El blog de Otramotro

Ángel Sáez García

Relato de sucesos fehacientes (I)

RELATO DE SUCESOS FEHACIENTES  (I)

Y ALGUNAS REFLEXIONES AL RESPECTO

La tarde del pretérito 20 de marzo de 2021, pasadas las ocho menos cuarto, por tercer sábado consecutivo, Diana, Pío, Pacho y el abajo firmante nos juntamos en el interior de una cafetería del Paseo de Invierno (la terraza estaba vacía, porque Eolo soplaba con fuerza y aun con furia —aunque, de un tiempo a esta parte, no me canso de hacerme y hacer a otros (sean ellas o ellos) la misma pregunta, nadie ha sabido argumentar razones de peso y, por ende, convencerme, de en dónde se genera o nace el viento y dónde pierde fuelle y muere—) para comentar cómo nos había ido la semana (yo recuerdo que hice referencia a la última ficción que había ideado y urdido esa misma tarde) y tomar lo que cada quien quiso: una infusión la fémina, y sendas cañas de cerveza los tres varones. Nosotros repetimos consumición. Estuvimos allí una hora escasa. Luego, cada cual regresó a su casa.

A mediodía del miércoles 24, Pío me llamó por teléfono para comentarme, grosso modo, que el día anterior, tras regresar del trabajo, a eso de las seis de la tarde, estando tomando un café en compañía de Diana, se había sentido cansado, sin fuerzas; que había pasado mala noche; y que había ido al centro de salud, que le habían hecho la PCR y había dado positivo en COVID. Le había referido al rastreador que Pacho y un servidor habíamos coincidido con él y su pareja, Diana, como queda arriba expresado. Diana también había dado positivo.

Pío, desde que tuvo confirmación del hecho, seguramente, no ha dejado de especular en torno a dónde pudo contagiarse y de quién, pero no le consta, de manera fehaciente, a quién achacarle el marrón; además, entiende que quien lo contagió lo hizo sin querer (eso, al menos, es lo que quiere creer y seguir creyendo, claro, y a pies juntillas).

A las 16.15 horas recibí un SMS del rastreador, en el que me decía: ÁNGEL (sin tilde) S. G. ha sido identificado como contacto estrecho de persona con COVID. Debe permanecer aislado”. A renglón seguido, un minuto después, el rastreador se puso en contacto telefónico conmigo para decirme que tenía que subir a uno de los dos módulos anejos al servicio de Urgencias del Hospital “Reina Sofía”, de Tudela, para que me tomaran una muestra (en realidad, dos; una, de la garganta y otra de las dos fosas nasales) a fin de hacerme la prueba de PCR; y que, fuera el resultado de la misma el que fuera, positivo o negativo, debía permanecer aislado en casa hasta el día 30, día de mi cumpleaños, que me hicieron la segunda PCR.

Subí y bajé de allí andando, para evitar contagiar, en el caso de ser un positivo asintomático, a quien me subiera y/o bajara (pues no podía coger el autobús urbano, y yo no tengo coche; por no tener, carezco hasta de carné de conducir), ya deudo o familiar, ya taxista.

A las 14 horas del jueves 25, recibí el segundo SMS del rastreador, que decía así: “El resultado de la prueba COVID de ÁNGEL (ídem) S. G. del 24/03/2021 ha sido negativo. Siga las recomendaciones que le han dado en cuanto a aislamiento”.

Confieso que la noche del miércoles al jueves no descansé bien (pero, en esta ocasión, por otras circunstancias o razones distintas a las asiduas, los ruidosos vecinos de arriba). Me noté inquieto (y es que la duda, la incertidumbre, no es un estado ideal para conciliar el sueño; no es una buena pareja de baile para alcanzar la tranquilidad del alma y saborear luego sus mieles; a pesar de que no dejaba de repetirme un razonamiento que otras veces me había servido y calmado: “Si tiene solución, por qué te quejas; si no la tiene, por qué te quejas”). Sentía los latidos del corazón en mis sienes. Mientras encaminaba mis pasos en dirección a los citados módulos, llevando la americana doblada en el brazo izquierdo (había quedado una tarde estupenda) iba hablando por teléfono con unos y otros, para atenuar o mitigar la tensión acumulada. Intentaba poner en práctica la lección que colegí o extraje de un impar adagio sueco, en concreto, el que recomienda compartir lo bueno y lo malo que nos ocurre así: “una alegría compartida es una alegría doble; una pena compartida es la mitad de una pena”.

(Continúa.)

   Ángel Sáez García

   angelsaez.otramotro@gmail.com

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Ángel Sáez García

Ángel Sáez García (Tudela, 30 de marzo de 1962), comenzó a estudiar Medicina, pero terminó licenciándose en Filosofía y Letras (Filología Hispánica), por la Universidad de Zaragoza.

Lo más leído