A solo horas de anunciar las medidas, la dictadura ya quedaba en evidencia de su fracaso

Los venezolanos ‘asaltan’ las calles por la falta de gasolina y el racionamiento de la dictadura chavista

A pesar del confinamiento por el COVID-19, se registran numerosas manifestaciones contra las medidas del régimen sobre la distribución de la escasa gasolina

Los venezolanos ‘asaltan’ las calles por la falta de gasolina y el racionamiento de la dictadura chavista
Venezuela sin gasolina PD

Los venezolanos siguen luchando contra la dictadura de Nicolás Maduro.

Pese al confinamiento por el COVID-19, cientos de venezolanos volvieron a salir a las calles para protestar con la continua escasez de gasolina que tiene lugar en el país caribeño, que cuenta con las mayores reservas conocidas de petróleo a nivel global.

Las manifestaciones ahora apuntan al nuevo sistema de racionamiento diseñado por la dictadura de Nicolás Maduro.

Un fallido sistema que busca distribuir el escaso combustible obtenido del régimen iraní, y cuyas fallas se presentaron inmediatamente.

Hasta la fecha, se registran protestas en Caracas, Lara, Barquisimeto, Anzoátegui y Mérida, entre otros puntos del país.

Esas personas acudieron a las estaciones de servicio porque el sistema del régimen se basa en un racionamiento diario basado en el número de matrícula.

Sin embargo, pese a esa disposición, la escasez de gasolina continúa porque personas que cumplían ese requisito tampoco pudieron llenar sus tanques.

Según el plan del chavismo, la petrolera estatal PDVSA permitiría que las empresas privadas importen y distribuyan combustible, evitando teóricamente las sanciones de Estados Unidos dirigidas a entidades estatales.

Es por esa razón que el chavismo recurrió a Irán para importar petróleo y así poner en marcha el plan mencionado.

Algunos barcos lograron llegar al país mientras que otros decidieron abortar sus planes debido a las sanciones impuestas por los Estados Unidos.

¿El último empujón?

El precedente que hace temer una revuelta se remonta a 1989, cuando el entonces presidente, Carlos Andrés Pérez, propuso un plan que incluía el aumento del precio de la gasolina dentro de un paquete amplio de medidas y terminó con el “Caracazo”, violentas protestas que se saldaron con centenares de muertos.

La continuación de esas protestas tuvo su expresión en dos golpes de Estado en 1992, el segundo de ellos liderado por el entonces teniente coronel Hugo Chávez, que pretendieron cabalgar el descontento ciudadano.

Con ese recuerdo fresco en la memoria de los venezolanos, el dictador Nicolás Maduro anunció que quienes quieran comprar gasolina lo podrán hacer a un precio de 5.000 bolívares o 0,02 dólares por litro hasta un máximo de 60 litros al mes.

Para poder acceder a esos subsidios deben estar suscritos al Carnet de la Patria, un polémico sistema de identificación denunciado por su uso para el control político de la población venezolana.

Quienes no lo tengan o superen la cantidad mensual subsidiada, deberán pagar 50 centavos de dólar por litro en un país en que el salario mínimo es inferior a dos dólares.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído