LA SEGUNDA DOSIS

“Madrid planta cara al Gobierno Sánchez y rechaza el impuesto especial para madrileños”

Creo que fue el Gabriel Rufián, el rufián de ERC, quien lanzó la idea de armonizar la fiscalidad de España para castigar a Madrid, cuya economía hace tiempo que dejó atrás a la catalana.

Ximo Puig le tomó la palabra, hablando incluso de un ‘procés’ en la comunidad que gobierna Isabel Díaz Ayuso.

Y ahora, en nombre de todo el Gobierno PSOE-Podemos, es Escrivá, el ministro de Seguridad Social quien aplaude el delirante plan del presidente valenciano, que pasa por crear un impuesto especial para los madrileños.

La ‘armonización’ que vende Sánchez no es más que la confesión de un fracaso y el reconocimiento implícito de que las recetas liberalizadoras generan más riqueza y bienestar que un intervencionismo, fiscal o empresarial.

Pedro Sánchez sigue sin digerir los berberechos, que según él y su colega Tezanos, fueron claves en la derrota de la izquierda el 4M

Es evidente que a Sánchez y al PSOE en general, les inquieta más el ‘procés de Ayuso’ que el proces separatista catalán.

El odio a Ayuso se ha convertido, desgraciadamente, en una prioridad donde los miembros del Ejecutivo se dedican a perjudicar a la comunidad que es el motor de nuestra economía con el fin de atacar a su presidenta.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Los vídeos más vistos

Lo más leído