Tan empeñada ponía la presentadora que terminó con metedura de pata políticamente incorrecta para progres.

Pepa Bueno la pifia en la Cadena SER intentando pillar a Soraya Sáenz de Santamaría

"¡Pues sí que empieza fuerte! Me suelen dejar esta pregunta para el final"

Pepa Bueno la pifia en la Cadena SER intentando pillar a Soraya Sáenz de Santamaría
Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta del Gobierno de España, en la Cadena SER. PD

Por la puerta grande. La Cadena SER comenzó el nuevo curso de Hoy por hoy con la entrevista de Pepa Bueno a la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y lo hizo con toda intensidad después del verano.

No en vano, la cosa comenzó fuerte y hasta sorprendió a una divertida Sáenz de Santamaría: «¿Quiere ser presidenta del Gobierno?», le espetó de sopetón y de primeras Bueno, a lo que la número dos del Ejecutivo no pudo por menos que reírse:

«¡Pues sí que empieza fuerte! Me suelen dejar esta pregunta para el final» (Mariano Rajoy: «Lo peor que le puede pasar al país es un pacto PSOE-Podemos»).

En cualquier caso, y a pesar del golpe sorpresa tampoco logró la presentadora sacarle nada a la «vice»:

«Estoy más por trabajar que por correr y eso es correr demasiado».

Y es que Bueno se pasó toda la entrevista intentando ‘pillar‘ a Sáenz de Santamaría en un renuncio, pero no logró ‘por culpa‘ de las amplias dosis de paciencia que mostró la dirigente popular, que en más de una ocasión suspiró por las continuas interrupciones de la periodista.

Tan empeñada estaba que hablando de los contratos precarios y la situación laboral incluso llegó a meter la pata en un comentario de los clásicamente políticamente incorrectos para la progresía española:

«¿Cómo vamos a crecer así? ¿Qué queremos un país de servicios, de camareros»?.

Rápidamente, la periodista intentó plegar velas reconociendo la labor fundamental de los camareros…

Y es que la presentadora hacía hincapié en los contratos precarios mientras su entrevistada le recordaba que los indefinidos también están creciendo por primera vez desde hace muchos años y «eso son datos objetivos»:

«El Gobierno está trabajando porque el trabajador que tenga un trabajo precario tenga uno mejor, pero cuando no tenía trabajo entonces es cuando era verdaderamente pobre».

En cuando al número de refugiados y asilados en España, el Ejecutivo está detectando que las solicitudes de asilo en España se están «duplicando o incluso triplicando» y la número dos del Gobierno anunció que España hará un esfuerzo similar al de Polonia y acogerá «más de 2.000 inmigrantes entre reubicados y reasentados».

No faltaron las preguntas sobre la corrupción en el PP «se me llevan los demonios» aseguró la vicepresidenta tirando de lenguaje coloquial y considerando «crucial» la actuación judicial y los medios para que puedan actuar.

En cuanto a la ya clásica pregunta sobre la «mala comunicación» del Gobierno, Sáenz de Santamaría explicó:

«Soy de las más críticas conmigo misma, pero hay que ser serio. Hemos pasado unos años muy difíciles y había que tomar decisiones que no han sido sencillas pero había que tomar. Es muy difícil explicar a los ciudadanos reformas cuando no se ven los resultados. Ahora las cosas empiezan a ir mejor y es más fácil explicarlo».

Asimismo Santamaría, tildó de «politiquerías» las especulaciones que pueda hacer Ciudadanos sobre pactos tras las elecciones generales y garantizó que no se plantea otro escenario que Mariano Rajoy repita como presidente del Gobierno.

En cuanto al desafío catalán, Santamaría al ser preguntada sobre si es partidaria de suspender la autonomía de Cataluña en caso de que declarase la independencia, Santamaría aseguró que ella, al igual que Felipe González en el artículo que escribió en El País, llama a la «responsabilidad» (Felipe González abre los ojos a los catalanes con cuatro verdades sobre la ‘locura’ de Artur Mas).

«Primero les llamo a la responsabilidad», insistió al ser preguntada de nuevo por las palabras del ministro de Justicia que no descartó que se pudiera llegar a aplicar el 155 de la Constitución para suspender la autonomía.

Santamaría añadió que «no se puede someter a los ciudadanos a este desgarro», ni se les puede «sacar de Europa».

La vicepresidenta y Portavoz del Ejecutivo también se pronunció sobre la decisión de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien anunció que no acudirá a la marcha del día de la Diada, el 11 de septiembre («Si Ada Colau y compañía no tienen retrato de Felipe VI se lo enviamos nosotros»).

«Está en su derecho y yo haría lo mismo para no ahondar en las divisiones».

Al ser preguntada sobre si el Ejecutivo tiene estrategia política para contentar a los independentistas, Santamaría dejó claro que el Gobierno tiene «estrategia política para los catalanes en su conjunto», pero precisó que «para los independentistas, no» porque «cada concesión que tienen es una meta volante, nunca la meta definitiva».

Y explicó que en muchas ocasiones, la atención que se da a los ciudadanos la utilizan «en su beneficio» y alegan que ya han «logrado un paso más».

Ya rebajada la tensión al final de la entrevista, Bueno prometió que la próxima vez le preguntaría al final si quería ser presidenta del Gobierno a lo que Sáenz de Santamaría respondió entre risas:

  «Mejor a la primera, así me la quito porque es una de las obligadas. Lo que hay que hacer, cuanto antes mejor».

SUPERCHOLLOS

DESCUENTOS SUPERIORES AL 60%

Una agrupación de miles de ofertas increibles. Nuestro catalogador automático
te facilita el encontrar las mejores oportunidades de una amplia selección de tiendas online

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído