SÁNCHEZ, DE VACACIONES MIENTRAS SE DISPARABAN LOS REBROTES

Alfonso Ussía: «Necesita descanso»

Al gran novelista británico Stephen Leacock le gustaba establecer a sus lectores, en los primeros párrafos de sus interesantes novelas, en el lugar donde se sucedían los hechos.

En ocasiones, no lo conseguía del todo, originando a sus fieles seguidores un pasmo que bloqueaba sus capacidades de entendimiento.

En su novela “Boarding-House”, cuya protagonista es una tal Mrs. Cripplestone, el primer tramo resulta un tanto azaroso: “La tormenta se encrespaba aquella noche en la costa Oeste de Escocia. Por lo demás, eso no tiene importancia para esta historia, que no se desarrolla allí. El tiempo era tan malo en la costa Este de Irlanda. Tan malo como el que azotaba los desnudos bosques de Gales. Datos meteorológicos del todo irrelevantes, porque le escena de este relato se sitúa en el sur de Inglaterra”.

Mis lectores en Periodista Digital tendrán que admitir que el arranque de este artículo es, como poco, original. Y lo es, porque el brillante párrafo de Leacock nada tiene que ver con lo que sigue a continuación. Es importante y honesto advertirlo.

Un peculiar y gran personaje del viejo Jerez de la Frontera, don José Domecq de la Riva, conocido con el sobrenombre de “Pepe Panteras”, roncaba apaciblemente durante una profunda siesta del carnero, es decir, en la hora previa a la comida. Su mayordomo, Felipe, acudió a despertarlo.

—Don José, no duerma más, que se le va a quitar el sueño para la siesta de todas las tardes.

Esto sí tiene que ver con lo que sigue a continuación. Y es importante y honesto advertirlo.

El Presidente de esa gamberrada de Gobierno que padecemos en España, Pedro Sánchez, es hombre muy proclive a las vacaciones y el descanso.

Mientras en España el Covid 19 rebrotaba furioso e implacable, nuestro Presidente del Gobierno descansaba traquilamente en La Mareta bronceando su atlético cuerpo con el sol radiante de nuestras islas Canarias.

Después de descansar en La Mareta de su descanso permanente, le ordenó a su Rasputín de bolsillo, Iván Redondo, que dispusiera de todos los elementos precisos para trasladarse, junto a su familia, familia política, amigas de las niñas y cuarenta escoltas, al Palacio de las Marismillas en Doñana, el precioso palacio que construyó el Duque de Tarifa para alojar al Rey Don Alfonso XIII.

Palacio que terminó perteneciendo a su descendiente el Marqués del Borghetto hasta que se lo expropiaron junto a una considerable extensión del Coto con el fin de deteriorarlo en nombre del Estado.

Una semana en Doñana, con Sanlúcar a tiro de piedra y sus langostinos de Bajo de Guía frescos y deliciosos. Y bocas de la isla, y salmonetes de Bonanza.

Así que, cumplidos 17 días de vacaciones, Sánchez retornó a Madrid a trabajar, si bien manteniendo abiertos los servicios de Las Marismillas por si el agotador trabajo de una semana le exigiera otros días de merecido descanso.

-Qué ojeras me traes esta noche, Pedro mío-, le comentó doña Begoña.

– Llevo trabajando desde las 10 de la mañana-.

– La vida de un Presidente del Gobierno es inhumana. Pedro, yo creo que podríamos bajar a Doñana este fin de semana para que te recuperes del agotamiento-.

-Por esta vez, te hago caso, Begoña mía-.

Me complace informar que el relato ha llegado a su final feliz.

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Alfonso Ussía

Columnista de opinión en las más prestigiosas cabeceras nacionales, ha obtenido, entre otros, los premios González Ruano y Mariano de Cavia de periodismo, el Jaime de Foxá de literatura cinegética, el Baltasar Ibán de periodismo taurino, el Fíes y la Pluma de Oro del Club de la Escritura.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído