El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

¿Por qué cada mañana me levanto?

¿POR QUÉ CADA MAÑANA ME LEVANTO?

PORQUE IRIS JUSTIFICA MI EXISTENCIA

Reconozco que estoy, más que enfadado, indignado, irritado. Cuenta de ello se acaba de dar Alba, mi sobrina, con la que he estado hablando por teléfono durante diez minutos, más o menos. Juzgo que adicto no soy al cabreo, ni nací con tendencia a enfurruñarme, pero, ante una injusticia, cualquier tipo de iniquidad, me enojo o se me llevan los demonios, pues no tengo garganta, tragaderas precisas y apropiadas, para devorar ruedas de molino.

Me han venido bien de Alba los oídos. En ellos he volcado el mal humor, la bilis que portaba. La certeza tengo de que carezco de los útiles adecuados a fin de resolver los problemas que aquejan al planeta.

Así que, lo real dejando a un lado, siempre que uno no sea un redomado pasota, o se disgusta o solivianta. Por eso me dispongo a discurrir sobre uno de mis sueños o ilusiones; por esto: quien no tiene ni unos ni otras, seguramente muerto está ya, yerto.

Claro y evidente es que, en esta vida, tener de suerte un golpe llevar puede al éxito, a la fama; sin embargo, eso exclusivamente les ocurre, cuando pasa, que suele pasar poco, a los demás, que nunca están de más.

No sé si a usted, lector, ora ella, ora él, tres cuartos de lo propio ha sucedido, pues cuanto en esta vida he conseguido ha sido por mi esfuerzo sostenido, por mi perseverante sacrificio. Las voces que Camilo José Cela en el pórtico urdió del centenario número de “Papeles…” (la revista que guio), que dedicó a “Silverio Lanza”, Juan Bautista Amorós, cuadran o encajan, como en el anular dedo la alianza, asimismo, también, a mi persona: “En España, el que la sigue la mata, el que resiste gana (su lema existencial por excelencia) y el que no se pone nervioso se come al mundo por los pies”.

Ciertamente, mi empeño ha dado frutos. Ahora bien, ¿han sido los queridos?, ¿los anhelados? ¿Mucho han satisfecho? Como otrora reduje un montón mi ego, conforme con haber escrito estoy todo lo que he trenzado, aunque no hay libro que cuatro letras, “IRIS”, porte el rótulo y que obre en la portada mi heterónimo.

   Ángel Sáez García

   angelsaez.otramotro@gmail.com

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído