El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

El término «ignorante» es descriptivo

EL TÉRMINO “IGNORANTE” ES DESCRIPTIVO

Dilecta Pilar:

Bueno, pues, para que no insistas más en la misma idea, he decidido avenirme a aceptar que soy un erudito en ese pequeño ámbito del saber que es la filología hispánica, siempre que, a renglón seguido, no agregues o pongas objeción a que soy su contrario u opuesto, esto es, un rudo, en el resto de las varillas de ese amplio o ancho abanico. Abunda la gente que suele interpretar dicho término de manera peyorativa, cuando es claramente descriptivo.

A mí, al menos, no me molesta que me llamen ignorante, porque contiene una verdad irrefutable. No me duelen prendas asumir que lo soy, sin sentir ni tener necesidad de echar mano de ambages o rodeos argumentales para atenuar o mitigar su pertinente significado.

Así es, in illo tempore, hace muchos años, di clases, durante dos cursos, de Creación Literaria en un taller en el Centro Cívico “La rúa”. Aprendí de mis alumnos (todos ellos mayores de edad) mucho, muchísimo. Y ¡ay! del profesor o maestro que no aprenda de ese didáctico proceso de enseñanza/aprendizaje, de esa educativa interacción con sus discípulos, porque, si no lo hace, es que no se ha puesto a su altura, a la de sus (de ellos) concretas circunstancias espaciotemporales, y acaso un día, muchos años después, reconozca la fetén, que su actitud no fue la correcta o debida, o sea, que se comportó como un inconcuso cazurro.

Saber que ha dejado su cuerpo en unas peritas manos, ayuda y da tranquilidad a quien va a pasar por el quirófano. Me consta (por la doble vertiente, por ajena experiencia y por propia) que las del doctor Alberdi lo son, expertas, sin hesitación.

Ese es, precisamente, mi propósito, disfrutar a tope del edén (si lo hubo alguna vez sobre la faz de la Tierra, por varias e incontrovertibles razones de peso, acostumbro a aducir y persuadir de que estuvo allí), y acopiar la calma imprescindible o la relajación necesaria para afrontar lo que aguarda o espera, una nueva intervención quirúrgica (que añadir a la variopinta colección) y el correspondiente postoperatorio. Sé más de Medicina por los diversos episodios que me han acaecido, he padecido y/o he tenido que arrostrar, que por lo que aprendí de dicha materia otrora, durante mi primer y único año que cursé de dicha carrera, en Zaragoza.

Mañana, viernes, si hay ejemplar del Heraldo de Aragón donde sabes, en la librería/papelería “El Cole”, que regenta mi amigo Miguel Ángel, “Fangio”, leeré tu columna. No me ha quedado claro lo de “araco fuerte” (¿que atacas fuerte?; ¿que das estopa a diestro y siniestro?).

Otro (de tu amigo Otramotro).

   Ángel Sáez García

   angelsaez.otramotro@gmail.com

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído