El maestro de Infantil José Antonio Pallero denuncia que es víctima de negligencias

El calvario de ‘Papá Maravilla’: obligado a cumplir casi cuatro años de cárcel víctima de la discriminación de la Ley de Violencia de Género

"Sin haber habido un juicio, vulnerando mi presunción de inocencia, dejé de ver a mis pequeños por orden de un juez. Fue una pesadilla. Fui prejuzgado sólo por ser hombre"

El calvario de 'Papá Maravilla': obligado a cumplir casi cuatro años de cárcel víctima de la discriminación de la Ley de Violencia de Género

A José Antonio Pallero Bote, un maestro de educación infantil y primaria de La Coruña, se le torció dramática e incomprensiblemente la vida.

Antes de ingresar próximamente en la cárcel, este gallego de 42 años ha vuelto a denunciar que es víctima de la Ley de Violencia de Género. «Bajo la bandera del feminismo esta ley arrebata el derecho a la presunción de inocencia del que presumen las sociedades civilizadas», explica a Periodista Digital.

El profesor está librando su particular lucha contra el sistema judicial que discrimina a los hombres por razón de su sexo con el apoyo de su comunidad, el centro educativo, su familia y su actual pareja.

José Antonio relata a todo aquel que quiera escuchar el «calvario surrealista» que ha sufrido en sus carnes en los últimos cuatro años. Todo comienza cuando decide separarse de su mujer: «Ella sufrió depresión y estuvo un año de baja en su trabajo antes de conocerme. Nos enamoramos y estuvimos dos años juntos y seis de casados. Tuvimos dos hijos y una relación de pareja que necesitó de un terapeuta. Un día, tras una de las discusiones, decidió llevarse a mis hijos y dije ‘hasta aquí’. Interpuse una demanda de divorcio y, justo esa tarde, me denunció, supongo por consejo de su abogada, por malos tratos psicológicos».

Inmediatamente, el caso de José Antonio pasó del Juzgado de Familia al de Violencia de Género de La Coruña. El protocolo se activó y al maestro le quitaron la custodia de sus hijos. «Sin haber habido un juicio, vulnerando mi presunción de inocencia, dejé de ver a mis pequeños por orden de un juez. Fue una pesadilla. Fui prejuzgado sólo por ser hombre«, lamenta.

Su exmujer también lo denunció por maltrato a sus hijos. «Lo ha hecho al estilo macabro de las secuestradoras de la Asociación de Infancia Libre, aunque más sofisticado«, comenta. La Fiscalía pidió 12 años y 8 meses de cárcel a José Antonio, pero fue absuelto y pudo probar su inocencia.

No corrió la misma suerte con la denuncia de malos tratos psicológicos. En el juicio que se celebró, se cometieron, según apunta el propio acusado, toda clase de tropelías y negligencias. «Entraron 4 de los testigos a la vez al final de la tarde, cosa que no se puede hacer, tal y como indica la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Me pusieron en un biombo donde no pude ver a nadie durante dos de las declaraciones, ni siquiera a mi abogado, esto también es un error. Tampoco pudieron testificar el terapeuta o los psicólogos del juzgado», manifiesta con amargura.

Finalmente, sin pruebas ni partes médicos, ni informes psicológicos y sólo con la declaración verbal acusatoria de su expareja, el docente fue condenado a una pena de prisión de tres años y ocho meses. Ahora se dispone a cumplir la sentencia, a pesar de los recursos sin resolver en el Constitucional, el Supremo y la Audiencia Provincial de La Coruña.

«A los hombres se nos hace culpables de facto y ya no hay manera de demostrar nuestra inocencia a pesar de que la otra persona no tenga pruebas. Los varones inocentes estamos perdidos y yo me confundí al casarme con esa mujer, tuve el peor de los divorcios. Espero encontrar un ápice de justicia y que los varones dejemos de soportar esto», enfatiza.

No obstante, el maestro se muestra optimista y con esperanza. Sus hijos son el motor que le impulsan a seguir adelante pase lo que pase.

José Antonio también ha escrito un libro que le sirve como catalizador de su desasosiego y frustración: “Yo, maltratado(r), la increíble historia de Papá Maravilla”.

En la narración se recogen vídeos y pruebas en los que su exmujer le regala un cuento con cartulina y fotos y les dice a sus hijos que su padre es un «Papá Maravilla», de ahí el nombre que da título al texto.

Autor

Pablo Santos

Experto en información religiosa

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído