinos en los links que en este párrafo incluyo, teniendo en suma un recorrido por cuatro de los excelentes vinos de esta bodega riojana que atiendo al nombre de Queirón.

El nombre, claro, hace referencia a Gabriel Pérez, todo un visionario del vino. En 2011 comenzó a alumbrar un sueño y una idea. El sueño de Queirón en el histórico Barrio de Bodegas de Quel y la idea de un vino excepcional procedente de dos viñedos de altura únicos en su especie. Quel, en uno de los extremos orientales de la D. O. Ca. Rioja, es además su pueblo, donde hace más de treinta años recogió el testigo de sus padres y fundó su primera bodega. El primer vino de Queirón, testimonio de su fundador y tributo a su sueño.

Y el vino procede de dos viñedos de altura: La Pasada (790 metros) y El Pozo (650 metros). Un coupage de dos tesoros. La tempranillo (83 %) idílica de La Pasada y la graciano (17 %) profunda de El Pozo. Uvas procedentes de una doble selección, la cúspide de dos viñedos emblemáticos. La esencia perfecta de lustros de viticultura. Dos variedades sustanciales de Rioja con absoluta afinidad con el entorno.

La Pasada es un viñedo situado en la zona más agreste de la Sierra de Yerga en la que hace más de treinta años Gabriel Pérez plantó tempranillo en un espacio excepcional por su altura y en el que se concita la confluencia absoluta de los tres climas que definen la Rioja de los vinos: la influencia atlántica de la Sierra de Cantabria, la continental de las estribaciones de la Sierra de la Demanda y la luz mediterránea y cálida de la apertura hacia el valle del Ebro. Un viñedo con tres climas que explica por sí mismo la filosofía de Queirón. Además, sus pronunciadas pendientes facilitan la creación de corrientes de aire que favorecen la sanidad de la viña, la amplitud térmica diaria que en los meses de verano ofrece taninos aterciopelados y una equilibrada maduración de sus frutos. Su tierra es pobre, arenosa y con presencia de piedras y arcillas viejas.

El Pozo se sitúa por debajo de La Pasada, entre los parajes de La Rad y Hoyo Judío, y contiene un buen número de microparcelas de las que sólo se seleccionan las más privilegiadas. Su tierra es muy pobre, principalmente arenosa, con alguna arcilla y constante presencia de cantos de río tan característicos de los suelos queleños. La graciano, una de las variedades más minoritarias en Rioja, encuentra en este espacio un lugar asombroso para su desarrollo.

La cosecha de 2011 procede de una añada calificada como Excelente por el Consejo Regulador, y se caracterizó por la calidez de la primavera y el verano y por la escasez de precipitaciones. El viñedo apenas sufrió la incidencia de plagas y enfermedades y mantuvo un excelente estado vegetativo y sanitario hasta el final del ciclo. La producción fue moderada y las condiciones climatológicas permitieron alargar el estado óptimo de maduración de las uvas y seleccionar con absoluto mimo las parcelas de La Pasada y El Pozo que ofrecieron los mejores frutos para el primer vino de Queirón. La vendimia se extendió hasta finales de octubre y se realizó de forma manual siempre a primera hora de la mañana en cajas de 10 kilos. En el viñedo se realizó la primera selección de los mejores racimos y se conservaron en frío a 4 ºC durante 24 horas antes de proceder con la elaboración. Se procedió a la maceración prefermentativa durante cinco días con temperaturas inferiores a 5 ºC, a la fermentación con una maceración muy larga (más de 18 días) a temperatura controlada entre 22 y 26 ºC, en tanto que la maduración de 24 meses en barrica nueva de grano extrafino. 70% de roble francés y 30% de roble americano, con diferentes tostados que aportan complejidad al vino. Posteriormente, Queirón Reserva permaneció más de 36 meses en botella a la temperatura y humedad natural del calado subterráneo de la bodega, alcanzando un grado alcohólico de 13,5 %/Vol.

Queiron de Gabriel Reserva es un vino nacido con vocación de incunable y elaborado solo en añadas extraordinarias, es el primer vino de la bodega que quiere rendir homenaje a su elaborador, Gabriel Pérez, perteneciente a la tercera generación de viticultores de la Familia Pérez Cuevas.Se trata de un vino tinto de un intenso color rojo picota con tonos rubí-teja en el ribete, que despliega en nariz intensos aromas con notas especiadas, café e higo, con ligeros toques a frutas negras y de sotobosque, gozando de un matizado fondo balsámico y mineral. A su paso por el paladar se confirma que se trata de un vino muy agradable, equilibrado, largo y carnoso, dotado de nobles taninos. Combina muy bien con carnes rojas, caza y guisos variados servido a unos 16 ºC. Su PVp aproximado en tienda es de 29 €.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Juan Luis Recio

Blogger gastronómico y de tendencias, crítico de vinos (XL Semanal), letrista, sociólogo, mensista, poeta

Lo más leído