Feijóo propone «repensar» la figura de los ex presidentes en España y establecer «una serie de usos y costumbres»

El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha asegurado que, en una democracia «muy moderna» como la española, «probablemente» haya que «pensar y repensar» la figura de los ex presidentes del Gobierno y establecer «una serie de usos y costumbres». Se trata de un asunto que, a su juicio, «no está meditado».

Así lo ha manifestado el máximo mandatario autonómico y líder del PP gallego, en una entrevista concedida a Europa Press, tras ser preguntado por la polémica que suele acompañar a las declaraciones públicas del ex presidente José María Aznar y sus efectos de las mismas en las filas de su partido.

«Creo que en una democracia muy moderna como la nuestra pues, probablemente, tengamos que pensar y repensar la figura de los expresidentes y establecer una serie de usos y costumbres», ha sentenciado, antes de referirse al también ex presidente Felipe González. «Habrá gente en el PSOE a la que no gusten declaraciones suyas», ha advertido.

Pese a todo, el ‘barón’ gallego del PP está convencido de que hay una diferencia clave entre los dos grandes partidos estatales. «En el PP no vivimos del señor González, y me da la sensación de que el PSOE lleva siete años viviendo de las declaraciones de Aznar», ha remarcado.

NEGOCIAR CON ETA

Después de que dirigentes de su partido como Jaime Mayor Oreja hayan señalado que el Gobierno sigue negociando con ETA, el presidente gallego ha asegurado no tener los datos «suficientes» para poder «opinar», si bien ha matizado que lo que sí comparte es el «hecho incuestionable» de que el Ejecutivo central «mintió» sobre la negociación con la banda terrorista. «Después del atentado de la T4 dijo que no iba a negociar y hemos comprobado que sí lo hizo», ha señalado.

En el polo opuesto, ha situado al PP, cuya actuación ha calificado de «muy honesta». «En base a la ruptura unilateral del Pacto Antiterrorista podía apartarse de él y no lo ha hecho; mi partido ha sido bastante responsable ante determinadas actitudes que no son de recibo en una democracia», ha defendido.

La «honestidad» y la «generosidad» son dos virtudes que Feijóo ha extendido también a la acción del PP en el pacto con el PSOE en el Gobierno vasco, aunque han existido «tensiones». «Es muy fuerte para un partido enterarse por los medios de que lo que se le dice en los despachos no es verdad», ha esgrimido, antes de señalar que el PSOE debería «entender» que siempre que ha intentado ir «fuera de la ley» para combatir el terrorismo «se ha equivocado».

«CRUELDAD» DEL COMITE FEDERAL DEL PSOE

Por otra parte, aunque Núñez Feijóo ha recelado de «defender» al presidente estatal, el socialista José Luis Rodríguez Zapatero, por las conflictivas relaciones entre el Gobierno central y Galicia –marcadas por los conflictos de la ley de cajas y del catálogo priorizado de fármacos, entre otros–, ha denunciado que existió «un poco de crueldad» en el trato que le dio el Comité Federal del PSOE.

«No nos olvidemos de que Zapatero no ha sido muy útil para España, pero ha sido clave para el PSOE, y me parece demasiado cruel que le pusieran el plazo improrrogable del 2 de abril para aclarar su futuro. En definitiva, fue una invitación a decir que no seguía», ha subrayado.

Dicho esto, ha añadido que lo que le «preocupa» en este momento es que mientras el Consejo de Ministros debería evaluar «cómo impacta» en España la intervención de la economía portuguesa o qué «plan de estabilidad» para las cuentas públicas se presentará «de inmediato», se dediquen a «estar en corrillos hablando de primarias».

Al hilo de esta afirmación, preguntado por quien causaría más temor al PP como líder del PSOE, Carme Chacón o Alfredo Pérez Rubalcaba, ha eludido posicionarse. «Los españoles lo juzgarán, pero yo no creo que los problemas se resuelvan con cambiar el orden de las sillas en el Consejo de Ministros», ha avisado, tras constatar que «no conoce las políticas laborales alternativas» de ninguno de ellos.

«ACATAR» LA SENTENCIA

Por último, preguntado por si permitir a Francisco Camps concurrir como candidato a la Generalitat Valenciana podría perjudicar a su jefe de filas, Mariano Rajoy, si éste resulta condenado, Núñez Feijóo ha asumido que cuando un partido toma una decisión «tiene sus riesgos», pero ha abogado por «esperar» a ver «qué dicen los valencianos» el próximo 22 de mayo y también «qué dicen los jueces».

«Se tiene que celebrar el juicio y habrá que acatar la sentencia cuando se produzca; pero hay dos sentencias, la electoral y la judicial, vamos a ver qué dice cada una de ellas», ha concluido.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído