El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

¿La mortaja carece de alicientes?

¿LA MORTAJA CARECE DE ALICIENTES?    Desde que escuché salir de los propios labios y mui de Iris, a quien le puse el mote o sobrenombre de Amanda porque este le cuadraba, encajaba y/o venía como alianza en el dedo anular, que no quería saber nada más de mí, ando perdido, desorientado, desnortado. Como era ella la que daba sentido

Hubo sexo del bueno aquella noche

HUBO SEXO DEL BUENO AQUELLA NOCHE Mi esposa Francisca Marifé (a quien aquí, en mi diario, llamo, con suma o mucha guasa, “Chitón”) no es fémina que dé, sin más ni más, su brazo a torcer, es decir, no es fácil de persuadir, de convencer. Ahora bien, si, en un descuido, hallas una grieta o rendija en su intelecto, y ella, por un

¿Hablas de un duelo de banyos?

¿HABLAS DE UN DUELO DE BANYOS? VERSEO DE LA LECTURA   —A veces, hablas en serio Al que gasta nariz roma Y lo que dices a broma Se lo toma (¡qué misterio!) Quien se llama Desiderio. —A veces, alguien te libra Cuando te roza una fibra. Si no lo conoces, crees Cuanto él escribe y tú lees, Pues tu alma con su alma vibra.     

Un coloquio de los de antes

UN COLOQUIO DE LOS DE ANTES (ENTRE GIBOSOS RUMIANTES)   —Eres, dromedario, bella. —Yo no voy a hacerte el feo De decirte que eres feo. —La verdad no me hace mella. Ni ella mis oídos sella. —No deseo molestarte. No es mi intención insultarte. —Me conformo con que sepas Que llevo bien mis dos chepas. —Camello, tu sal es arte.

La ovación de los balcones

LA OVACIÓN DE LOS BALCONES ¿DÓNDE ESTÁ HOY, EN QUÉ CAJONES?      A las ocho de la tarde Muda en ópera la calle Y en los palcos no hay quien calle Sus “bravos” ni quien no farde De que en sus palmas algo arde Que se llama gratitud Por lo bien hecho, actitud Que merece la alabanza De quien grieta a la esperanza Ve en tanta

Son las peluquerías bibliotecas

SON LAS PELUQUERÍAS BIBLIOTECAS EN UN PISPÁS TE TOMA LUIS EL PELO “(…) dicere etiam solebat nullum esse librum tam malum ut non aliqua parte prodesset (‘incluso solía decir que no hay ningún libro tan malo que no tenga alguna parte de la que sacar provecho’)”. Plinio el Joven, sobrino de Plinio el Viejo, en su “Epístola a

Todos podemos ser malos

TODOS PODEMOS SER MALOS (QUE NO NOS PONGAN A PRUEBA)   Ni todo lo malo lo hace Quien sufre psicopatía Ni a quien demuestra empatía Ninguna maldad le nace: Alguna a alguien satisface. ¿Quien compite por un puesto Para el que ha sido propuesto Con un colega al que admira De la pugna se retira Si juega sucio o hay denuesto?     

Con solo recordarlo siento bascas

CON SOLO RECORDARLO SIENTO BASCAS    En esta vida una/o se harta de hallar contrarios a cada paso que da: arriba y abajo, delante y detrás, derecha e izquierda, cara y cruz, haz y envés, blanco y negro, listo y tonto, lleno y vacío,…     A Maribel, la persona que el pasado miércoles 29 de diciembre de 2021 me atendió en el teléfono

Nuestro mundo anda al revés, boca abajo

NUESTRO MUNDO ANDA AL REVÉS, BOCA ABAJO El último día del año pasado (¿debido a la festividad de san Silvestre?, de manera asilvestrada), a la altura del cerrado cibercafé “Praga” (donde otrora pasé a ordenador tantos textos escritos por mí en casa en mis habituales medias cuartillas amarillas), o sea, en la acera de los pares

A cualquier hora ocurren los milagros

A CUALQUIER HORA OCURREN LOS MILAGROS ME AGRADA CUANTO ADUCES Y MÁS CÓMO —A pesar de lo que la gente cree, ya sea, en sentido estricto, creyente, escéptica o atea, no hay un acontecimiento que sea más habitual u ordinario que un milagro. Ocurren a cualquier hora del día y, sin excepción, todas las jornadas del año. —Abundo contigo

Si es así, gracias te doy

SI ES ASÍ, GRACIAS TE DOY   Si ha de morir el autor Para que su obra se lea Y esta gane la pelea, ¿Serás acaso fautor De mi victoria, lector? Si es así, gracias te doy En la del día fecha, hoy, Por contribuir con tu grano A que no fuera, no, en vano, Mi esfuerzo; y en paz me voy.      Ángel Sáez García    angelsaez.otramotro@gmail.com

Está en algo que fina algo que empieza

ESTÁ EN ALGO QUE FINA ALGO QUE EMPIEZA   Atroces pueden ser las Navidades Y dichosas, feroces y felices, Como quienes comieron las perdices En escabeche a cualesquiera edades.   Cuando ausentes están tus amistades, A la niñez regresas: regalices Rojos, barquillos, pipas y maíces De sin parangón marca, Eternidades.   ¡Qué

El amigo invisible echo de menos

EL AMIGO INVISIBLE ECHO DE MENOS      Por del coronavirus la pandemia Tampoco este fin de año nos juntamos Los cinco hijos que vivos hoy estamos De quien aquí cagó al oír glucemia.      El azúcar en sangre con leucemia Confundió Iluminada. Nos hartamos De reír, cuando el miedo desterramos Y volvió la cordura a la academia.

De un prodigio he sido hoy destinatario

DE UN PRODIGIO HE SIDO HOY DESTINATARIO    Dilecta Iris:    Hace pocos días, escribí un texto en el que aseveraba que los milagros ocurren más de lo que creemos; y hoy de un prodigio he sido el destinatario. Tus pocas líneas han venido a corroborar o ratificar dicho aserto y me han hecho sonreír, de veras.    ¿Que qué tal estoy?

A mi amiga Sofía, experta en arte

A MI AMIGA SOFÍA, EXPERTA EN ARTE   “A veces, quien desea denigrarte, Sin querer, da en el centro de la diana”. Se lo escuché decir otrora en Viana A mi amiga Sofía, experta en arte.   Ergo, si alguien se empeña en ultrajarte, Adviértele, de forma meridiana, Qué antaño aconteció a quien era ariana A la que ha decidido

Marifé es una fémina estupenda

MARIFÉ ES UNA FÉMINA ESTUPENDA En mi casa está claro quién lleva los pantalones, yo, pero, a renglón seguido viene Paca con la rebaja, o sea, que debo admitir sin reservas la salvedad, que eso es así porque no otra cosa manda quien dispone cuanto ha de hacerse en ella, sin necesidad de tener que argumentar el porqué ni que nadie ose

Fue el ángel de la triste nueva Pío

FUE EL ÁNGEL DE LA TRISTE NUEVA PÍO Dilecta Pilar: A mí tampoco ningún miembro de la familia camiliana (ni sacerdote ni hermano) me escribió ni llamó por teléfono para darme la triste nueva del óbito de Arteaga. ¿Me lo esperaba y/o temía? Puede. Fue Pío Fraguas quien se enteró y, al instante, me lo hizo saber, mientras yo escribía

Con tus heridas haz una obra de arte

CON TUS HERIDAS HAZ UNA OBRA DE ARTE   —Si la vida carece de sentido, No busques a escribir lo que no tiene. —Si trenzo es porque mucho me entretiene, Pues mezclo lo veraz con lo mentido. —¡Cuánta verdad ampara el fementido! Que guardes el secreto bien conviene. —¡Cuánto urdidor lo mismo a decir viene! Puede que el fingidor

Irónico adversario es mi vecino

IRÓNICO ADVERSARIO ES MI VECINO   Un breve caos es nuestra existencia Entre un par de silencios infinitos. Lo adujo Beckett, uno de mis mitos: Encierra una lección que hoy es tendencia.   ¿Nos conviene encomiar toda excelencia Y denunciar también cuantos delitos Hayamos presenciado, pues son hitos Que portan copia o falta de

¿Los canes huelen el que tengo miedo?

¿LOS CANES HUELEN EL QUE TENGO MIEDO? Amable, atento y desocupado lector (ora seas o te sientas ella, ora seas o te sientas él): Reconozco que este, el texto que te acabas de llevar a los ojos y has empezado a leer, lo he medio cocinado mentalmente, de madrugada, mientras intentaba que mis gélidos pies entraran en calor (he vuelto a comprobar,

¿Le pasará como pesó a Evaristo?

¿LE PASARÁ COMO PESÓ A EVARISTO?   La actual es una confusión notable. Admito a quien la ve sobresaliente. Rehúso a quien la advierte insuficiente. Hasta la estupidez es exportable.   Hay tipos de sandez y esta es dañable. Basta con que aparezca el más reciente Para que en el entero continente Y en otros se halle el tal, inagotable.

Coloquio entre pasmado y poderoso

COLOQUIO ENTRE PASMADO Y PODEROSO VERDADES A LA CARA DE HIJO Y PADRE Acababa de rebañar Juanjo (o Júnior) las natillas, que su abuela Gregoria, “Goya”, había hecho, llevado a casa y dejado en la nevera para el postre de la cena (eso decía la nota que había escrito la yaya y colocado sobre el frutero), con la ayuda de la cucharilla,

Sigue a Juan de Mairena, mi modelo

SIGUE A JUAN DE MAIRENA, MI MODELO Hoy voy a meter la pata hasta el mismísimo corvejón, porque he resuelto llevar a cabo algo que mi creador, Otramotro, me recomendó encarecidamente que no culminara nunca. Pero como tengo para mí que no asimilaré bien las didácticas lecciones que él me brinda, si no cometo sus mismos errores de bulto,

Porque allí el esperpento siempre encaja

PORQUE ALLÍ EL ESPERPENTO SIEMPRE ENCAJA   Difícil de creer, sinceramente, Es cuanto yo constato en el Congreso; Lejos de ser la casa del progreso, Es la de Roque; llámame demente.   En lugar de tratar, sensatamente, Del paulatino y perspicaz regreso A la normalidad, se habla de ingreso En varios manicomios de su gente.  

Cómo se pasa del infierno al cielo

CÓMO SE PASA DEL INFIERNO AL CIELO LA TARDE EN QUE LOS OJOS PUSE EN IRIS CUANDO AMANDA COLMÓ MI EXPECTATIVA Ayer aprendí que el hombre, el ser humano, baila su danza, o sea, vive, en el filo de una navaja, y que en un instante puede pasar de ser una persona santa a una canalla, despreciable, o viceversa. Esa enseñanza o lección, vedada,

No han estado hoy geniales, cual Quevedo

NO HAN ESTADO HOY GENIALES, CUAL QUEVEDO Más de un día (ignoro si la causa descansa en el cansancio generalizado de los contertulios o si cabe hallar su origen en el de servidor) y más de dos, tras leer en casa las notas que he tomado durante la tertulia del casino “La Fuerza”, de Algaso, a fin de desarrollar y componer la pieza literaria

¿Quién nunca ha cometido un error craso?

Si alguien me preguntara por mis costumbres lectoras, verbigracia, ¿a qué autores leo habitualmente en los diarios y las revistas de papel?, que hasta este instante del día de la fecha nadie lo ha hecho aún, le contestaría, de buen grado, la verdad, que durante el finde, nunca, o sea, jamás de los jamases, me pierdo a mi póquer de ases

¿Finará este soneto la repera?

¿FINARÁ ESTE SONETO LA REPERA?   —Basta con escarbar en el pasado Para que la abyección su hocico asome. —No hay paz sin desazón ni edén que dome Los vicios de soltero del casado. —Puede que al lector no le haya pisado Aún quien ni comer deja ni come. —Acaso a broma todo se lo tome Cuando en Londres le pidan el visado. —La

Leyenda del obispo Pedro Díaz

LEYENDA DEL OBISPO PEDRO DÍAZ   Hay en Ciudad Rodrigo (Salamanca), En su impar catedral del siglo XII, Que da a quien la visita más de un goce, Una que permanece historia estanca.   Tal vez sea leyenda, sí, y no manca. Quien la tumba de Pedro Díaz roce Acaso dé un respingo si conoce Por qué resucitó; para que blanca,  

Penélope y Telégono casaron

PENÉLOPE Y TELÉGONO CASARON (SEGÚN NARRA UN RECIÉN MOSAICO HALLADO)   El mito/suelo de Penélope y de Ulises Acostumbra a ensuciarlo quien no asea Y, en vez de embellecerlo, afea, o sea. Acabo de fregarlo: no lo pises.   Anda esperando al de cabellos grises Que regrese del viaje, una odisea, Quien teje, quien desteje y quien desea

¿Adónde me mandaron, «a la porra»?

¿ADÓNDE ME MANDARON, “A LA PORRA”? (CUANDO ESA LOCUCIÓN A CORO USARON)   A freírte, tal vez, en el infierno, Como al churro, más fino, eso le pasa, Aunque es casi tres veces esa masa Y suele consumirse en el invierno.   Puede que sea el fin algo más tierno; Que en el bolsillo lleves a tu casa La bolsa de la apuesta, qué impar

¿Proféticas serán esas palabras?

¿PROFÉTICAS SERÁN ESAS PALABRAS? Aunque nos suele costar Dios y ayuda reconocerlo (sin embargo, he de confesar sin ambages que a mí, al menos, no me supone ningún esfuerzo extra o añadido admitirlo), todos los que nos dedicamos a juntar palabras por escrito (hembras y varones, hayamos publicado varios libros o ninguno) acabamos aceptando

¿Por qué aquello que amamos lo matamos?

¿POR QUÉ AQUELLO QUE AMAMOS LO MATAMOS? Hoy, treinta de noviembre, durante el proverbial rato de siesta, se me ha aparecido en sueños el excéntrico novelista y comediógrafo irlandés Oscar Wilde. ¿Con qué objeto (cabe preguntar/se)? Puede que lo haya hecho a fin de que el abajo firmante de estos renglones torcidos, servidor, no echara

¿Qué por nada me perdía?

¿QUÉ POR NADA ME PERDÍA? HISTORIETAS DE TEBEOS   En el quiosco de la plaza Pío, que hoy es Padre Lasa, Aprendí qué era la guasa Y a reír, tándem que abraza Quien lee humor con cachaza. De cabo a rabo leía Las páginas que escogía Publicitar el quiosquero, Que fue el goce dominguero Que por nada me perdía.      Ángel

¿Réquiem por mi difunta musa, Amanda?

¿RÉQUIEM POR MI DIFUNTA MUSA, AMANDA?    Como cualquier lector asiduo mío (ella o él) sabe, poco importa cuál sea su identidad, inclinación u orientación sexual, durante mi última estancia “estiotoñal” en el Puerto de la Cruz (Tenerife), decidí crucificar a mi amada musa chicharrera Iris y, por ende, que no volviera a protagonizar

¿De Egomet falsa etopeya?

¿DE EGOMET FALSA ETOPEYA?   Es cortés, gentil y noble De corazón, diligente, Liberal e inteligente, Fuerte de ánimo, cual roble, De Hércules sosias o doble; En el amor no es ocioso; Nunca fue un varón odioso Quien es perito en finezas, Encantos y sutilezas Y no venable mafioso.      Ángel Sáez García    angelsaez.otramotro@gmail.com

Tuvo el suceso su vaya

TUVO EL SUCESO SU VAYA   Recuerdo que era verano, Porque ocurrió en una playa. Tuvo el suceso su vaya: Una nena con su mano Le tocó el pene a un fulano De su edad, que iba en porreta, Como ella, y esta gracieta Soltó a su madre: “Quiero una”. “Sé buena (oí), y tendrás una; Si no, una serie completa”.      Ángel Sáez

Yo no he sido tan guapo como entonces

YO NO HE SIDO TAN GUAPO COMO ENTONCES PREFERÍ LAS ANTÍPODAS AL TRULLO “Esto ocurrió en un tiempo y en un país en que muchos de nosotros estábamos enamorados de la vida. ¿Os acordáis?, ¿os lo han contado acaso? Estimábamos a nuestros políticos y confiábamos en ellos. Confiábamos también en los periódicos y en los periodistas,

Me he llevado un gran chasco con Domingo

ME HE LLEVADO UN GRAN CHASCO CON DOMINGO María Soledad Señera ha guardado silencio sepulcral durante el último lustro sobre el affaire ominoso del “caso Salas Cuenca”, que le dio o supuso todo un vuelco a su triunfal existencia de prestigiosa diseñadora de moda y de cónyuge (primero anónima, luego atónita) de uno de los hombres

En el inicio de su quinta década

EN EL INICIO DE SU QUINTA DÉCADA    “La literatura es, a veces, un temerario intento de escribir bien sobre el mal. Tal vez por eso, un halo de sospecha envuelve a quienes se adentran en las perniciosas páginas de los libros, frecuentando compañías tan poco recomendables como la perversión, el vicio y la indecencia moral”.    Irene

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído