Sorprendente reflexiones de la escritora, biógrafa de la reina Sofía, y autora de 'La pieza 25' sobre el caso Nóos

El ataque más feroz de Pilar Urbano: «La casa más oscura de España es la Zarzuela»

"Don Juan Carlos de Borbón le debe el trono a Franco; pero también a Estados Unidos"

El ataque más feroz de Pilar Urbano: "La casa más oscura de España es la Zarzuela"
Pilar Urbano TW

Se vende como la que más sabe sobre la monarquía y sus secretos, y a veces deja en pañales hasta al reconroso de Jaime Peñafiel o a la sabionda de Pilar Eyre. Es Pilar Urbano, quien ahora se despacha contra Casa Real en una entrevista publicada en ‘El Salto‘, donde hace un durísimo repaso a notables aspectos de la vida española relacionados con Zarzuela y sus inquilinos. (El secreto sobre Felipe VI que desvela Pilar Urbano y que hiela la sangre a doña Letizia).

Así, la biógrafa de la reina Sofía, y autora de ‘La pieza 25’ sobre el caso Nóos, carga especialmente tintas contra don Juan Carlos, afirmando que tuvo que abdicar

«porque la corona estaba manchada, desprestigiada. Él no quería, pero no había otro remedio. Abdicó in extremis, porque se desmoronaba la institución primaria del Estado».

Tras señalar que «Juan Carlos de Borbón le debe el trono a Franco; pero también a Estados Unidos», no deja títere con cabeza: (Alfonso Ussía cruje a Pilar Urbano y la pone al nivel de proetarras, separatas y podemitas por acosar a Don Juan Carlos).

«La casa más oscura de España es la Zarzuela. Las preguntas son ceremoniosas, y las respuestas son banales, artificios de cortesía teatral, para contestar sin decir nada. En realidad, eso es una monarquía, escenificación, pompa y solemnidad, representación en su sentido literal, porque nos representa como nación.

Representa la supremacía, la elegancia, la ejemplaridad, el honor, la dignidad, una serie de valores abstractos. Así que se ha de tener gran cuidado a la hora de disponer la puesta en escena de lo regio, los discursos, la agenda y los viajes del rey. Incluso la elección del jefe de su Casa. Aunque eso incumbe al propio monarca, no cabe olvidar que ese jefe es el cuidador del rey.

El rey que es, simbólicamente, el jefe supremo de las Fuerzas Armadas, no puede dar ni una orden. No puede decir «media vuelta, ar» a un soldado, ni «Jaime [Milans del Bosch], te ordeno que retires los tanques». No puede. Y lo hizo. En la madrugada del 23-F lo hizo. Consta por escrito.

(…) ¿Transparencia? Sí, y no solo de las cuentas y los gastos de la corona. Tenemos derecho a saber a quién ha recibido el rey. A lo mejor no tenemos derecho a saber ni es prudente qué sepamos de qué han hablado. Pero cuando hay una visita importante o el rey se reúne con los empresarios del Ibex 35 algún comunicado se nos tiene que dar.

El rey, el que sea, mueve muchos hilos, y no son precisamente hilos de juguetes de guiñol, son intereses nacionales. Afectan al bolsillo. Por ejemplo, no es lo mismo vender buques a Arabia Saudí, dando trabajo a la Bazán (Navantia) que venderles bombitas inteligentes. No es lo mismo cobrar o no cobrar comisiones del Ave, o subir o no subir las tasas de las energías renovables.

Meternos o no meternos en la obra del Canal de Panamá. En esa obra, ¿cómo entró OHL, Villar Mir?, ¿porque quiso? No, eso se negoció. Y no es admisible que los negocios de alto bordo se resuelvan en una alcoba o en el palco del Bernabéu, o en una cacería en Rusia o en unas competiciones de Fórmula Uno en Abu Dabi. Por eso hablo de «casa oscura».

Historia en mano, Juan Carlos de Borbón le debe el trono a Franco; pero también a Estados Unidos. Son Nixon y Kissinger quienes, en el año 63, envían a Vernon Walters a El Pardo para preguntarle a Franco «¿cuándo corona al rey? ¿cuándo se va usted? ¿habrá una democracia? ¿habrá una dictadura, o habrá una revolución?

Franco contestó «dígale al presidente Nixon que aquí no habrá revolución porque ‘dejo el freno echado», Walters le preguntó ‘¿el freno echado qué es? ¿el ejército?’ Franco le dijo: «No, las clases medias. Yo encontré una España arruinada y pobre, y dejo clases medias, ahora la gente tiene su TV, su coches, su pisito, sus ahorros… y cuando se tiene eso no se quiere hacer revolución».

Obvió decir que esa España se había destruido por obra y desgracia de la Guerra Civil que él provocó.

Estados Unidos le estaba diciendo ya a Franco que desaparecieran los ‘mussolinis’ y ‘hitlers’ del Parlamento, porque iban los procuradores vestidos de ‘mussolinis’, o con uniforme militar y alicatados con insignias. Es entonces cuando Franco empieza a quitar falangistas y militares de sus Gobiernos y a meter gente civil, burócratas, tecnócratas, ministros democristianos y profesores universitarios o ingenieros del Opus Dei.

El compromiso sobre cómo ha de reinar Juan Carlos le viene de Estados Unidos, está en el «catecismo» del embajador Wells Stabler. Ahí se le marca el ritmo, la pareja de baile y la pista donde se puede mover: «El comunismo debe esperar, el socialismo puede esperar; que haya solo dos partidos de centro, uno a la izquierda y otro a la derecha». Ritmo lento, ‘andante ma non troppo'».

Pilar Eyre se va a TV3 a soltar la más grave acusación oída contra Felipe VI

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído