OPINIÓN / Afilando columnas

Martínez Reverte (El País) pide perdón al PP por tener miedo al nacional catolicismo y no a Podemos

Monegal: "En El Intermedio lloraron sinceramente por ZP y a Rubalcaba le entierran con pitorreo"

Marhuenda se cachondea del PSOE: “Que haga un casting televisivo y en las redes para encontrar candidato"

Las consecuencias de las elecciones al Parlamento Europeo siguen marcando la agenda de los articulistas de la prensa de papel española. Por un día, eso sí, la mayor parte de ellos dejan de lado a ‘Pablemos’ Iglesias y se centran en otros partidos. En concreto, la formación sobre la que más letras se han volcado en los espacios de Opinión de los periódicos del 29 de mayo de 2014 es el PSOE.

Las espadas están en alto en todas las sedes del partido al frente del que todavía está el hombre que fracasó en el intento de lograr el milagro de Pe Punto, y lógicamente es un tema jugoso sobre el que escribir. Y claro, hasta encontramos algún a algún destacado miembro del Partido Socialista que utiliza un diario como parapeto desde el que lanzar sus flechas en tan singular combate. Hacemos sonar una vez más nuestra armónica de afilador y pasamos a repasar las más destacadas columnas del día.

Empezamos en el autoproclamado ‘diario de la Catalunya real’, con uno de los críticos televisivos que más veces aparecen en nuestros ‘Afilando columnas’. La columna de Ferran Monegal lleva por título en esta ocasión Risa cruel sobre mosquitos. Como suele ser común en sus textos, lo más jugoso no es el grueso del artículo, sino el último párrafo que dedica a un asunto diferente. En este caso el protagonista es el apparátchik que creyó que siendo secretario general se convertiría en un líder socialista y el trato que ha recibido por parte de Wyoming y los suyos —«Los socialistas éramos como los One Direction pero con chaqueta de pana»–:

Rubalcadáver: «Los socialistas éramos como los One Direction pero con chaqueta de pana»

 

En ‘El intermedio’, a Rubalcaba ya le han colocado una lápida. Lo han enterrado allí mismo. Aseguraron que pronto reaparecerá en ‘The walking dead’. O sea, en plan muerto viviente. ¡Ah! Tiempo atrás, sobre la tumba de ZP, lloraron con dolor sincero. A ‘don’ Alfredo le han enterrado con enorme pitorreo.

Siempre se dijo que Barroso, el marido de Carme Chacón, tuvo mucho que ver con el nacimiento de laSexta y que tuvo mucho influencia sobre ella. Va a ser que algo queda de eso.

Tomamos el puente aéreo y nada más llegar a Madrid nos asomamos al periódico de la ‘disciPPlina’. Si el director de La Razón, Francisco Marhuenda, un día antes leía la cartilla a los de Rajoy y les reclamaba desprenderse del arriolismo, en esta ocasión se cachondea del proceso sucesorio, sea cual termine siendo, en las filas socialistas. Titula Primarias o no primarias. Sostiene un un congreso extraordinario beneficia a Susana Díaz, lo que no es un argumento que sorprenda, y concluye:

Al final resulta que lo que se busca es un candidato carismático, con buena imagen, una sonrisa efectista y unos mensajes evanescentes que encandilen al electorado. La frescura y el atractivo del candidato son una baza importante, porque las trayectorias profesionales al margen de la política brillan por su ausencia. Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero compartían un indudable atractivo como cartel electoral. No lo digo como demérito, porque es evidente que gustaban a los electores. Los dos transmitían «buen rollo». Lo mejor es que el PSOE pase de las primarias y que haga un casting televisivo y en las redes para encontrar candidato.

Y de ahí pasamos a El País, que es donde nos encontramos con el artículo de un político al que nos referíamos con anterioridad, se trata de Juan Fernando López Aguilar. Este humilde lector de columnas no sabe si el canario no es considerado en el diario de PRISA como suficientemente importante o hay otro motivo, pero la realidad es que ofrece sus argumentos en un faldón en vez de el tradicional ladrillo de una página o página y media que suele ofrecer a quienes ocupan o han ocupado cargos políticos importantes.

De todos modos la brevedad en este caso es una ventaja, puesto que tampoco es un texto apasionante, así que mejor que la lectura de Arriesguemos sea algo que se pueda hacer de forma rápida.

Vamos a los últimos párrafos, que es lo que nos interesa:

Los estatutos del PSOE no admiten interpretación para que la ciudadanía elija al secretario general. Corresponde, por derecho, al partido darse un líder por y entre sus afiliados. Sí que es posible, sin embargo, que el comité federal abra el proceso que lleva al congreso extraordinario del modo más transparente y participativo de entre los disponibles. Así se ensayó en Galicia. Un militante, un voto. Directamente, en la urna. Por todos los afiliados, en sus agrupaciones. En un mismo día en toda España, y con el censo más amplio y más extenso posible. Muchos lo hemos sostenido en ésta y en otras circunstancias: de Pedro Zerolo a Óscar López. Las urnas, cuanto más grandes, mejor.

No es el momento de los compromisarios, ni de una campaña que divida el partido en todas sus estructuras y niveles territoriales. Lo es el de oír la voz directa de los afiliados, y luego de los españoles. Y confiar en su sentido para resintonizar con lo que se respira fuera, a nuestro alrededor. Es el comienzo de un cambio en nuestro modo de hacer cosas. Arriesguemos.

En definitiva, otro que se alía con los que quieren frenar las ambiciones de una Susana Díaz que sin duda alguna se haría con el control del PSOE en un congreso extraordinario que tuviera el formato habitual.

En la contraportada de El País nos encontramos con un artículo que nos aparta del PSOE. Lo firma Jorge M. Reverte y se titula Miedo. Tras señalar la «alergia» que le produce «los cariños» de Podemos al chavismo y otras cosas por las que no le gusta dicho partido y su líder, sostiene:

Pero de ahí al discurso del miedo de una derecha que se pone histérica con facilidad, hay una distancia. A los que conozco que han votado o participan de este movimiento no les veo quemando iglesias o lapidando en la plaza pública a mujeres embarazadas.

A mí me dan miedo otras cosas.

Sus miedos pasan por un par de ministros de Rajoy, por «los mensajes xenófobos contra los andaluces y españoles en general» de ERC y Convergencia, la xenofobia del alcalde de Sestao… Pero concluye:

A mí, miedo lo que se dice miedo, me da sólo el nacional catolicismo.

Floriano, Rouco, Cospedal, compañeros demócratas, perdonadme, pero es así.

A este afilador de columnas le parece que ver el felizmente desaparecido nacional catolicismo (algo queda, pero es muy minoritario) resulta un tanto exagerado. Pero claro, algunos prefieren ver los demonios del otro lado antes que los diablos del propio.

Pasamos a ABC, donde Isabel San Sebastián publica un artículo en el que argumenta que Pablo Iglesias es la anécdota.

Lo cierto es que lo más probable, hoy por hoy, es una derrota en las Municipales y Autonómicas (o una victoria insuficiente, lo que viene a ser lo mismo) que deje Valencia y Madrid en manos de sendos «frentes populares», Cataluña y País Vasco en el desafío abierto y a medio camino de la ruptura, Andalucía como feudo inexpugnable del PSOE y las Castillas, repartidas. Un mapa que preludiará el desenlace de las Generales y la España ingobernable que saldrá de esos comicios.

No hay argamasa más firme que el poder, lo que probablemente explica por qué son tan escasos los que osan moverse en el PP para impedir que se cumpla este augurio. Mejor meter la cabeza en la arena y seguir calentito en el despacho… mientras dure.

Lo curioso es que, mientras en el PP no quieren enterarse de cómo están las cosas, desde la prensa más afín no dejan de lanzar avisos al registrador de la propiedad que creíamos metido a gobernante y a los suyos.

Y ponemos punto final en la contraportada de El Mundo. Raúl del Pozo entra en campaña en la pugna del PSOE madrileño por encabezar la candidatura al Ayuntamiento de la capital de España en las próximas elecciones municipales. Hace campaña por su candidato favorito en El delfín. El apuesta por Antonio Miguel Carmona:

Ahora, los políticos de izquierda no se curten en las asambleas de fábricas, sino dejándose insultar por los jabalíes en la tele. Con una vida paralela a la de Pablo Iglesias, [Carmona] parece el único socialista capaz de ganar en Madrid. «En esta ciudad de tiburones, el delfín representa la esperanza. Lo haré mi mascota e iré a aprender de su sutileza».

Añade:

Aún no se sabe quiénes van a pelear por el Palacio de Cibeles. Si, como algunos sospechan, el cartel fuera Botella-Carmona, y detrás todo el potaje de letras, sería posible una aurora roja en Madrid.

Curioso que ofrezca este argumento, puesto que un mes y un día antes Del Pozo escribió un artículo en el que hacía campaña por la mujer de Aznar —Del Pozo hace campaña por Ana Botella: «No se parece nada a la caricatura que le hicieron como legionaria y del Opus, homófoba y beata»–. Ahora vemos que era un apoyo envenenado.

 

Siga en Twitter al autor de esta revista de prensa. El usuario es @chinchetru.

Te puede interesar

MARCAS

TODAS LAS OFERTAS DE TU MARCA FAVORITA

Encuentra las mejores ofertas online de tu marca favorita

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Antonio Chinchetru

Licenciado en Periodismo y tiene la acreditación de suficiencia investigadora (actual DEA) en Sociología y Opinión Pública

Lo más leído