Boris Johnson advirtió que una intervención militar tendría graves “consecuencias”

La UE presiona a Rusia: sanciona al grupo paramilitar Wagner

El viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, había reclamado que se garanticen “los intereses de la seguridad” de su país

La UE presiona a Rusia: sanciona al grupo paramilitar Wagner
Soldados rusos PD

Las amenazas de Rusia ya están teniendo una respuesta de la UE.

Tras los dichos del viceministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Riabkov, el primer ministro británico, Boris Johnson, instó al presidente Vladimir Putin a “desescalar las tensiones” en Ucrania, advirtiendo que una intervención militar sería un “error estratégico” con graves “consecuencias”.

En una llamada telefónica, Johnson “expresó la profunda preocupación del Reino Unido por la acumulación de fuerzas rusas en la frontera de Ucrania, y reiteró la importancia de trabajar a través de canales diplomáticos para desescalar las tensiones”, informó Downing Street en un comunicado.

“El primer ministro subrayó el compromiso del Reino Unido con la integridad y la soberanía de Ucrania, y advirtió que cualquier acción para desestabilizarla sería un error estratégico con importantes consecuencias”, añadió.

Los contactos entre dirigentes británicos y rusos han sido escasos en los últimos años debido a las fuertes tensiones, exacerbadas en 2018 por el envenenamiento del ex espía ruso Serguéi Skripal con el agente neurotóxico Novichok en suelo británico.

Estados Unidos, la Unión Europea y Ucrania acusan desde hace semanas a Moscú de prepararse para invadir eventualmente Ucrania, algo que el Kremlin niega.

En una reunión celebrada en Liverpool, en el noroeste de Inglaterra, los ministros de Relaciones Exteriores del G7 lanzaron el pasado fin de semana una advertencia a Moscú: la ministra británica Liz Truss amenazó con “consecuencias masivas para Rusia en caso de incursión en Ucrania”.

También Washington formuló en los últimos días una amenaza de sanciones sin precedentes, durante una conversación telefónica del presidente Joe Biden con Putin.

Por otra parte, la Unión Europea (UE) sancionó el lunes al grupo paramilitar ruso Wagner, lanzando una advertencia de que cualquier acción militar contra Ucrania recibirá como réplica una respuesta económica sin precedentes.

La primera medida anunciada fue la aprobación de sanciones contra ocho personas y tres empresas asociadas a la compañía militar privada Wagner. Después tienen previsto acordar los términos para expresar su disposición a imponer medidas contra la economía de Rusia, si el estacionamiento de tropas en la frontera con Ucrania conduce a una acción militar directa.

Los ministros también tienen en la agenda el debate sobre si los países europeos van a adherir al boicot diplomático de los Juegos Olímpicos de Invierno en Pekín, que se celebrarán en febrero, debido a las denuncias de violaciones a los derechos humanos por parte de China.

A su llegada a la reunión, el jefe de la diplomacia europea, Josep Borrell, indicó que esta cita era una continuación del G7. “Hubo un acuerdo sólido, una posición de tener una postura fuerte de apoyo a Ucrania, de defender su soberanía e integridad territorial”, indicó.

“Vamos a enviar una señal clara de que cualquier agresión a Ucrania tendrá un costo económico muy elevado”, advirtió Borrell.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído