El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Iris, cuídate mucho, amada musa

IRIS, CUÍDATE MUCHO, AMADA MUSA

Dilecta (amada con voluntad honesta el grueso de mi tiempo de vigilia, aunque reconozco que no faltan los escabrosos y felices y puntuales momentos oníricos de obscenidad; y amor reflexivo con algunos trazos de sucio, sí, que tampoco faltan, ora ande despierto, ora ande dormido) Iris:

Cenes esta noche, la última del año, la de san Silvestre, donde cenes, cenes con quienes cenes (yo lo haré en casa de mi hermano Eusebio, con él, mi cuñada María José y mis sobrinas Raquel y Lucía, los cinco, pero tengo que estar a las once en casa; así que, a las tales menos veinte minutos, me subirá “Use” en su coche al barrio de Lourdes; todos tenemos que respetar las normas; confío y espero que luego no nos enteremos de lo que nos produzca o provoque alipori, esto es, de que quien las dictó se las pasó por el forro de sus caprichos, pues sería para correrle al sujeto, fuera ella o él, a gorrazos), te deseo, de todo corazón, que termines bien el doble veinte, una odisea (alguna cosa buena ha habido, sí, verbigracia, volver a verte, como pude hacer en febrero en Tenerife, poco, menos de lo que me hubiera gustado, pero lo doy por bueno; y alguna cosa mejor y aun óptima puede que la haya y, seguramente, la habrá, sus últimas boqueadas o estertores, tal vez, por ejemplo; pero, globalmente, merece un puntapié sea cual sea la parte de su supuesta o metafórica anatomía donde elijas dárselo) y comiences el esperanzador impar (que sea así, non, sí, que no es una negación dicho non, no, aunque lo parezca) con buen pie.

Cuídate mucho, amada musa, mientras no te vacunen (diles, cuando ocurra el afortunado hecho, que puede que sea doble, que no hace falta que te acunen cuando te la pongan o inyecten, no, este sí es adverbio de negación, sí), para poder cuidar luego de tus seres más queridos, porque acaso sea la mejor manera de cuidarlos cuidarte (y más con la nueva variante o cepa británica, más virulenta, sí, aunque en este caso debería llamársele o usarse, por ser más correcto y oportuno, el adjetivo que acabo de inventarme o sacar de mi chistera, “virurrápida”).

Que podamos amarnos más y mejor en 2021; y reírnos, a carcajada tendida, a mandíbula batiente, sobre todo, de nosotros mismos.

Te manda dos vagones, uno repleto de abrazos y otro de besos (para que ejerzas con antelación y delectación de reina maga y los repartas equitativamente y según sus necesidades; quédate con algunos, selectos, de ambos)

   Ángel Sáez García

   angelsaez.otramotro@gmail.com

ENCUENTRA LOS PRODUCTOS QUE TE INTERESAN

¡¡¡ BÚSQUEDA DE LAS MEJORES OFERTAS ONLINE !!!

Obtener los mejores resultados de tu búsqueda de productos

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído