LA SEGUNDA DOSIS

Alfonso Rojo: «El anuncio de Sánchez tiene de los nervios a los puteros del PSOE»

Ha sido la enésima impostura de Pedro Sánchez.

Acompañado en esta ocasión, como siempre, por su partido, convertido en una empresa de colocación, donde todos babean sumisos para lograr el favor del jefe, con la esperanza de que mantenga sus cargos y prebendas.

Se daba por supuesto el apoyo del inefable Zapatero, pero ha sorprendido la presencia de Felipe González.

Ignoro lo que bulle en la cabeza de González o las inconfesables razones por las que se ha prestado a respaldar al tipo que se abraza a los miserables que, durante los 14 años que fue presidente del Gobierno de España, asesinaron a 438 inocentes, incluidos varios compañeros y amigos suyos.

El caso es que Sánchez ha logrado ya estabular a todo el PSOE en torno a sus intereses personales y lo hace ahora con el disfraz de ‘socialdemócrata’.

Le deben haber dicho Tezanos el del CIS y los expertos demoscópicos de La Moncloa que la cosa pinta mal, que los de Ciudadanos se han pasado en bloque al PP y que ya no queda nada que rascar entre los zarrapastrosos de Podemos.

Y que lo que conviene es afrontar la fase final de la legislatura con la falsa etiqueta de la socialdemocracia y dando por supuesto que, llegado el momento, porque es lo que más les conviene, votaran otra vez a su favor los proetarras vascos, los golpistas catalanes y los antiespañoles periféricos.

El papelón de Felipe González pone en evidencia por no haber no hay ya ni Partido Socialista. Todo es sanchismo, trampa, mejunje, apaño, enchufe y sectarismo.

No sé si han reparado en que el cuadragésimo Congreso no dedicó ni un solo minuto a la economía o al empleo.

Lo que prometió Sánchez fue abolir la prostitución, algo tan irreal como insensato, a la vista del estupor que ha despertado entre los socialistas.

Han pasado casi dos años desde que se dictó sentencia en el Caso de los Eres, donde comparecieron como acusados dos expresidentes del PSOE, siete exconsejeros socialistas, dos exviceconsejeros, tres ex directores generales, tres ex secretarios generales técnicos, un exjefe del gabinete jurídico y un ex interventor general de la Junta, por la malversación de 680 millones de euros, que en teoría debían haber ido destinados a ayudar a los parados y acabaron en otras cosas, incluidas putas y cocaína.

El anuncio de Sánchez tiene de los nervios a los puteros del PSOE.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído