Palpito Digital

José Muñoz Clares

Quisiera estar sedado  (Los Ramones)

Fue sólo una epidural (de cintura para abajo) seguida de una sedación para que no los maldijera mientras me trajinaban los argamandijos. Yo estaba y súbitamente dejé de estar. De aquello fui luego saliendo lentamente hasta revivir en un estado de estar sin que me importara y sin acordarme de que estaba en un quirófano esperando a volver en mí. Oía todo lo que decía un personal médico ya relajado una vez terminada la casquería. Al final, desde la profundidad de una sima entre cósmica y química, les dije que había vuelto, que ya estaba otra vez en el mundo.

Mejor no haber vuelto. Me encuentro que Borrás, imputada y pillada con emails dando cuenta de sus pasos rodando por la pendiente del delito, estaba entre el furor indepe y el miedo al estacazo que le dieron a Torra, en un esfuerzo inútil por quedar bien con todos: aquí está mi corazoncito indepe que no quiere inhabilitar a Juvillá, pero enfrente tengo a la demoníaca dictadura española que nos impiden ser todo lo catalanes que nos gustaría. Pensó paralizar la tarea parlamentaria para no hacerle el feo a la CUP, pero le impusieron la cordura y ahí estamos, a medio camino de todas partes, inhabilitando con la boca pequeña.

También está lo de Eurovisión, por una vez interesante: democracia de mero aliño y, en el fondo, allí irá quien nosotros queramos, que para eso somos el comité de expertos. Como en la pandemia: un comité que allí nunca existió aquí sí existía y decidió entronizar a la que menos votos obtuvo del público, con una canción que la entiende más un americano medio que un español culto. Prefería yo la inspirada en el maravilloso TetaMundi, pero nuestras pazguatas al monteresco modo pensaron en lo muy inconveniente que resultaría llenar un escenario con una teta en plan globo terráqueo para escándalo de quienes creen que si se prohíben las tetas en la televisión los niños crecerán ignorantes de lo que esconden las señoras entre el diafragma y la garganta. Las niñas se enteran luego de forma irremediable, cuando las camisetas les apuntan maneras, y los niños se llevan primero un pasmo y luego pasan tres o cuatro décadas soñando con esos graciosísimos bultos que les ocultaron de pequeños y que tanto juego dan. Ellas erre que erre: de tetas ni hablar y menos exhibir.

Y quedaban las gallegas. El mejor tema, el más genuino, arriesgado y tribal incluso. Pero los expertos tuvieron su momento “La, la, la” y aplicaron al asunto la doctrina franquista sobre Serrat: aquí se canta en españó o no se canta. Y se las cargaron. El Karma hará el resto: la más bailada y vendida será la de Tanxugueiras, luego la de la TetaMundi y en el honroso último lugar quedará la campeona… a ojos de los expertos perrosanchistas.

Y cuando ya creía que se habían acabado las sorpresas en este mundo al que no debí volver veo una votación en que la traición de unos y un manazas del PP acaban propiciando una gesta al estilo de la república que proclamó y desproclamó el puchifugas en apenas unos segundos. Batet no podía sino dejar su impronta en el sainete: “queda derogada” la reforma. Es su nivel, como el de esa Lastra. Imposible hacerle entender que las disposiciones se aprueban o no se aprueban, y que para derogar algo hay que aprobarlo primero. En fin, si no da para más la criatura… Y al poco dijo que “según me informan” el decreto se ha ratificado (¿Aprobado?)

Me pienso ingresar voluntario en el hospital Reina Sofía de Murcia, donde me operaron, y pedir al equipo médico que me vuelva a sedar pero que no se sientan obligados a operarme de nada, que sólo me conviene una sedación de aquí a que echen al perro o se acabe la legislatura. Pero volver a un mundo así, a mi edad, encontrar que este mandangas ha conseguido resucitar hasta la prima de riesgo…

Repito, mejor sedado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

José Muñoz Clares

Colaborador asiduo en la prensa de forma ininterrumpida desde la revista universitaria Campus, Diario 16 Murcia, La Opinión (Murcia), La Verdad (Murcia) y por último La Razón (Murcia) hasta que se cerró la edición, lo que acredita más de veinte años de publicaciones sostenidas en la prensa.

Lo más leído