Mónica Gastronómica

Mónica Gutiérrez-Aller García

IZTAC QUEMA MADRID con su NUEVA TERRAZA de INVIERNO

El intenso frío que estamos sufriendo estos meses en la capital tiene remedio: el ya exitoso restaurante de Alta Gastronomía Mexicana IZTAC Madrid nos acerca todo el calor de México para alegrarnos el invierno en su terraza climatizada recién inaugurada.

Diseñada, al igual que el Restaurante, por el estudio Free Hand de la mexicana Lourdes Treviño, la nueva terraza de IZTAC está llamada a convertirse en el nuevo place to be de la capital. Fuego, chimeneas, suelo radiante y la deliciosa gastronomía mexicana que caracteriza este local, junto con una carta de sugerentes cócteles, cervezas del país azteca, micheladas y vinos mexicanos, este cálido pedacito de México nos seduce con su ambiente mágico y nos contagia su alegría de vivir y saborear.

El Restaurante IZTAC continúa viajando por los diferentes Estados del país azteca, centrándose en una cocina que por variedad, riqueza y matices consiguió ser la primera en ser declarada por la Unesco Patrimonio Invaluable de la Humanidad. Alejándose de los tópicos, de la ortodoxia y del tex-mex, IZTAC ha aportado calidad y autenticidad al concepto de la gastronomía mexicana que se conoce en Madrid.

En su espectacular salón presidido por los impactantes lienzos del artista Gabriel Moreno, IZTAC es “el restaurante -en palabras de su propietario Jorge Vázquezal que a él le gustaría ir en México DF cuando visita su país de origen”. Y todo ello en el espacio que durante años ocupó el popular México Lindo, primer restaurante mexicano de Madrid que abrió sus puertas en 1959.

A cargo de su cocina el chef Juan Matías transporta al comensal a los sabores más genuinos de esta gastronomía utilizando los ingredientes que esta rica cocina ofrece y que hacen de cada bocado algo sorprendente. Un onírico recorrido por los 32 estados del país plasmados en cada una de las creaciones que sintetizan las diferentes opciones culinarias dentro del país.

En su propuesta gastronómica hay espacio para entrantes tan sugerentes como las pellizcadas veracruzanas, el queso relleno yucateco, el refrescante cóctel de vieira, las deliciosas enfrijoladas o ese homenaje al platillo más callejero de la gastronomía mexicana, los esquites, que en esta ocasión se acompañan de tuétano que les aporta contundencia y untuosidad.

Entre sus pescados, el popular mextlapique, la langosta al estilo Puerto Morelos o el pescado del día al pastor siguiendo la receta con la que se elaboran los conocidos tacos. En el apartado cárnico platillos tan seductores como el chicharrón en salsa verde, el mole negro con pavo o el solomillo en coloradito. En la nueva carta hay también espacio para dos tacos. El taco árabe, precursor del conocido taco pastor y el taco Gobernador elaborado a base, entre otros ingredientes, con camarones.

Pieza capital en IZTAC lo constituye su carta de bebidas. Cervezas , micheladas, mezcales, margaritas… se ven ahora acompañadas por una selección de vinos mexicanos que se incorporan a su oferta líquida. Además, propone una amplia oferta de cócteles ideales tanto para comer o cenar como para el afterwork tanto en su barra como en su novedosa terraza…

El restaurante recibe su nombre de la leyenda de los amantes Iztaccíhuatl y Popocatépetl. Una historia de amor ambientada en el esplendor del Imperio Azteca que relata la tragedia de estos dos enamorados. Dominado el valle de México por los aztecas, numerosos pueblos vecinos, cansados de pagar el tributo obligatorio, deciden luchar por la libertad del pueblo. Uno de ellos, el cacique de los tlaxcaltecas, padre de la joven y bella protagonista, Iztaccíhuatl, depositó su confianza en el joven guerrero prometido de su hija, Popocatépetl, para liderar su pueblo.

Popocatépetl parte a la batalla con la promesa de tomar la mano de Iztaccíhuatl si regresaba victorioso de la batalla. Al poco tiempo, un rival del joven, celoso del amor que ambos se profesan, confiesa a Iztaccíhuatl que su amado había muerto durante el combate.Abatida por la tristeza y sin saber que era mentira, Iztaccíhuatl muere. Un hecho que Popocatépetl desconoce hasta su regreso. Entristecido por la noticia, decide honrar su amor y manda construir una gran tumba ante el sol amontonando diez cerros formando una montaña.

En brazos carga el cuerpo de su enamorada hasta la cima. Una vez allí, el joven lo recostó sobre el suelo y le dio un beso póstumo. Con una antorcha en la mano se arrodilla junto a su amada para velar por su sueño eterno. Desde entonces permanecen juntos uno frente al otro.

Con el paso del tiempo y con la nieve cubriendo sus cuerpos, los jóvenes se convierten en dos grandes volcanes que seguirán así eternamente. La leyenda añade que cada vez que Popocatépetl se acuerda de Iztaccíhuatl el volcán arroja cenizas en un símil a la pasión eterna de su antorcha echando humo.

Pincha aquí  para acceder a la web de IZTAC

Autor

M. Gutiérrez-Aller

Mónica Gutiérrez-Aller, apasionada por la gastronomía, por la buena mesa, por el disfrute de los aromas, sabores y colores de los platos

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

M. Gutiérrez-Aller

Mónica Gutiérrez-Aller, mónica gastronómica bien podría llamarse mónica gastroMÓNIca, y con ese juego de palabras es fácil adivinar mi pasión por la gastronomía, por la buena mesa, por el disfrute de los aromas, sabores y colores de los platos.
Soy de esas personas que se sientan a la mesa para estar feliz, para compartir charla y mantel, para aprovechar los instantes que nos da la vida y simplemente dejarse llevar por las recetas elaboradas por los cocineros, pasteleros, guisanderas y chefs con todo su cariño

Lo más leído