La abstención oficial es del 54%, la que calcula la oposición ronda el 80%

Venezuela: El tirano Maduro repite ‘victoria’ en la estafa electoral del siglo

El dcitador venezolano y los chavistas vuelven a ganar las elecciones con cinco millones de votos

Venezuela: El tirano Maduro repite 'victoria' en la estafa electoral del siglo
Nicolás Maduro junto a su esposa Cilia Flores. EF

En la misma hoguera ha quemado también su reputación Rodríguez Zapatero, que ha colaborado con esta maniobra de la que no podía ignorar ni sus raíces ni sus efectos.

No hay que utilizar muchos argumentos para descalificar lo que sucedió este 20 de mayo de 2018 en Venezuela. Ni siquiera a simple vista se podía considerar que fueron unas elecciones presidenciales.

No fueron libres ni equitativas, ni había ninguna garantía de que se respetase el resultado (Con estas ganas intentan partirle la cara a Zapatero en Venezuela por sus marranadas: «¡Asesino!» ).

Se sabía de antemano, porque los sectores más relevantes de la oposición habían denunciado esas condiciones y se negaron a participar, teniendo en cuenta el precedente de las legislativas de 2015, en las que el régimen fue derrotado a pesar de todas sus trapacerías pero la voluntad de los electores fue ignorada.

Además, la indiferencia manifiesta de una gran parte de la población deja ver hasta qué punto Maduro no es capaz de movilizar el apoyo masivo que reclamaba ni siquiera usando burdos engaños.

En realidad, lo que se ventilaba en estas votaciones no era el segundo mandato de Maduro sino precisamente su deslegitimación absoluta. Los principales países de la región y del mundo ya han dicho que no reconocerán el resultado (¿alguien hubiera podido albergar la menor duda de quién sería proclamado vencedor?), por lo que Maduro se convierte formalmente en un usurpador y el régimen bolivariano, en un poder no democrático, es decir, una dictadura.

Esa clarificación indiscutible sobre la verdadera esencia del chavismo es seguramente el único elemento que aporta la maniobra de ayer. Pero, a cambio, el efecto perverso de esta terquedad de Nicolás Maduro en ignorar las apelaciones al sentido común, y mantener la convocatoria, ha emponzoñado de forma seguramente definitiva cualquier salida ordenada para el régimen.

Después de esto, el dictador ha perdido toda la credibilidad -o la poca que le quedaba- para organizar una consulta aceptable mientras él permanezca en el poder.

En la misma hoguera ha quemado también su reputación Rodríguez Zapatero, que ha colaborado con esta maniobra de la que no podía ignorar ni sus raíces ni sus efectos.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído