EL EMBROLLO DE WIKILEAKS

Julian Assange pasará un año en la cárcel antes de ser extraditado a EEUU

La policía británica detiene al 'Gran Soplón' tras echarlo Ecuador tras 7 años de encierro en su embajada

Julian Assange pasará un año en la cárcel antes de ser extraditado a EEUU
Julian Assange, detenido por la Policía de Londres. EP

Se le acabó de momento y de la peor manera posible el chollo a Julian Assange (‘Wikileaks’: Garzón demanda al Gobierno de Ecuador por llamar ‘guarro’ a su cliente Assange)

El Assange que la policía londinense sacó este 11 de abril de 2019 en volandas de la Embajada de Ecuador tenía poco que ver con el cofundador de Wikileaks que desafiaba altivo hace siete años a los poderosos del mundo desde el balcón de ese mismo edificio.

Con barba larga y la melena recogida en una coleta, gritó a sus escasos seguidores que «resistieran este ataque de la Administración de Trump».

Abandonado por el Gobierno de Quito, Assange compareció ante un juez británico después de que las autoridades estadounidenses cursaran una petición de extradición al Reino Unido, y anoche durmió en prisión. (Los abogados de Assange exigen a EE.UU. que revele los cargos secretos contra el fundador de WikiLeaks ).

Assange llevaba desde agosto del 2012 en la sede diplomática del Knigthsbridge y solicitó asilo político a Ecuador tras ser reclamado por la justicia de Suecia por supuesta violación y abusos sexuales (¿Sabías que Rusia planeó una operación para ‘liberar’ a Assange de la embajada de Ecuador?).

Ver esta publicación en Instagram

I was given the idea in my previous post to start a hashtag to show support for Julian’s freedom. That hashtag will be #DancelikeAssange . Upload your videos with that hashtag and feel free to tag me also. Depending how many videos there are I may also choose a few to be featured on this account. You may be wondering what the point of this hashtag is. The point is that Julian deserves freedom! Julian deserves to be able to dance as he wishes rather than be stuck in the same room without sunlight or fresh air day in, day out. Julian deserves to be free and treated like a human being and if he can’t dance, lets all dance for him to show him that we hope he will soon be able to do the same. Swipe for the video of Julian dancing! Recreate it to the best of your ability and have fun! Here is the description of the video of Julian dancing found on Seth Sharp’s YouTube channel: «At the beginning of the night, while I (Seth) was DJing at this club in Reykjavik (with DJ Karel), Julian Assange and some of his friends came to the club for a night of dancing. Much speculation has taken place over his dancing skills. He owned the dance floor that night for sure!…» ⠀ ⠀⠀ ⠀⠀⠀ {#Dancingassange #freeassange #dancing #funny #cute #thetruthwillsaveus #thetruth #theanonymous #anonymous #vforvendetta #truth #Wikileaks #ecuador #truth #censored #censorship #julianassange #assange #whistleblower #justice #justiceforassange #freethetruth #courage #contagious #courageiscontagious #julian #cia #leaks #inspiring}

Una publicación compartida de (@julianassangefreedom) el 5 Jul, 2018 a las 3:26 PDT

En 2010 se había aprovechado de un soldado con graves problemas psicológicos y emocionales -según admitió este mismo en su consejo de guerra- para conseguir 700.000 documentos clasificados.

Entregó algunos a varios medios de comunicación de su elección, pero muchos otros los soltó sin ninguna cautela en su página web, dejando al descubierto y en peligro a civiles que de una forma u otra habían ayudado al ejército norteamericano en Afganistán.

«Tiene las manos manchadas de sangre», dijo de él el almirante Mike Mullen, jefe del estado mayor norteamericano.

Para muchos Assange era todavía un titán, capaz de enfrentarse al ejército de la primera potencia mundial, la CIA, el FBI, la NSA y lo que hiciera falta.

Cierto es que el soldado del que obtuvo los documentos se pudría en una prisión militar a la espera de juicio, para ser luego condenado a 35 años e indultado por Barack Obama. Assange estaba libre y vendía libertad.

Meses después llegaron las acusaciones por agresión sexual de dos mujeres en Suecia, donde Assange residía entonces.

Ambas dijeron haber sido violadas por el fundador de Wikileaks, pero en lugar de una oleada de solidaridad se encontraron con una campaña de desprestigio sin cuartel, acusadas de ser, como mínimo, espías a sueldo del Pentágono. Pocos creyeron entonces a aquellas mujeres que simplemente pedían que Assange rindiera cuentas ante un juez.

Huido a Londres, Assange hizo una serie de amigos que resultarían fiables y duraderos. Cobró del canal internacional del Kremlin RT por presentar un programa de entrevistas y en él conoció a Rafael Correa, presidente de Ecuador, que en ante las cámaras le dijo: «Bienvenido al club de los perseguidos».

Ya era verano de 2012 y por aquel entonces la corte suprema británica falló contra Assange y le ordenó presentarse ante las autoridades para ser extraditado a Suecia.

Derrotado y cabizbajo, el fundador de Wikileaks llamó a la puerta de la embajada ecuatoriana en Londres el 19 de junio de 2012. En menos de dos meses, Correa le concedió el asilo. No contento con ello, contrató a una empresa de seguridad española, UC Global, para que le vigilara y le protegiera.

La hasta entonces modesta delegación ecuatoriana en la capital británica se convirtió en lugar de peregrinación para una larga y pintoresca lista de personajes de todas las procedencias, como la actriz Pamela Anderson, el juez Baltasar Garzón, la cantante Yoko Ono o el líder del movimiento a favor del Brexit, Nigel Farage.

Assange siempre denunció que las acusaciones de abuso sexual carecían de fundamento y que en realidad quien estaba tras él eran los poderes fácticos de EE.UU. Lo cierto es que la demanda por la que se solicita su extradición la presentó la fiscalía el 6 de marzo de este año, aunque hay indicios de que Assange ya había sido imputado antes.

Pese a que físicamente Assange vivía confinado con un gato en las diminutas dependencias en las que hacía vida, grabado y fotografiado como un concursante VIP de Gran Hermano, su poder e influencia se mantenían intactos. Su trabajo se desarrollaba en internet y dependía únicamente de las redes sociales para movilizar a sus seguidores.

De entre las muchas campañas en las que Assange se embarcó -contra la OTAN y la Unión Europea, a favor del Brexit, de defensa del independentismo catalán, de acoso y derribo a Emmanuel Macron en Francia- hubo una que sirvió de último clavo en el ataúd de su buena imagen.

Según demostró el fiscal especial Robert Mueller, que acaba de culminar sus pesquisas sobre la injerencia del Kremlin en las elecciones presidenciales de EE.UU. en 2016, Assange recibió dos paquetes de documentos robados por ‘hackers’ rusos a la campaña de Hillary Clinton y al Partido Demócrata, y los filtró a través de Wikileaks en el momento más adecuado para que se beneficiara de ellos Donald Trump.

Ver a Trump en plena campaña proclamando «adoro a Wikileaks» le costó a Assange muchos apoyos en su base natural, la izquierda.

Si el fundador de Wikileaks pensaba que aquella era una promesa de indulto, o algo parecido, este jueves, al salir de su refugio diplomático, se topó de bruces con la cruda realidad. Preguntado por él, su amigo Trump respondió, frío:

«¿Wikileaks? ¡Yo no sé nada de Wikileaks!».

 

Ver esta publicación en Instagram

Happy birthday, Julian Assange! I wholeheartedly wish you didn’t have to celebrate yet another birthday holed up in the same room you’ve been stuck in for so many years. Here’s to better health and freedom! Mr. Assange turns 47 today! (Timezones may differ, his birthday is on the 3rd Jul.) ⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀⠀ {#Happybirthday #HappybirthdayAssange #HappybirthdayJulian #HappybirthdayJulianAssange #Thankyou #injustice #disgusting #sad #thetruthwillsaveus #thetruth #theanonymous #anonymous #vforvendetta #truth #Wikileaks #ecuador #truth #censored #censorship #julianassange #assange #whistleblower #freethetruth #courage #contagious #courageiscontagious #julian #cia #leaks #inspiring }

Una publicación compartida de (@julianassangefreedom) el 2 Jul, 2018 a las 7:08 PDT

El registro de visitas a Julian Assange, fundador de Wikileaks e imputado por la justicia norteamericana a causa de unos delitos bajo secreto de sumario, revela sus lazos con España, sobre todo con políticos en la órbita de Podemos que ocupan escaños en el Europarlamento, el Congreso de los Diputados y el Ayuntamiento y la Asamblea de Madrid.

Su irrupción en la crisis de la independencia catalana le costó a Julian Assange un aislamiento casi completo.

Mariano Rajoy pidió a su homólogo ecuatoriano, Lenín Moreno, que hiciera al director de Wikileaks respetar la cortesía del asilo político después de que este promoviera campañas contra periodistas españoles, predijera una guerra civil y comparara a España con la Alemania nazi.

Los registros de entrada y salida de la embajada desde 2015 hasta hoy, facilitados a David Alandete de ABC por la diplomacia ecuatoriana, revelan visitas de políticos de Podemos a Assange entre 2015 y 2016, cuando este partido había obtenido ya cinco escaños en el Europarlamento y el gobierno en coalición de ciudades como Madrid.

Entre quienes fueron a Londres a verse con Assange están, a finales de 2015, el eurodiputado Miguel Urbán y su asistente, Alejandro Merlo Oteo, además de Juan Peris-Mencheta, colaborador de Pablo Echenique. También dos piezas clave del gobierno municipal de Manuela Carmena en Madrid: el concejal Pablo Soto y el director de Participación Ciudadana del consistorio, Miguel Arana Catana.

Meses después, en junio de 2016 fueron a ver a Assange dos miembros de Podemos que figuran en el registro como «Amador Bustinduy y Miguel Ongil».

El primero es probablemente Pablo Bustinduy Amador, diputado en cortes generales por Podemos desde 2016. Ongil es diputado regional en la Asamblea de Madrid.

Más frecuentes son las visitas de Baltasar Garzón, que asumió la defensa de Assange cuando este se refugió en la embajada ecuatoriana e en 2012. Entre 2015 y 2017 fue a la embajada en al menos tres ocasiones, la última el 12 de marzo de 2017.

En al menos 10 ocasiones estuvo con Assange una colaboradora de Garzón, la abogada Renata Ávila. Esta visitó a Assange el 9 de marzo de 2017, el mismo día en que estuvo con el fundador de Wikileaks el líder del movimiento a favor del Brexit, Nigel Farage.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído