EDITORIAL EN 'MÁS DE UNO' (ONDA CERO)

Alsina: «¿El Gobierno quiere atar en corto aquello que Echenique señala como fake news?»

"Desinformación le llamaban algunos portavoces gubernamentales a las crónicas periodísticas que alertaban de la gravedad de una cosa llamada coronavirus en el mes de febrero, ¿se acuerdan?"

Alsina: "¿El Gobierno quiere atar en corto aquello que Echenique señala como fake news?"

Tiene la mosca detrás de la oreja y no le faltan argumentos.

Carlos Alsina editorializa este 6 de noviembre de 2020 desde su atalaya en ‘Más de uno’ (Onda Cero) sobre la intención del Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez de llevar adelante una especie de ‘Ministerio de la Verdad’ para tener controlados a los medios que no son afines al régimen.

El periodista de la radio de Atresmedia arranca exponiendo la versión del Ejecutivo que no es otra que intentar rebajar el ruido mediático que ha generado su decisión:

Sostiene el gobierno de España que en absoluto pretende controlar lo que cuentan los medios de comunicación o atribuirse la facultad de decidir qué es verdad y qué es mentira, qué es bulo y qué es desinformación.

Sostiene el gobierno que esta comisión que ha creado para combatir la desinformación no es para erigirse él en juez de la veracidad de lo que se publica sino para detectar y neutralizar campañas extranjeras que pretendan socavar nuestra seguridad como nación. O sea, que es para repeler asaltos cibernéticos rusos, pongamos por caso, y no para Pablo Iglesias decida si un titular crítico con el gobierno es carne de cañón.

Subraya Alsina que las explicaciones de Moncloa le parecen magníficas, pero que entonces toca saber qué pretende hacer el Gobierno y cuáles son los límites que él mismo, como poder Ejecutivo, se va a autoimponer:

Estupendo. Que establezca entonces cuanto antes el gobierno los límites que se va a poner a sí mismo para no acabar siendo juez y parte. Y que haga su trabajo el Parlamento —autoinhibido en la gestión del estado de alarma— para controlar las acciones del gobierno.

Para que lo entiendan en la Moncloa: no nos importan sus intenciones, nos importan los instrumentos. Lo relevante no es lo que digan que van a dejar que los medios hagan con libertad su trabajo, gracias, lo relevante es que esté garantizado que así sea. Es decir, que la comisión gubernativa que han creado no pueda meter la mano donde no le corresponde meterla.

El director de ‘Más de uno’ reclama al Gobierno una aclaración sin medias tintas de lo que entiende por desinformación y se pregunta si es todo aquello que el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso de los Diputados, Pablo Echenique, señala luego en Twitter como noticias falsas:

Si el Gobierno habla de desinformación, lo que urge es esclarecer es qué es desinformación. El BOE reproduce la definición que ha dado la Comisión Europea: Información verificablemente falsa o engañosa que se crea, se presenta y se divulga con fines lucrativos o para engañar a la población y causar así un perjuicio.

Concrete cuál será el límite que él mismo, el gobierno, nunca podrá cruzar. Por ejemplo, decidir él qué es una información veraz y qué no lo es. Porque cada vez que menciona esto de las fake news luego sale Echenique, llama fake news a un titular de periódico y nos hace pensar que es eso lo que el gobierno quiere atar en corto, a la prensa. Clarifique cuanto antes a qué se va a dedicar esta comisión.

ACUSACIONES DE ALARMISMO POR INFORMAR EN FEBRERO DEL CORONAVIRUS

Recordaba Alsina como en el mes de febrero de 2020, cuando aún se veía la pandemia del coronavirus como algo ajeno a España, muchos miembros del recién creado Gobierno socialcomunista acusaban a los medios de difundir desinformación y alarmismo:

Porque desinformación le llamaban algunos portavoces gubernamentales a las crónicas periodísticas que alertaban de la gravedad de una cosa llamada coronavirus en el mes de febrero, ¿se acuerdan? Desinformaban los reporteros que ponían mascarillas y contaban que el riesgo de epidemia era máximo. E informaban, y eran modélicos, quienes decían que era como una gripe y que tampoco había que exagerar.

Y vuelve a meter el dedo en la llaga con la tropa de palmeros del Gobierno dispuestos a usar cualquier medio para intentar desacreditar las informaciones de la prensa:

Hace meses dije aquí que la batalla contra la desinformación empieza por uno mismo. Lo dije porque el gobierno se había especializado en difundir estudios que no existían y ránkings averiados para desmentir que fuéramos uno de los países con peores datos sobre la pandemia. Irritó mucho aquel comentario a la infantería de papagayos, palmeros y palanganeros, que están con el dedo puesto en la tecla del retuit para prestar servicio a los partidos que hoy gobiernan.

Sentencia a quienes se dedican, con escaño en su poder, a utilizar Twitter para arremeter contra los medios de comunicación:

Pero qué quieren, si hay alguien que está obligado a velar por la verdad en sus afirmaciones, sus discursos y sus notas de prensa es el gobierno que tiene en su mano impulsar reformas legales. Y son los legisladores que, última instancia, aprueban o rechazan esas reformas. Los legisladores tuiteros. Hay mucho diputado tuitero cuyo respeto por la verdad es inexistente. Que igual debería empezar por ahí la lucha contra la desinformación. Pero si se trata sólo de detectar y combatir las amenazas extranjeras a nuestra seguridad, tanto mejor.

EL LADO OSCURO DE LOS MEDIOS / Así manipularon laSexta y TVE las elecciones de EEUU para favorecer al corrupto Biden

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Juan Velarde

Delegado de la filial de Periodista Digital en el Archipiélago, Canarias8. Actualmente es redactor en Madrid en Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído