El presidente de Rusia padecería una forma grave de cáncer y está perdiendo la vista

A Vladimir Putin le quedan tres años de vida: La dura conclusión de los nuevos reportes de inteligencia

Varios espías advirten que el mandatario no podía mantener la concentración durante largos períodos de tiempo sin tomar descansos “para recibir tratamiento”

Vladimir Putin
Vladimir Putin PD

A Vladimir Putin le quedan solo tres años de vida.

Según reportó el diario británico, Daily Mail, informes revelados por un agente encubierto del Servicio de Inteligencia Rusa (FSB, por sus siglas en ruso) aseguran que al mandatario se le advirtió que solo le quedan tres años de vida.

La fuente relató que el diagnóstico de Putin se trata de una “forma grave de cáncer que progresa rápidamente”. Según explicó el espía, al líder de Moscú le quedan “no más de dos o tres años” y está perdiendo la vista, según informó también el Mirror.

Los informes señalan también que Putin se niega a usar anteojos por temor a que esto sea percibido como una forma de debilidad, y ahora está arremetiendo contra sus subordinados con “furia incontrolada”.

“Los acontecimientos se producen cuando las noticias sobre el deterioro de su salud continúan filtrándose fuera de Rusia desde un canal de Telegram que afirma tener fuentes dentro del Kremlin”, añade el reporte. Según detalla el medio británico, estos últimos datos salierona la lauz porque se habría filtrado “parte de un mensaje secreto del agente ruso al fugitivo y ex agente del FSB, Boris Karpichkov”.

Además, según estos informes, Putin se sometió a una cirugía de cáncer “exitosa” este mes y se está recuperando siguiendo el consejo de los médicos de que el tratamiento era “esencial”.

“La noticia surgió pocas horas antes de que Putin apareciera en la televisión estatal reuniéndose con su aliado Alexander Lukashenko en Sochi, cuando fue captado por la cámara torciendo torpemente los pies mientras su homólogo se sentaba para conversar”, reseñó el Mail.

Pero esta no es la primera vez que el mandatario fue visto haciendo movimientos con sus extremidades en actos públicos. También fue captado por las cámara durante una reunión con el presidente de Tayikistán, Emomali Rahmon, hace una semana. Anteriormente fue visto en medio de actividades, discursos y reuniones públicas con actitudes que levantan sospechas sobre sus intentos de controlar los temblores que le estaría provocando el Parkinson, enfermedad de la que también se especula que padece.

“Los críticos han sugerido que el movimiento giratorio podría ser un intento de encubrir el tipo de espasmos involuntarios causados por el Parkinson, después de que se vio a Putin agitando su brazo y dirigiendo antes de otra reunión con Lukashenko el 18 de febrero”, indica el reporte.

Putin también ha sido visto agarrando los brazos de las sillas y las esquinas de las mesas, todo esto considerado como un esfuerzo por disimular cualquier sacudida.

El medio inglés señala que otros espías también han insinuado el mal estado de salud del líder ruso, advirtiendo que no podía mantener la concentración durante largos períodos de tiempo sin tomar descansos “para recibir tratamiento”.