La Cámara de los Comunes rechazó la idea tras saber que podría costar hasta 500.000 libras

El Big Ben, la última víctima del Brexit

El Big Ben, la última víctima del Brexit
El Big Ben PD

El Big Ben de Londres se ha convertido en la última víctima del Brexit. Los británicos están debatiendo si el emblemático monumento debe tocar o no su campana para marcar el momento histórico de la salida de la Unión Europea.

Es importante recordar que la campana del reloj más famoso del mundo, situado en la torre Isabel del Parlamento británico, está casi en total silencio desde agosto de 2017 debido a una renovación, pero los partidarios del Brexit quieren que suene el 31 de enero.

La Cámara de los Comunes rechazó la idea tras saber que podría costar hasta 500.000 libras (580.000 euros, 650.000 dólares). Lejos de descartar la idea, el primer ministro conservador, Boris Johnson, no se dio por vencido y sugirió que los ciudadanos contribuyeran mediante algún tipo de campaña de financiación pública.

A pesar de que Downing Street se cuidó mucho de no prometer una contribución del gobierno, pero los donantes de su partido conservador sugirieron que ayudarían y varios diarios apoyaron la idea. En las primeras 24 horas, unas 8.000 personas donaron más de 130.000 libras. Sin embargo, el ejecutivo mató el proyecto tras recordar que las autoridades parlamentarias no tienen permiso para recaudar dinero.

En los medios antieuropeos se especuló con un complot y se cuestionó por qué la campana ha podido tocar para contadas ocasiones como la Nochevieja, pero no para el Brexit. Sin embargo, al mismo tiempo se ha viralizado una parodia de la portada del diario Daily Express que preguntaba ”¿quiere gastar medio millón de libras para hacer sonar una campana?” en un momento de emergencia climática y cuando miles de personas duermen en las calles del país.

Los clérigos tampoco no se mostraron de acuerdo y el organismo que reúne a los campaneros profesionales vertió agua fría sobre la idea. “Hay momentos históricos en los que se tocaron las campanas, como el final de las guerras mundiales, por ejemplo”, dijo su portavoz Vicki Chapman. “Sin embargo, el consejo central de campaneros, por principio, no aprueba que las campanas suenen por razones políticas”, subrayó.

 

Booking.com

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído