VIAJES Y PLACER

El lujo de beber agua cuando viajas en avión: una botella puede costarte 7 euros

Ryanair es la aerolínea que vende a mayor precio el agua

El lujo de beber agua cuando viajas en avión: una botella puede costarte 7 euros
Nunca deberías beber agua del grifo o pedir un café en un avión. PD

El aeropuerto de Heathrow tiene más de un centenar de fuentes

Un sablazo indignante, como demuestra Patricia C. Serrano en ‘El Economista’ este 29 de julio de 2018, porque beber agua en los aviones y aeropuertos se ha convertido en una auténtica práctica de lujo para los viajeros y, aún más, en la excusa perfecta para el abuso por parte de comercios y aerolíneas.

El agua es el alimento con mayor sobreprecio en su venta en los aviones, que puede llegar a multiplicar por diez su valor en un supermercado, según el informe realizado por la web de viajes Kayak.es.

La normativa que prohíbe viajar con líquidos ha complicado a los consumidores poder ir equipados con agua desde casa.

Ryanair es la compañía aérea más cara en la que pedir una botella de agua a bordo: la pequeña tiene un coste de 3 euros, lo que supone un incremento del 1.132% sobre su valor en un supermercado y tres veces más que en cualquier aeropuerto de España o Irlanda.

La aerolínea irlandesa es, además, junto con EasyJet, la que dispensa el vino más caro: el equivalente a una copa por 6 euros, el 60% más de lo que costaría en el aeropuerto.

El precio medio de un botellín de agua entre las principales compañías de bajo coste es de 2,70 euros. Así las cosas, en algunos casos resulta más económico adquirir botellines del líquido elemento en las tiendas de los aeropuertos antes de embarcar. Sin embargo, ¡ojo! No todos los aeropuertos ofrecen condiciones beneficiosas para los viajeros sedientos.

Prohibido tener sed en París y Ámsterdam

Si usted se encuentra en el aeródromo parisino de Charles de Gaulle o en el de Ámsterdam, será mejor que espere a subir a la cabina para comprar agua. En el primero, hay que desembolsar 5 euros por medio litro, y 7 euros en el caso de necesitar una botella de 1,5 litros, según los datos del comparador de transportes Virail.es.

En Ámsterdam, aunque existen algunas fuentes gratuitas cerca de las puertas de embarque D, H y M, el precio de la botella pequeña alcanza los 3 euros.

Zúrich es otro de los aeropuertos donde hay que andar con cuidado si acecha la sed. Los precios del agua varía mucho de unos establecimientos a otros, desde los 1,28 euros por medio litro a los 5,91 por botellas de 0,75 litros.

En Copenhague y Roma-Fuimicino se puede comprar este artículo sin miedo a sufrir una puñalada por la espalda: los botellines cuestan 1,34 euros en el primero -10 coronas danesas- y 1,50 en el segundo.

Alemania, España e Irlanda ofrecen las opciones más asequibles, ya que los precios del agua están controlados a nivel estatal, siguiendo las recomendaciones del Consejo Internacional de Aeropuertos y de la Unión Europea.

Desde principios de este año, Aena obliga a todas las tiendas de sus aeropuertos a vender botellines de 0,33 litros de agua por 1 euro. En las máquinas se ofrecen formatos mayores, de medio litro, por el mismo precio. En Dublín, el agua se despliega en estanterías situadas en las zonas de embarque por 1 euro.

En Alemania los precios varían según los aeropuertos. Múnich, Frankfurt, Berlín Tegel y Hamburgo dispensan botellines por 1 euro. Este último, además, destina una parte de lo ingresado para desarrollar proyectos de agua potable en países subdesarrollados.

Atenas y Heathrow, ‘waterfriendly’

Pero como no todo iban a ser malas noticias, llega el momento de tomar nota. El aeropuerto de Heathrow es el más barato en el que consumir agua. De hecho, el líquido de la vida es completamente gratuito, ya que se dispensa desde más de un centenar de fuentes desplegadas en sus cuatro terminales.

Es recomendable llevar botellas vacías para rellenarlas allí, en lugar de adquirirla en el interior de sus establecimientos, con un coste que ronda los 3 euros.

Atenas, además, tiene el honor de albergar el aeropuerto internacional con el agua embotellada más barata. Su precio, de 50 céntimos por medio litro, está regulado por ley, así que es invariable en sus distintas terminales y comercios.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Paul Monzón

Redactor de viajes de Periodista Digital desde sus orígenes. Actual editor del suplemento Travellers.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído